Injerencia en empresas, un giro hacia Venezuela

Los más moderados dijeron que la decisión del Gobierno de intervenir en empresas privadas "abre dudas de fondo" sobre la filosofía económica de la administración de Cristina Kirchner y que está llamada a generar "largas explicaciones" en cuanto foro internacional participen sus funcionarios. También, que semejante paso va en la línea de los que generan "incertidumbre"  no sólo por su alcance sino también por la forma "expeditiva" en que se adoptó

Los más moderados dijeron que la decisión del Gobierno de intervenir en empresas privadas "abre dudas de fondo" sobre la filosofía económica de la administración de Cristina Kirchner y que está llamada a generar "largas explicaciones" en cuanto foro internacional participen sus funcionarios.

También, que semejante paso va en la línea de los que generan "incertidumbre" entre inversores no sólo por su alcance sino también por la forma "expeditiva" en que se adoptó, a través de un decreto.

Los más duros, en cambio, hablaron directamente de "golpe intervencionista" que acerca la línea de la Casa Rosada con la sintonía de la Venezuela chavista, a la vez que, si de algo no tuvieron dudas, es de que la administración kirchnerista "no será un operador eficiente" en las empresas en las que intervenga.

Esas fueron las reacciones recogidas  en medios políticos, diplomáticos, académicos y financieros de esta ciudad donde la noticia apenas si empezaba a ser digerida.

Aun reconociendo el derecho a desear "el ejercicio de un peso acorde con el paquete accionario que se posee" en la conducción de una empresa, en medios diplomáticos cercanos a la relación bilateral se admitió que la decisión "abre interrogantes sobre la filosofía de fondo que en materia económica" persigue el Gobierno.

Esas mismas fuentes, que hablaron a condición de anonimato, admitieron, por lo pronto, un "matiz de fondo" entre el giro intervencionista que parece insinuar la Casa Rosada y la filosofía que practican gobiernos regionales con los que Washington tiene mayor sintonía, tal el caso de Chile, Brasil y Colombia.

Desde los centros de análisis político, uno de los más críticos fue Riordan Roett, de la School of Advanced International Studies (SAIS), para quien lo ocurrido "no es más que una continuación de la política de intervencionismo estatal que la administración kirchnerista ya practicó con la apropiación de reservas del Banco Central y los fondos de pensión", dijo, antes de advertir que esto "no redundará en una gestión eficaz en las empresas en las que se intervenga".

A diferencia de otros analistas, dudó de que la medida impactara en estrategias de inversión porque "mucho más grave que eso es que la Argentina resista someterse a la revisión del Artículo IV a la que está".

Otras miradas
Entre analistas de inversión, en cambio, hubo quienes admitieron el derecho que asiste al Estado a ejercer un peso acorde con el paquete accionario que posea en una empresa. Pero, en ese caso, objetaron la forma "expeditiva" en que se adoptó y el hecho de que se abandone de buenas a primeras la figura de "inversor pasivo" que practican otros gobiernos con empresas en las que tienen activos. "Cuando alguien -ya sea un individuo o un Estado- compra acciones de una empresa es porque considera que le va bien y que es buen negocio estar allí. Pretender intervenir en sus decisiones es un cambio de perfil que amerita una explicación", indicó a La Nacion un analista.

En esa misma línea, Arturo Porzecanski, de la American University, expuso dudas sobre "las razones últimas" de una decisión del Gobierno que juzga como "un manotazo" en la línea de lo "ya sucedido con el Banco Central, el Banco Nación y los fondos de pensión".

Un diplomático norteamericano que ocupó cargos de responsabilidad en la política regional durante el anterior gobierno republicano dio por seguro que este paso impulsará a ubicar a la Argentina "en una situación de mayor proximidad" con el gobierno chavista en Venezuela.

Mark Jone, de la Rice University, en Texas, dice que lo ocurrido es "un golpe intervencionista", pero que "no debería sorprender a nadie. Hace rato que el Gobierno viene dando, formal o informalmente, pasos en esta dirección". ¿Qué quiere decir con eso?, preguntó La Nacion. "Que el intervencionismo en la Argentina se viene dando de dos formas -contestó-. O bien por la vía formal, de las leyes o los decretos, o por la informal como, por ejemplo, los permisos que deben conseguir empresas que quieren exportar en algunos rubros".

EN VOZ ALTA
Ricardo Alfonsín
Unión Cívica Radical
"El Gobierno dice así tutelar el bien común, cuando en realidad interfiere en diferentes ramas de la actividad privada, alentando a su capitalismo de amigos."

Ariel Basteiro
Nuevo Encuentro
"Es una medida razonable y justa. Va a aportar la seguridad de cuidar el capital que tiene el Estado nacional en cada una de las empresas."

Jorge Triaca
PRO
"Es una maniobra más de control y condicionamiento del sector empresario, que en nada tiene que ver con una preocupación sobre la futura jubilación de los argentinos."

Gustavo Ferrari
Peronismo Federal
"Es una medida de intervención del sector privado y de pago a los militantes kirchneristas, porque la mayoría de los directores que va a nombrar el Estado son de La Cámpora."

(fuente: www.lanacion.com.ar)
Opiniones (0)
22 de octubre de 2017 | 04:29
1
ERROR
22 de octubre de 2017 | 04:29
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"
    En Imágenes
    Wildlife Photographer of the Year 2017
    18 de Octubre de 2017
    Wildlife Photographer of the Year 2017
    Lo perdí todo víctimas del terremoto en México
    17 de Octubre de 2017
    "Lo perdí todo" víctimas del terremoto en México