Deportes

Una década sin argentinos en la Fórmula 1

Se cumplen diez años de la última vez que uno de los nuestros corrió en la Máxima categoría del automovilismo. Fue Gastón Mazzacane en el GP de San Marino de 2001.

No debería tratarse de una utopía. Ni un despropósito si se considera a la Argentina como uno de los países con mayor tradición automovilística. Pero la realidad golpea duro y a veces ciertas efemérides sirven para analizar el presente. Lamentablemente, que un argentino corra en Fórmula 1 pasó a ser más una quimera que una posibilidad. Hoy se cumplen diez años de la última vez que un piloto de esta tierra largó un Gran Premio. Fue Gastón Mazzacane, en San Marino, el 15 de abril de 2001.

El piloto platense tuvo la oportunidad en el gran circo. Luego de correr toda la temporada 2000 con Minardi, el Rayo arregló con Prost para los primeros GP de la temporada siguiente. Tras tres carreras en Australia, Malasia y Brasil (abandonó en las dos primeras fue 12° en Interlagos), su salida del equipo francés era un hecho. Pero recibió un llamado que estiró la agonía o la estadística, según como se mire. "El mismo Alain Prost me llamó y me propuso correr en Imola. Me hizo un contrato sólo por esa carrera. Era la última chance que tenía de correr en F.1. Ni loco le iba a decir que no", le dijo Gastón a la revista CORSA en una nota en 2007.

Aquél fin de semana en el autódromo Enzo y Dino Ferrari, terminó con más pena que gloria para Gastón. "Joan Villadelprat, que era uno de los responsables del equipo, estaba todo el tiempo comparando mis tiempos con los de Jean Alesi, que era mi coequiper", explicó Mazzacane. "En los entrenamientos él me hacía mucha diferencia y veía que su auto estaba mejor que el mío. Entonces llegó un momento que lo encaré a Villadelprat y le reclamé mejoras en el coche, más allá de nunca más corriese en el equipo”. En clasificación el platense fue 18° y en carrera desertó en la vuelta 28 por fallas en el motor.

Más allá de la anécdota de Mazzacane, la sequía de nuestros pilotos en la Máxima es un problema más de fondo. Tras su experiencia, ningún otro argentino pudo correr un GP. Podría haberlo hecho José María López el año pasado, pero la negligencia de los responsables del USF1 le jugó una mala pasada. Por primera vez en la historia de la F.1, un equipo manifestó que no estaba en condiciones de arrancar un Mundial.

Después de Carlos Alberto Reuteman, durante 40 años no hubo otro proyecto gestado desde el Automóvil Club Argentino como del Estado. Siempre fueron esfuerzos privados, que en pocos casos tuvieron apoyo oficial. Claro que a la hora de firmar el contrato y de hacer el esperado anuncio, todos quieren salir en la foto. Pareciera haber falta interés de las instituciones oficiales y de algunas empresas privadas. Por ejemplo para la visión estratégica de YPF, fue mejor tener la exclusividad del Torino de TC de Norberto Fontana, que apoyar a Esteban Guerrieri el año pasado cuando negociaba con Marrusia Virgin Racing.

 Otro motivo es la falta de participación en estos proyectos de las categorías nacionales más importantes, salvo la ayuda del Top Race a Pechito López en 2009. También se advierte desinterés de ciertos dirigentes para colaborar. Para algunos, el fuerte mercado interno se vería afectado si un argentino corriese en F.1. Esto quitaría la atención por la actividad local, iría en desmedro de su rating televisivo y se perderían pautas publicitarias.

Lo concreto es que en esta década, los aficionados de nuestro país debieron conformarse con los miles de kilómetros de tests de Pechito López en Renault (también probó un Minardi) y el ensayo que hizo Caíto Risatti con Toyota en octubre de 2007 por consagrarse campeón de la Fórmula 3 Española en 2006. El esfuerzo y las ilusiones del propio Guerrieri, el último exponente de una rica generación, no fue recompensado ni siquiera con una prueba.

No es la peor racha histórica, pero como viene el tema marcará un nuevo y triste récord. La sequía más larga es de 12 años y data entre 1960, año en el que corrió José Froilán González entre otros, y 1972, cuando debutó Reutemann.

Esta tierra supo tener embajadores de lujo en la Máxima. Entregó al cinco veces campeón del mundo Juan Manuel Fangio. También al propio Froilán González, el primer ganador con Ferrari en 1951 y subcampeón en 1954. A Lole Reutemann, que acarició la gloria en 1981 y fue un profesional admirado. Asimismo, diversos pilotos reconocidos y respetados en todo el mundo.

El gran circo cada vez está más lejos de la Argentina. Hace 13 años que la F.1 no corre en nuestro país. Diez que un piloto local no disputa un GP. Casi cuatro que un argentino no se sube a un auto de la categoría. Los showcars de Williams en los 200 KM de Buenos Aires de TC 2000 y el de Red Bull en 2008 conducido por David Coulthard en el Obelisco, parecen migajas para un público local que anhela volver a tener contacto directo con la Máxima.

Para cambiar el rumbo, la actitud de los que pueden aportar el presupuesto no debe quedar sólo en palabras y buenas intenciones. Se requiere un compromiso real si se pretende otro destino. Lo merece, nada menos, la historia grande del automovilismo argentino.

Fuente: www.corsaonline.com.ar
Opiniones (1)
21 de agosto de 2017 | 12:24
2
ERROR
21 de agosto de 2017 | 12:24
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"
  1. Problemas varios: para llegar a la F1 hay que poner hoy por hoy un tortón de guita!! por ejemplo: en el 2009 pechito lópez andaba mendigando hasta el último centavo para meterse en un equipo de cola con $8 millones de dolares!!... hoy 2011 tenes en la F1 un venezolano que de la manito de Chávez entró en el equipo Williams con 180 millones de dolares!!!! que te parece papá!!!! 180 palos verdes para que el pibe corra 5 años para el viejito Frank!!! no podes competir con eso!!!... En este país hay muchos tuercas y empresas dedicadas al automovilismo, pero el interes está en apoyar las categorías locales como el TC, TC2000, etc... ya está el circo armado y dificilmente apoyen a alguien que quiera irse afuera y salirse del circo jugoso que hay acá!!... además seguramente el piloto argentino va a empezar por un equipo chico de los que la TV europea poncha el auto una o dos veces al año !! qué auspiciante quiere estar en en un coche que muchas veces no termina la carrera o termina siempre ultimo y además no se ve en la TV????... Mirá el equipo español Hispania Racing!! empezó la temporada con el auto del año pasado y con solo dos auspiciantes y nadie quiere ponerle más guita porque siempre termina atrás (con suerte)!!! todo negocio, no solo es talento paa llegar a la F1 está visto lamentablemente... Saludos!
    1
En Imágenes