Crumble de pollo, hongos y parmesano

Esta crujiente preparación se usa generalmente para recetas dulces -seguramente la probaste con manzanas-. Hoy te enseñamos una versión salada con pollo, hongos, panceta y queso que es exquisita y super original. Podés hacerla en una fuente o en cazuelas individuales. ¡Preparate para sorprender!

Por Revista Clubhouse
Por Revista Clubhouse

Crumble de hongos, pollo y queso parmesano - Rendimiento: 4 a 5 porciones

Ingredientes para el relleno:

• 50 gr de hongos de pino secos
• 400 gr de champignones fileteados
• 150 gr de queso parmesano rallado
• 2 cebollas en cubitos
• 50 gr de panceta en lardons
• 2 supremas de pollo cortadas en cubos chicos
• 1 pizca de romero picado “a polvo”
                                                     • 200 cc de crema de leche
                                                     • 200 cc de agua
                                                     • 2 huevos
                                                     • sal y pimienta 

                                                     Para el crumble:

                                                     •
 200 gr de harina
                                                     • 200 gr de manteca
                                                     • 100 gr de almendras picadas grandes
                                                     • 1 cucharadita colmada de mostaza
                                                     • sal y pimienta

Elaboración:

 
Para realizar el crumble se mezclan en un bol la harina, sal, pimienta, y mostaza, junto con la manteca fría y cortada en cubos. Se trabaja con la punta de los dedos hasta formar un granulado grueso (te tienen que quedar grumos, no una masa formada, por este motivo es muy importante que la manteca esté bien fría antes de incorporarla a la preparación). Se añaden las almendras picadas.

Si tenés procesadora, podés colocar allí todos los ingredientes y, una vez formado el granulado, le agregás las almendras. Se reserva la preparación en la heladera.

Por otro lado, se hidratan los hongos de pino. Para esto, se colocan en una ollita los hongos secos junto con la crema de leche y el agua. Se coloca sobre fuego medio y se deja hervir hasta que los hongos estén tiernos. Una vez listos, se cuelan, se pican y se reservan los hongos por un lado, y el líquido por otro.


Aparte, se coloca una cucharada de aceite en una sartén, se lleva al fuego y una vez que está bien caliente, se le agregan los cubos de pollo removiéndolos de vez en cuando hasta que estén dorados. Para que este salteado sea un éxito, es fundamental no colocar sal hasta que el pollo esté dorado (con la sal el pollo pierde líquido y se empieza a hervir) y no cocinar nuestras supremas en exceso. Queremos que queden jugosas ya que van a terminar de cocinarse en el horno.



Una vez que nuestro salteado está listo, se salpimentan los cubitos de pollo y se reservan en un plato. En la misma sartén -sin lavarla- se saltea la cebolla junto con la panceta hasta que estén doradas (¡Pero no quemadas! No queremos que nuestra preparación quede amarga).



Se añaden los champignones a la sartén, y se saltean durante unos segundos, se incorporan los cubos de pollo y se apaga el fuego. Una vez que el salteado está frío, se agrega el queso tipo parmesano, el romero, el líquido de hidratación de los hongos, los huevos, sal y pimienta.



Se vierte la mezcla en una fuente para horno o en cazuelitas individuales y se cubre por completo con el crumble. Se lleva a horno fuerte hasta que el crumble esté ligeramente dorado. Se sirve caliente o tibio y funciona muy bien como plato principal o como entrada. Si querés, acompañá esta receta con un mix de hojas verdes como rúcula, lechugas y berro. ¡La combinación queda perfecta!


Datos prácticos:

• A los hongos de pino, generalmente se los hidrata con agua. En esta receta, los hidratamos con una parte de crema de leche, porque queremos que la crema adquiera todo el sabor y la intensidad de los hongos de pino que son tan ricos.

• Si elegís preparar esta receta en una fuente, procurá que no sea muy amplia. Es importante que la capa de hongos y pollo sea por lo menos de unos 2 cm de grosor, de lo contrario, corremos el riesgo de que en el horno se reseque.

• Si no tenés una fuente chica para el horno, podés fabricar una con papel aluminio y colocarla dentro de una más grande que la contenga. Esta es una excelente técnica para cuando no contás con las fuentes del tamaño adecuado.

• Picar el romero “a polvo”, significa picarlo tan, pero tan chiquito, que parezca un polvo. Personalmente, me gusta mucho utilizarlo así en las recetas porque su sabor queda más sutil y delicado. Si no sos muy fan del romero, lo podés reemplazar por tomillo, que también queda bárbaro.

• Es fundamental que el crumble esté muy frío en el momento de llevarlo al horno, para que la manteca no se derrita y las “roquitas” mantengan su forma.

• A las almendras, las podés reemplazar por cualquier otra fruta seca que te guste, o combinar varias.

- - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - o - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - -

Por Sandra Calvete
Coodinadora Académica, Escuela Argentina de Sommeliers

Maridaje:

El paladar nos sugiere un sinfín de sensaciones, algunas muy placenteras, otras no tanto,  y nuestros sentidos colaboran a la hora de definir nuestras preferencias. Por esta razón vamos a proponer 3 maridajes, para que cada uno pueda elegir.


Chardonnay con crianza: con sus aromas a frutos tropicales, cítricos, miel, manteca, nuez o almendras, vamos a lograr no solo realzar los sabores del plato sino también combinar la untuosidad con la acidez, la frescura con el crocante.

Merlot (para los que solo beben tintos): de aromas frescos y frutales muchas veces especiados, eso haría que la panceta y los hongos se sientan en mejor compañía, generando a la vez un equilibrio armonioso y elegante.

Cerveza negra: ya en otras oportunidades hemos presentado a esta bebida como una oportunidad para disfrutar con comidas distintas, fuera del matrimonio perfecto que comparte junto a las pizzas o picadas. La cerveza negra tiene mucha complejidad aromática que nos permite acompañar sin invadir el plato.

Experimentemos, juguemos con nuestros sentidos, pero por sobre todo, disfrutemos.

- - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - o - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - -

Curso de Cocina Peruana. Si te divierte cocinar y querés conocer sobre la gastronomía peruana y preparar sus exquisitas recetas, te invito a participar de este curso. Para quienes buscan un espacio de dispersión y creatividad.  No es necesario tener experiencia previa.

Días: lunes 18 y 25 de abril y 2 de mayo
Hora: de 18:30 a 21:30

Clase Magistral de Wok.
Si te encanta cocinar, pero no tenés mucho tiempo durante la semana, este curso es para vos. En una sola clase te enseño todas las técnicas y recetas de la cocina al wok: arrolladitos primavera, chop suey, chaw fan, chow mien y muchos platos más.

Día: sábado 16 de abril
Hora: de 10 a 13

Más información: 155 999 003 o tatsuweb@gmail.com
En Facebook: María Urrutigoity Cocina


Opiniones (0)
20 de agosto de 2017 | 07:00
1
ERROR
20 de agosto de 2017 | 07:00
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"
    En Imágenes
    Bunkers de la Segunda Guerra Mundial
    15 de Agosto de 2017
    Bunkers de la Segunda Guerra Mundial