La valija de Antonini Wilson quedó en vía muerta

Para tratar de revitalizarla, la Justicia reiteró los exhortos a Estados Unidos y Venezuela

Salvo que una novedad inesperada modifique su suerte, la investigación sobre la legendaria valija con US$ 800.000 y un empresario por entonces ignoto, Guido AlejandroAntonini Wilson, tiene destino de letargo, parálisis y muerte.

Sin testigos que aporten información relevante, ni documentos que revitalicen la pesquisa abierta en agosto de 2007, el juez en lo Penal Económico, Daniel Petrone, reiteró esta semana sus reclamos a los gobiernos de Estados Unidos y Venezuela para que le entreguen lo que evitaron darle durante los últimos tres años y medio: al propio Antonini y a sus entonces amigos venezolanos, Diego y Daniel Uzcátegui, según las copias de los oficios que recibió la Cancillería y a los que accedió La Nacion.

Petrone también solicitó documentos específicos a ambos países para tratar de darle nuevos bríos a la causa, en la que Antonini y los Uzcátegui fueron declarados prófugos, mientras que el entonces funcionario del Ministerio de Planificación Federal, Claudio Uberti, sobrelleva una falta de mérito para sobreseerlo o procesarlo.

La fiscalía que conduce María Luz Rivas Diez, en tanto, apunta a acusar a Uberti. Si no como presunto dueño de los dólares de la valija, por lo menos como supuesto encubridor de Antonini Wilson, según reconstruyó La Nacion de fuentes con acceso al expediente, aunque ese "esfuerzo" resultaría "complejo", anticipan esos mismos informantes.

Además de la extradición de Antonini y los Uzcátegui, Petrone le reclama al Departamento de Justicia estadounidense que le entregue los audios que grabó la Oficina Federal de Investigaciones (FBI) y se difundieron durante el juicio en Miami para incorporarlos a la causa.

Hasta ahora, Washington sólo le envió las transcripciones de esos audios, pero uno de los protagonistas de esas grabaciones, el argentino Guillermo Ledesma -que discutió en Fort Lauderdale con Antonini ser su abogado- dijo no recordar si en efecto él había dicho lo que aparecía en su boca en esas transcripciones.

Desde Venezuela, en tanto, la negativa es aún más cerrada. El gobierno de Hugo Chávez ni siquiera acusó recibo de los exhortos que la Justicia local le envió en diciembre de 2007, en abril, junio, julio y octubre de 2008, y otra vez en octubre de 2010.

El silencio de las autoridades venezolanas contrasta con la rutina diaria que los Uzcátegui mantienen en Caracas, como expone por Facebook el hijo del ex gerente general de la petrolera estatal Pdvsa.

La falta de respuestas desde Caracas empujó a Petrone a reclamarle a la Cancillería argentina que buscara determinar, por lo menos, si en Venezuela "se iniciaron actuaciones para el enjuiciamiento" de los Uzcátegui sobre "los hechos aquí investigados".

"Traidor"
La respuesta a esa incógnita -que Petrone ya conoce, pero que necesita recibirla de manera oficial- es aciaga, luego de que la fiscal general de la República, Luisa Ortega Díaz, calificó a Antonini de "traidor" y sólo citó como testigos a los Uzcátegui.

Desde su casa en Key Biscayne, en las afueras de Miami, mientras tanto, Antonini todavía arrastra una batalla judicial con su ex socio y compadre, Franklin Durán, que intermedió entre él y el gobierno venezolano y terminó condenado a cuatro años de prisión en Estados Unidos.

Según consideró probada la Corte Federal de Miami, Durán fue uno de los "agentes" que envió el gobierno de Chávez a Florida para acallar a Antonini con dinero o amenazas e impedir que el supuesto "valijero" contara lo que pudiera saber sobre el verdadero origen y destino de los casi 800.000 dólares decomisados en el Aeroparque, el 4 de agosto de 2007.

Por su parte, Antonini se niega a retornar a la Argentina o Venezuela. Considera que podrían matarlo o, por lo menos, que en ninguno de los dos países tendría garantías de afrontar un juicio justo, mientras mantiene sus acusaciones contra Uberti como el verdadero dueño de la valija.

Señalado por fuentes argentinas y venezolanas como el embajador "comercial" o "paralelo" en Caracas del Gobierno hasta que estalló el escándalo, además de uno de sus principales recaudadores en las campañas de 2003, 2005 y 2007, Uberti podría además dar su primer paso para buscar su sobreseimiento durante las próximas semanas, según anticipan en los tribunales.

Sus esperanzas se verían acrecentadas a partir del rearmado que sufrió la Cámara de Apelaciones tras la muerte de uno de sus integrantes, Carlos Pizzatelli, en enero pasado.

Los otros dos integrantes de la Sala B, Marcos Gravibker y Roberto Hornos, volverán a trabajar con el camarista de la otra sala, Nicanor Repetto, con quien ya tomaron algunas decisiones en la causa.

BILLETES VERDES SIN DUEÑO

4 de agosto de 2007. La Policía de Seguridad Aeroportuaria detecta una valija con casi 800.000 dólares; se labra un acta en la que Guido Alejandro Antonini Wilson la reconoce como propia.
6 de agosto de 2007. Antonini Wilson ingresa a la Casa Rosada y asiste a un acto de los presidentes Néstor Kirchner y Hugo Chávez; el Gobierno lo negó hasta que apareció un video de Canal 7.
11 de diciembre de 2007. El FBI arresta a cuatro venezolanos y un uruguayo en Miami; los acusa de querer silenciar a Antonini.
3 de julio de 2008. El juez en lo penal económico dicta la falta de mérito de Claudio Uberti; cinco meses después, la Cámara confirma el fallo.
17 de marzo de 2009. El cuarto acusado en Miami, el único que defendió su inocencia, es condenado a 4 años de prisión; el fiscal reafirma que el dinero era para la campaña de Cristina Kirchner.
12 de abril de 2011. El juez Petrone reitera sus reclamos a Venezuela y Estados Unidos para que le entreguen información y extraditen a Antonini.
Opiniones (1)
16 de diciembre de 2017 | 16:21
2
ERROR
16 de diciembre de 2017 | 16:21
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"
  1. ¿ Adonde estarán los 800.000 dólares ??,Nunca nadie dió una explicación al respecto.
    1
En Imágenes
Leopardo al acecho
7 de Diciembre de 2017
Leopardo al acecho