Docentes  mendocinos condicionan al Gobierno

Los gremios que agrupan a maestros y celadores mendocinos no aceptan que el Gobierno imponga un "techo" a la discusión salarial, reclaman un incremento debería acercarse al 30%.

El gremio docente no acepta que el Gobierno imponga un techo a la negociación salarial en paritarias, pero en cambio sí presiona para poner un piso:  30% de incremento.

A mediados de febrero regresarán las reuniones entre funcionarios y sindicalistas para analizar los aumentos salariales, y la administración de Celso Jaque no puso límites de recursos antes de sentarse a discutir los incrementos en paritarias. La medida fue aceptada con agrado por el sindicato, quien sin embargo puso condiciones para el debate.

“No discutimos por menos de un 30% de incremento real”, sentenció hoy Gustavo Maure, representante de Ctera. “El SUTE tiene votado un no inicio de clases si no aparece una propuesta que merezca ser tratada por los compañeros en las escuelas”, presionó Eduardo Franchino, titular del sindicato que agrupa a los maestros.

Maure habló con medios locales y se refirió a la situación nacional de los maestros. “En Argentina hay muchos docentes que todavía a esta altura del partido llevan más de diez años sin poder estabilizar su situación de titularidad”, dijo. Y agregó: “Queremos que a nivel nacional se resuelva la titularización de aquellos que no tuvieron derecho a eso durante tanto tiempo. Que se generen nuevas instancias en la carrera docente que permitan a los trabajadores de la educación desarrollarse con un escalafón más acorde a las necesidades de la escuela pública hoy”.

El ex secretario general del SUTE sostuvo que “estamos pensando, más allá de en un piso, en que no discutimos por menos de un 30% de incremento real, pero con un plan de saneamiento de los salarios”.

Maure también anunció que “el 3 de marzo, cuando empiezan las clases en la mayoría de las provincias, habrá inicio normal si hay un acuerdo a nivel nacional”. Y respecto a la situación particular de Mendoza, comentó que la negociación marcha, pero lentamente. “Entiendo que el cambio de gestión ha implicado que el Gobierno no esté en los tiempos suficientes para la negociación. El sindicato está a la expectativa”, afirmó.

Por su parte, Franchino indicó en declaraciones radiales que “lo que se está planteando como pedido del Sute es el valor de la canasta familiar de alimentos, que está por encima de los 2.300 pesos”.

Según el gremialista, “estamos muy lejos” de un acuerdo con el Gobierno. Por eso aspira “que aparezcan fondos nacionales y provinciales nuevos para que la propuesta de la Dirección General de Escuelas en la paritaria sea acorde a las necesidades de los compañeros”.

Por otro lado, el titular del SUTE indicó que “no aceptaremos que el Gobierno nos haga confrontar con la sociedad acerca de si el dinero va a seguridad o a educación. Nosotros pelearemos por la educación porque sabemos que aportándole dinero se mejorarán los índices delictivos de Mendoza”.

Pero las pretensiones gremiales no terminan allí, porque los celadores también presionan. “Nosotros estamos viendo que falta decisión política por parte de algunos funcionarios para dar respuesta a lo que venimos planteando a la Dirección General de Escuelas. Hay muchas cosas profundas que padece principalmente el sector de celadores”, dijo Miguel Sosa, secretario general del gremio del sector.

Sosa anticipó que también lucharán por un aumento salarial “de acuerdo a los valores de la inflación que va del 28 al 30%”. Y también dejó una amenaza: “si el 15 de febrero no vemos respuestas a lo que nosotros veníamos reclamando, no empiezan las caleses con los celadores”.
Opiniones (0)
21 de septiembre de 2017 | 23:53
1
ERROR
21 de septiembre de 2017 | 23:53
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"
    En Imágenes
    Finalistas del concurso 'El fotógrafo del año de la naturaleza salvaje'
    20 de Septiembre de 2017
    Finalistas del concurso 'El fotógrafo del año de la naturaleza salvaje'