Cobos anunció que no será candidato en agosto

Como en aquella madrugada de julio de 2008, cuando votó en contra y sepultó la resolución 125 sobre retenciones al campo, el vicepresidente Julio Cobos volvió a sorprender ayer a propios y ajenos al anunciar que no será candidato a la presidencia de la Nación. Hizo pública su decisión sin ahorrar duras críticas a la cúpula de la UCR, que una hora antes había proclamado a Ricardo Alfonsín como su candidato oficial.

Como en aquella madrugada de julio de 2008, cuando votó en contra y sepultó la resolución 125 sobre retenciones al campo, el vicepresidente Julio Cobos volvió a sorprender ayer a propios y ajenos al anunciar que no será candidato a la presidencia de la Nación. Hizo pública su decisión sin ahorrar duras críticas a la cúpula de la Unión Cívica Radical, que una hora antes había proclamado a Ricardo Alfonsín como su candidato oficial.

"Un partido que se cierra hacia adentro es muy difícil que se abra hacia afuera. En estas condiciones voy a desistir. No voy a ser candidato. No hay una plataforma electoral, no se discutió el marco de alianzas y, encima, hay una proclamación de un candidato oficial. A uno le cierran las puertas. ¿Cómo quieren que me sienta? Un kelper...", advirtió Cobos, que ratificó, no obstante, que permanecerá dentro del partido y que acatará sus reglas de juego.

La dureza con que Cobos embistió contra el alfonsinismo al justificar su decisión enlutó el clima de euforia que se vivía en el comité nacional de la UCR, donde, en medio de cánticos, bombos y papelitos, se había proclamado la candidatura oficial de Alfonsín. Tras conocerse el anuncio de Cobos, el senador Ernesto Sanz, tercero en la disputa, terminó por opacar los festejos cuando sugirió que continuaba en carrera por la candidatura presidencial de la UCR y que enfrentará a Alfonsín en las primarias abiertas y obligatorias del 14 de agosto.

"Sigo trabajando por un proyecto de mayoría que le gane al kirchnerismo en octubre. No me resigno a menos", fue la frase que públicó el senador Sanz por la red social Twitter. Luego se llamó a silencio.

Los acontecimientos de ayer desnudaron de manera visceral la convulsión interna que agita al radicalismo y las posturas casi irreconciliables que, por ahora, enfrentan a Alfonsín con Cobos y Sanz. El eje de la disputa es el marco de alianzas que debería articular la UCR con miras a las elecciones presidenciales de octubre: mientras el candidato bonaerense insiste en acotarlo a una coalición progresista integrada por la UCR, el socialismo y Gen, Cobos y Sanz proponen ampliar las fronteras partidarias y conformar una coalición de gobierno con sectores del Peronismo Federal y del macrismo.

"Un frente de esta naturaleza, con partidos políticos con los que no tenemos coincidencias programáticas, no le da certezas a la sociedad. Tampoco lo da en términos de gobernabilidad -refutó ayer Alfonsín-. Es más: ni siquiera desde el punto de vista electoral tendría éxito."

Cobos y Sanz tienen otra lectura: ambos están convencidos de que el esquema de alianzas de Alfonsín resulta insuficiente para ganarle al oficialismo en octubre; así lo expusieron sus representantes durante la tensa reunión del comité federal del partido, ayer por la mañana. Sin demasiado éxito, por cierto, ya que el alfonsinismo finalmente se impuso con su mayoría.

"Para ganar"
"No enfrentamos la posibilidad de la reelección de un gobierno, sino, peor aún, la posibilidad de un cambio de régimen, con mayor pérdida de calidad democrática. Debemos ser capaces de vertebrar diálogo con otros sectores políticos, sin prejuicios ni preconceptos. No podemos resignarnos a perder por poco, sino, por el contrario, debemos formular un proyecto para ganar", enfatizó Jesús Rodríguez, delegado por Sanz.

En similar sentido se expresó el cobista César Biffi, presidente de la UCR de Mendoza, quien frente a sus correligionarios anticipó lo que Cobos anunciaría después: su decisión de no competir por la Presidencia.

El alfonsinismo intentó rápidamente neutralizar el impacto del anuncio. "La unidad del radicalismo está garantizada", sostuvo el jefe del partido, el alfonsinista Angel Rozas, quien insistió hasta el cansancio en que el partido daba plenas garantías para todo aquel que quisiera competir en las primarias de agosto.

"Ahora dicen que quieren dialogar, que dan garantías, pero para ello no tendría que haber habido una proclamación oficial", protestó Cobos, y advirtió: "Alfonsín tiene mucho consenso en el partido, pero las elecciones se ganan con votos de afuera también".

Personas del entorno de Sanz critican al alfonsinismo considerándolo sectario. "Ratificamos la decisión de competir el 14 de agosto porque creemos en una construcción amplia con posibilidades de éxito en las elecciones de octubre", sostuvo Federico Storani.

La unidad de la UCR pende de un hilo. Alfonsín anticipó ayer que convocará a Sanz y a Cobos a dialogar, pero Sanz ya rechazó un convite que, en ese sentido, le elevó el alfonsinista Gerardo Morales. El mendocino no descarta ahora unir filas con Cobos, quien, tras patear el tablero partidario, se recluyó en su Mendoza natal.

Cómo impacta en la oposición
Pro
Dudas y expectativa
En el entorno de Mauricio Macri la deserción de Cobos causaba cierto entusiasmo. Creen que la proclamación de Alfonsín como candidato de la UCR podría ayudar al jefe porteño a consolidar un bloque de centroderecha con algunos sectores del radicalismo, enojados por la forma en que el partido resolvió la interna. De todos modos, en Pro admitían que la señal de debilidad ante el kirchnerismo que transmitió el episodio de ayer afecta a toda la oposición.

Proyecto Sur-GEN-Coalición Cívica
Más cerca de Alfonsín
Pino Solanas no acepta una alianza con la UCR, pero la definición de la candidatura nacional de Alfonsín podría facilitar un acuerdo de alcance local y convertirlo en postulante a la Jefatura de Gobierno porteña. Para Elisa Carrió la salida de Cobos implica un obstáculo menos para un posible frente con el radicalismo. Margarita Stolbizer, de GEN, celebró la decisión de Cobos. Le simplifica su política de acuerdos electorales sin tener que esperar a agosto.

PERONISMO FEDERAL
En el laberinto
Los tres candidatos del PJ disidente que siguen en carrera -Eduardo Duhalde, Felipe Solá y Alberto Rodríguez Saá- miraron de reojo la crisis radical. Cerca de Solá creen que podría tejer acuerdos con Alfonsín. Duhalde y Rodríguez Saá analizaron que sus acciones como candidatos presidenciales podrían crecer ante la definición del radicalismo de presentar una oferta de centroizquierda. También deslizaron su preocupación por la debilidad que transmite la oposición.
Opiniones (0)
23 de noviembre de 2017 | 19:41
1
ERROR
23 de noviembre de 2017 | 19:41
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"
    En Imágenes
    Grammy Latinos 2017
    18 de Noviembre de 2017
    Grammy Latinos 2017
    Lluvias torrenciales en Grecia
    16 de Noviembre de 2017
    Lluvias torrenciales en Grecia