La batalla de Salta: Urtubey versus Romero

Se cuidó de mantener un perfil bajísimo durante la campaña y, cuando apareció, sólo habló del armado nacional del peronismo disidente. Pero el ex gobernador Juan Carlos Romero ocupa un lugar central en la puja de poder que se resolverá este domingo, cuando 812.817 salteños concurran a las urnas. En esa pelea subterránea contra el actual mandatario, Juan Manuel Urtubey, se juega el futuro del PJ local. Urtubey mantiene liderazgo en las encuestas

Se cuidó de mantener un perfil bajísimo durante la campaña y, cuando apareció, sólo habló del armado nacional del peronismo disidente. Pero el ex gobernador Juan Carlos Romero ocupa un lugar central en la puja de poder que se resolverá este domingo, cuando 812.817 salteños concurran a las urnas. En esa pelea subterránea contra el actual mandatario, Juan Manuel Urtubey, se juega el futuro del PJ local.

Con todas las encuestas en favor de Urtubey, Romero decidió apartarse de la campaña para no quedar como "el" perdedor de la elección, confiaron a La Nacion en su entorno. No fue necesario tocar el tema entre los allegados a Urtubey para que hicieran el mismo planteo, en sentido inverso: "Juan Manuel presentará su victoria como el fin del romerismo".

Ayer, el propio Urtubey rompió el silencio y abrió fuego: "La gente va a votar si quiere acabar con la vieja política", sostuvo, tras identificar a Romero como un líder "de un régimen casi feudal" y acusar al diario El Tribuno, del ex gobernador, de presentar una "sociedad incendiada". También declaró su apoyo a la Presidenta, aunque criticó políticas centrales del kirchnerismo (ver aparte).

Senador nacional y compañero de fórmula de Carlos Menem, en 2003, Romero comandó la provincia durante tres períodos consecutivos, desde 1995 hasta 2007. Ese año, Urtubey obtuvo una sorpresiva y ajustada victoria (por poco más de 4000 votos) sobre el candidato romerista y por entonces vicegobernador, Walter Wayar.

Como la mayoría de los peronistas salteños, Urtubey era, hasta ese entonces, un romerista declarado y una de sus "jóvenes promesas". Así fue como llegó al Congreso Nacional, donde deslumbró a la entonces legisladora Cristina Kirchner.

De la mano del kirchnerismo, en 2007 decidió abrirse del PJ y oponerse a Wayar. El triunfo colocó a Urtubey nuevamente entre las "jóvenes promesas", esta vez, del kirchnerismo, hasta que su tibia posición en el conflicto del campo y la caída de su padrino político, Alberto Fernández, mellaron la relación con la Casa Rosada. Urtubey supo que debía borrar las huellas del romerismo para controlar la provincia, indicó un funcionario que lo acompaña a sol y sombra. No tardó en cooptar a casi todos los intendentes, ex funcionarios y legisladores.

En 2007 atacó a Romero con un discurso moderado, pero las diferencias se profundizaron en 2009 y, sobre todo, en 2010, cuando el ex gobernador amagó con volver a candidatearse: la Justicia activó denuncias penales en su contra por contrataciones y compras públicas, que están abiertas.

Romero priorizó el armado de una fuerza opositora nacional. "Yo no voy a competir para comandar la provincia mientras Cristina gobierne el país", se sinceró el ex mandatario ante un aliado. "Va a ser muy desgastante enfrentarse ahora a Urtubey, pero en 2015 ya no podrá seguir. Ahí vuelvo", habría agregado Romero, quien se excusó de hablar.

Pero la irrupción del millonario diputado Alfredo Olmedo modificó esos planes. Aunque la relación de ambos no se basa en la confianza, Romero entendió que podía desgastar a Urtubey a través del productor agropecuario, que, además, no necesitaba recursos para su campaña.

Así, los romeristas fieles se sumaron a la lista de Olmedo. Pero El Tribuno empezó a apuntar sus cañones contra Urtubey y abrir sus páginas al diputado. Considerado el diario más importante de la región, El Tribuno pertenece a la familia Romero, era dirigido por un hermano del ex gobernador y tenía buen trato hacia Urtubey. Eso cambió en los últimos tres meses, luego de que Romero tomara el control del matutino, en una dura batalla familiar que todavía se comenta en los pasillos de Salta. Como reflejo del cambio de rumbo, los avisos oficiales de la provincia se mudaron a otros periódicos.

"No estamos con Olmedo, estamos contra Urtubey", despejan dudas los romeristas. "Podrá ganar, pero no como esperaba, y no podrá presentarse en la Casa Rosada con el traje de rey", remataron.

(fuente: www.lanacion.com.ar)
Opiniones (0)
18 de octubre de 2017 | 17:49
1
ERROR
18 de octubre de 2017 | 17:49
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"
    En Imágenes
    Lo perdí todo víctimas del terremoto en México
    17 de Octubre de 2017
    "Lo perdí todo" víctimas del terremoto en México
    La última fecha de eliminatorias Rusia 2018 en imágenes
    11 de Octubre de 2017
    La última fecha de eliminatorias Rusia 2018 en imágenes