Empresas: Más facturación, pero menos ganancia

Las empresas industriales viven un momento contradictorio: sus niveles de facturación no dejan de subir pero, como al mismo tiempo sus costos de ventas (que incluyen los costos de producción, laborales y de poner sus productos en la calle) suben a una velocidad mayor, los resultados operativos, es decir, las ganancias, tienden a achicarse. El dato surge de los balances que las compañías del sector enviaron a la Bolsa porteña con el cierre de sus ejercicios 2010.

Las empresas industriales viven un momento contradictorio: sus niveles de facturación no dejan de subir pero, como al mismo tiempo sus costos de ventas (que incluyen los costos de producción, laborales y de poner sus productos en la calle) suben a una velocidad mayor, los resultados operativos, es decir, las ganancias, tienden a achicarse. El dato surge de los balances que las compañías del sector enviaron a la Bolsa porteña con el cierre de sus ejercicios 2010.

Una muestra construida sobre la base de los resultados de 20 empresas fabriles por el Instituto de Estudios sobre la Realidad Argentina y Latinoamericana (Ieral), de la Fundación Mediterránea, muestra que el resultado operativo en relación con la facturación se sitúa en el 8,7%, cuando ese ratio promedio había sido del 16% durante el período 2003/07.

El esmeril sobre la tasa de ganancias tiene que ver con el aumento que registraron las materias primas y los costos internos (logísticos, laborales, de comercialización, entre otros), los que al ser sostenidos en el tiempo provocaron que el ratio costos de venta/facturación para este tipo de actividad alcanzara su máximo de los últimos 14 años.

"Hoy [el costo de venta] ronda el 78,7 por ciento [de la facturación], casi seis puntos por encima del promedio del 73,3% para el período 2003/07", detalló el investigador jefe del Ieral, Jorge Vasconcelos, ante una consulta de LA NACION. Además, no duda en calificar este fenómeno como "preocupante" y advierte que hace que la salud de la economía, en general, quede cada vez más a merced de lo que suceda en el agro.

"La rentabilidad del campo, especialmente cuando se miran los casos del trigo y el maíz, está cerca de su máximo histórico. La de la soja cayó algo, pero sigue siendo muy buena, lo que le asegura a la economía los dólares. Pero en términos de empleo y de oferta de productos no es para nada saludable que la industria esté encontrando sus límites", explica. Los últimos datos del Estimador Mensual Industrial mostraron que el 98% de las empresas no planea contratar nuevos empleados.

La mayor preocupación radica en el impacto que esta disminución en la tasa de ganancia de la industria puede tener en su capacidad de expansión. En una economía que mantiene marcadas restricciones para el financiamiento a largo plazo (la falta de acuerdo con el Club de París limita el crédito externo para estos fines) es sabido que la mayor parte de las empresas apelaron a la "caja" para autofinanciar inversiones. "Lo más probable es que, de aquí en más, esa capacidad se vea mucho más limitada", pronosticó Vasconcelos.

"Son riesgos para los que el Gobierno debería tener instrumentos más potentes de los que dispone. No hay que olvidar que la recuperación de la economía sigue siendo mezquina en cuanto a la generación de nuevos puestos de trabajo", insistió.

La consultora Research for Traders también reparó en el fenómeno pero, de una manera más general, detectó que las firmas vinculadas con el negocio inmobiliario y la energía eléctrica fueron de las pocas que aumentaron sus márgenes. Aunque hay casos particulares, la tendencia en el resto de los sectores es la inversa.

En su informe, esta consultora reparó por ejemplo en los casos de la textil Alpargatas, que había reportado ganancias de $ 11,9 millones en 2009 y las redujo a $ 10,6 millones en 2010 pese a facturar más; y en el de la cementera Minetti, a la que le sucedió lo mismo: había ganado $ 36 millones en 2009 y tuvo una utilidad de $ 35,5 millones el año pasado, pese a que su facturación entre uno y otro ejercicio creció en unos $ 70 millones.

Dispersión en el resto
Los últimos balances muestran, además, que la tasa de ganancias de las empresas aumentó por encima del 40% nominal en el último año. Los números del Instituto Argentino de Mercado de Capitales, sobre un total de 89 empresas, adjudican a estas compañías para el cuarto trimestre de 2010 una tasa de ganancias superior a los $ 19.400 millones, una cifra 47% mayor a la del año previo, con 22 sectores de negocios con resultados positivos y sólo tres con negativos.

Pero también dan cuenta de una marcada diversidad según actividad o cambios regulatorios. Por ejemplo, entre las empresas cuyas ganancias más aumentaron se encuentran las vinculadas con la generación eléctrica (+637% interanual), transportes de pasajeros y peajes (+584%), todas ellas beneficiadas por cambios en la regulaciones o incrementos tarifarios. Por el contrario, cayeron 163% las de las distribuidoras de energía, cuyas tarifas permanecen retrasadas.

(fuente: www.lanacion.com.ar)
Opiniones (0)
19 de agosto de 2017 | 01:09
1
ERROR
19 de agosto de 2017 | 01:09
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"
    En Imágenes
    Bunkers de la Segunda Guerra Mundial
    15 de Agosto de 2017
    Bunkers de la Segunda Guerra Mundial