Una aventura argentina en el Himalaya

Luego del éxito de la Expedición Bicentenario 2010, los montañistas Damián y Willie Benegas,”Matoco” Erroz, Miguel Recca y el aficionado Leonardo Mc Lean volvieron a la cadena del Himalaya y ya se encuentran en el campamento base del pico más alto del mundo: Everest

Los montañistas Damián y Willie Benegas,”Matoco” Erroz, Miguel Recca y el aficionado Leonardo Mc Lean ya se encuentran en el campamento base del pico más alto del mundo. Comenzaron la aclimatación para alcanzar el techo del mundo y celebrar la cumbre con un mate a 8848 metros de altura. Luego, intentarán coronar los otros dos picos que forman la Herradura del Khumbu.



Luego de 12 días de caminata entre senderos, valles y pequeñas villas, la expedición argentina que se encuentra en los Himalayas desde el pasado 25 de marzo llegó al campamento base del Everest, el pico más alto del mundo de 8848 sobre el nivel del mar, donde comenzará la etapa de aclimatación.

Los escaladores intentarán una hazaña nunca antes realizada en la historia del montañismo: coronar en una misma expedición los tres picos de la Herradura del Khumbu, como se conoce al trío de gigantes Everest, Lhotse, de 8516 metros y el  Nuptse, un poco menor:7861 metros.

Los mellizos Damián y Willie Benegas son los andinistas argentinos más renombrados y vuelven al Everest luego del éxito de la Expedición Bicentenario 2010, cuando festejaron los 200 años de la Argentina en el techo del mundo y pasaron a la historia por ser la primera expedición 100% argentina en pisar el pico del Everest. La conquista del año pasado fue para Willie una cumbre especial, ya que fue la décima vez que pudo coronar dicha montaña.

 


En esta nueva aventura, los mellizos Benegas comparten la aventura con el mendocino “Matoco” Erroz, Miguel Recca y Leonardo McLean, un ejecutivo que decidió hace más de cinco años alternar sus compromisos empresariales con el montañismo.

Después de verse forzado a abandonar la expedición del año pasado por una infección renal, vuelve este año al Everest con la ilusión de completar el Seven Summit, el circuito de las siete montañas más altas del mundo, una por cada continente.

El ascenso del Everest estará a cargo de los hermanos Benegas, McLean, Erroz y Recca. Luego de hacer cumbre, Damián y Willie ascenderán al Lothse y Matías Erroz hará lo propio en el Nuptse. En estos dos últimos ascensos participará también Alvar Puente.

Un largo camino

Tras recorrer miles de kilómetros en avión y arribar a Katmandú, capital de Nepal, el grupo pasó por el poblado de Luckla, a 2.000 mmetros sobre el nivel.

Desde allí iniciaron una caminata de 10 días para arribar al campamento base, en donde convivirán durante 40 días con montañistas de todo el mundo, en la cima de un glaciar cubierto de piedras que se encuentra a 5400 metros de altura en territorio nepalés.

Allí pasarán el período de aclimatamiento, para proceder después a su intento: llegar hasta la cumbre del “techo del mundo”.

Damián Benegas es uno de los guías de montaña más experimentados del país, y asistirá al grupo con su gran capacidad y robustez física. Su hermano Willie será el jefe de la expedición. "La primera vez en el Everest fue en 1999, ya hace once años. Ojalá este año podamos volver a lograrlo, mucho más teniendo en cuenta que después nos quedarían otras dos cumbre muy difíciles para conquistar ", comentó Willie.


El último en viajar a Katmandú fue Leo McLean. Es él quien cuenta su trayecto: “Llegué a Katmandú a las 9 de la mañana, luego de más de 36 horas de viaje. Después de todo el tramiterío de migraciones y la visa, me encontré con el resto de los chicos. Sentí una alegría inmensa al encontrarme con Willy y Matoco. Qué buen abrazo nos dimos. Sentí que en ese momento, estábamos por fin empezando la expedición”.

 

Pasión argentina

Como en todo grupo de argentinos en cualquier lugar del mundo, nunca puede faltar el mate para amenizar la charla y acompañar los preparativos. También lo comparten con otros escaladores y con los sherpas, comunidad de nepaleses que habitan las faldas del Monte Everest, famosos por sus asombrosas habilidades en el alpinismo y que suelen oficiar de guías y porteadores de los expedicionarios.


Llevan más de 900 kilos de equipamiento y cada ítem que se carga luego se convierte en un peso significativo durante toda la expedición, por lo que cada gramo de peso no necesario es descartado.

Sin embargo,  es llamativo el lugar primordial que le otorgan al mate entre sus pertenencias. “El mate es un aliado indispensable en el ascenso porque, además de hidratarnos, aportar vitaminas y energía, nos da calor durante los fríos campamentos que, por necesidad física o mal tiempo, tenemos que hacer obligadamente en estos ascensos”, comentó Willie Benegas.

“También nos conecta con nuestro lugar y nuestras raíces. De todos nuestros alimentos, el 10 por ciento es comida emocional y psicológica. Como gran parte de nuestra dieta tiene poco sabor, comer un jamón, un salame o tomar un buen mate, además de aportarnos energía y nutrientes, nos ayudan muchísimo a estar contentos y bien de ánimo para subir la montaña”, conluyó Willie.

Día a día, el equipo liderado por Willie Benegas junto con Damian Benegas y Leonardo McLean desafiará la gravedad, el frío y las propias limitaciones del cuerpo humano motivados por el deseo de superarse, alcanzar la cima del mundo y, felices, tomarse unos mates a 8848 metros de altura. Según los osados montañistas, el esfuerzo vale la pena.

Cronograma para los próximos días


Instalados en el campamento base, el próximo paso a seguir durante la aclimatación será el armado de los campamentos de altura.

El campamento 1 lo prepararán en un lugar llamado el Valle del Silencio, y estará ubicado entre los 6100 y 6400 metros de altura. Es un área plana cubierta de nieve en su totalidad. Desde allí realizarán una larga caminata por la nieve hasta un camino de rocas, al pie de la pared Lhotse. En ese lugar instalarán el campamento 2.

Luego armarán el campamento 3, en la pared Lhotse, en un punto intermedio  y relativamente seguro entre los 6800 y los 8000 metros de altura.  El campamento 4 estará ubicado en South Col, el último punto antes de la cima y el primer lugar de descanso en caso de lograr la cumbre y comenzar el descenso.

Aventura argentina, incluyendo el mate, para disfrutar de enfrentar la naturaleza en su máxima expresión

Opiniones (0)
19 de agosto de 2017 | 02:58
1
ERROR
19 de agosto de 2017 | 02:58
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"
    En Imágenes
    Bunkers de la Segunda Guerra Mundial
    15 de Agosto de 2017
    Bunkers de la Segunda Guerra Mundial