La corrupción es problema serio, dice EE.UU

El gobierno de Barack Obama identificó la corrupción estatal como un "problema serio" en la Argentina, al tiempo que se hizo eco de denuncias sobre "presiones" a la libertad de expresión y acoso a "periodistas críticos" de la Casa Rosada. Un detallado informe del Departamento de Estado cita por caso las investigaciones sobre lavado de dinero y narcotráfico que pesan sobre recaudador de la campaña para la elección de Cristina Fernández de Kirchner en 2007, Héctor Capaccioli

El gobierno de Barack Obama identificó la corrupción estatal como un "problema serio" en la Argentina, al tiempo que se hizo eco de denuncias sobre "presiones" a la libertad de expresión y acoso a "periodistas críticos" de la Casa Rosada.

Un detallado informe del Departamento de Estado cita por caso las investigaciones sobre lavado de dinero y narcotráfico que pesan sobre quien fue recaudador de la campaña para la elección de Cristina Fernández de Kirchner en 2007, Héctor Capaccioli. También se hace eco de los cargos "por corrupción" contra Ricardo Jaime, ex secretario de Transporte, y menciona que sobre las evidencias de "financiación ilegal de campaña" no se ha producido definición judicial.

Recoge, asimismo, el caso de la "embajada paralela" en Venezuela, tal como se alude a la trama por la que, se sospecha, se cobraban comisiones ilegítimas para exportar a la república bolivariana en el marco de convenios bilaterales.

En ese sentido, refleja luego diagnósticos sobre "debilidad institucional" y, particularmente, "un sistema judicial a menudo ineficaz y politizado" que vuelve poco menos que imposible eliminar una corrupción "sistémica" y convertida ya en "problema grave".

Así lo afirma el "Reporte sobre los Derechos Humanos 2010", elaborado por el Departamento de Estado, que incluye panoramas de casi todos los países del mundo. Lo presentó ayer la secretaria Hillary Clinton. La fecha de cierre del informe fue diciembre pasado, por lo tanto, anterior al incidente del avión militar, que en febrero tensó la relación de la Argentina con Washington.

No es la primera vez que, bajo el gobierno de Obama, Estados Unidos señala la corrupción y intimidación a la prensa crítica en la Argentina, así como abusos policiales, atropellos en materia de explotación infantil, indigencia y abandono carcelario.

En este caso, eso ocurre mediante uno de los informes de mayor peso específico de la cartera de Clinton. De hecho, al presentarlo ante periodistas de todo el mundo ella lo defendió como el "esfuerzo más serio" que existe en el nivel internacional para diagnosticar la situación de los derechos humanos en 194 países.

En la sede que diseña la diplomacia de esta potencia, aseguran que el documento no se usa "para hacer política", pero admiten su enorme impacto en "organizaciones y gobiernos de todo el mundo", que "lo esperan con expectativa", según añadió Clinton. "La consideración del problema de los derechos humanos empieza por decir la verdad y este informe avanza en ese esfuerzo. Las sociedades progresan cuando prestan oído a sus problemas de derechos humanos y no cuando los esconden", dijo la funcionaria.

Uno de los puntos que, sin embargo, costó responder a su cartera y, especialmente, al responsable del Departamento de Derechos Humanos, Michael Posner, fue la razón por la cual Estados Unidos no forma parte del diagnóstico.

"Nos llama la atención que esto ocurra, particularmente, si se tiene en cuenta, por ejemplo, la situación en la cárcel de Guantánamo", fue una de las preguntas que tuvo que enfrentar de corresponsales extranjeros. Posner dijo que se está trabajando para revertir esa situación.

En el caso de la Argentina, el informe incluyó advertencias sobre "abusos" por parte de fuerzas de seguridad, trabajo y explotación infantil, hacinamiento en instituciones carcelarias, indigencia y aumento inquietante en los casos de violaciones de mujeres.

En su discurso, Clinton ratificó que Estados Unidos "apoya la libertad de expresión" en cualquiera de sus formas. Con el título "Libertad de prensa y de expresión", el documento realiza un detallado análisis en el que se hace eco de las denuncias sobre acoso e intimidación de voces críticas al gobierno kirchnerista.

Particularmente, refleja el informe de la Sociedad Interamericana de Prensa (SIP) de marzo del año pasado, según el cual el país enfrenta "uno de sus peores momentos" en la materia, como "resultado del alto nivel de intolerancia". Cita luego advertencias sobre las "diversas maneras" por las que el Gobierno buscó "silenciar las expresiones críticas en los medios de prensa".

Enumera, entre ellas, el uso de publicidad oficial, la administración de licencias de radio y la batalla judicial sobre la normativa oficial que obliga a liquidar "en un año" bienes de grupos periodísticos.

Cita también los esfuerzos por "desacreditar" e intimidar a la prensa independiente, punto en el que refiere especialmente al caso de la periodista Adela Gómez, cuyo auto fue incendiado en marzo del año pasado cuando investigaba casos de corrupción en Santa Cruz.

Identifica en esa línea a los llamados "tribunales éticos" montados por las Madres de Plaza de Mayo en colaboración con "programas del Canal 7 de televisión, financiado por el Gobierno", para supuestamente procesar a "periodistas y editores" a los que pretendieron acusar de colaboración con el proceso militar.

No pasa por alto, tampoco, la ofensiva oficial sobre Papel Prensa. "El Gobierno pidió a la Justicia que investigara a directivos y ex directivos de los diarios La Nación, Clarín y La Razón por un supuesto caso de abuso" en la compra de acciones de esa empresa al Grupo Graiver, con la intención de declararla "inválida", afirmó.

OTRAS DENUNCIAS

Abusos policiales. En el informe del Departamento de Estado sobre los derechos humanos en la Argentina, se hace referencia a matanzas y uso excesivo de fuerza por parte de miembros de las fuerzas de seguridad. También se habla de abuso policial y hay denuncias de tortura contra sospechosos bajo arresto.


Cárceles. Brutalidad y hacinamiento carcelario, sobre todo en la provincia de Buenos Aires, que ha llevado al suicidio de internos.


Violaciones. Se mencionan denuncias por más de 1500 violaciones en la ciudad y el Gran Buenos Aires durante el año pasado. La mayoría de ellos, contra menores de 18 años. Se calcula que sólo tres de cada diez casos son denunciados.


Abuso infantil. Se estima en el documento que no menos de 5000 menores argentinos son reclutados al año para pornografía infantil y turismo sexual.


Pobreza y exclusión social. Existen entre 700.000 y 1.500.000 de personas que viven en la indigencia. Las cifras oficiales no son claras en la materia.


(fuente: www.lanacion.com.ar)
Opiniones (0)
12 de diciembre de 2017 | 04:04
1
ERROR
12 de diciembre de 2017 | 04:04
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"
    En Imágenes
    Leopardo al acecho
    7 de Diciembre de 2017
    Leopardo al acecho
    Incendios en California
    6 de Diciembre de 2017
    Incendios en California