Multitudinaria marcha contra ETA en España

Piden que ninguna persona vinculada a la organización terrorista pueda presentarse en las elecciones. Los separatistas vascos presentaron un nuevo partido.

"No negocies con asesinos ZP", decía uno de los carteles con los que miles de españoles salieron a las calles para marchar contra ETA y exigirle al gobierno de José Luis Rodríguez Zapatero que proscriba a los partidos Sortu y Bildu, vinculados a los separatistas vascos.

Decenas de miles de personas marcharon hoy en Madrid con un gran objetivo por delante: que nadie vinculado con ETA participe como candidato en las próximas elecciones regionales y locales.

Los separatistas vascos lanzaron un nuevo partido llamado Sortu el 7 de febrero en un intento por presentar candidatos pro independentistas en las elecciones del 22 de mayo.
La Corte Suprema le negó personería legal a Sortu el 24 de marzo y lo vetó para las elecciones por considerar que es una versión nueva de Batasuna, la proscrita ala política de la ETA. Pero Sortu puede apelar ante el Tribunal Constitucional.

En tanto, Bildu, la decimocuarta marca electoral de la izquierda abertzale intenta también participar de los comicios. La manifestación de hoy fue convocada por las asociaciones de víctimas del terrorismo para reclamar al gobierno y las instituciones locales la prohibición de los activistas pro ETA a postularse a cargos públicos. La marcha estuvo teñida por los colores de la bandera española que flameó en cada rincón. Y cargada de reclamos para Zapatero y su equipo.

Apoyada por el opositor Partido Popular (PP), la marcha enarboló también globos celestes y blancos en memoria de las víctimas de ETA. "Por ellos y por todos", pedían.
"En mi nombre no", le exigían los carteles a Zapatero para que no negocie con los simpatizantes de ETA. "Por la derrota del terrorismo. ETA fuera de las elecciones", pedía el cartel principal que encabezó la marcha.

La ministra de Defensa, Carme Chacón, ha asegurado que la "mayor satisfacción" que pueden tener las víctimas de ETA es la "derrota" de la banda terrorista, "ahora cuando está más próximo que nunca su final".

Al margen de los reclamos, el gobierno español ha tratado todo el tiempo de mostrarse decidido a evitar toda presencia de sectores que alguna vez integraron Batasuna.
"A pesar de la declaración de alto el fuego realizada por ETA, no se puede bajar la guardia y es imprescindible mantener la política de firmeza democrática y tolerancia cero", indicó el Ministerio del Interior en un comunicado. 

Después de 17 meses sin atentados, ETA anunció el 10 de enero un alto el fuego unilateral "permanente" y "general". Sin embargo, el gobierno español no se da por satisfecho y reclama que la organización separatista entregue las armas definitivamente.

El ministro del Interior, Alfredo Pérez Rubalcaba –sobre quien llovieron críticas en la marcha- dijo hoy que las autoridades estarán muy atentas para "evitar que personas vinculadas" a Batasuna "utilicen cualquier subterfugio para presentarse a las próximas elecciones municipales".

El ministro se refería a un acuerdo entre Batasuna y el partido independentista legal Eusko Alkartasuna (EA) para presentar listas comunes, con la esperanza de burlar la prohibición de Sortu. Rubalcaba advirtió que esas listas serán examinadas "con lupa".

Opiniones (0)
18 de agosto de 2017 | 23:49
1
ERROR
18 de agosto de 2017 | 23:49
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"
    En Imágenes
    Bunkers de la Segunda Guerra Mundial
    15 de Agosto de 2017
    Bunkers de la Segunda Guerra Mundial