Deportes

Los deportistas más marketineros de la historia

Fueron cracks en el pasado, lo son en el presente y también lo seguirán siendo en el futuro. Juegan, ganan y venden, generando la ecuación perfecta que buscan las marcas para impactar en el mercado.

Sus imágenes parecen trascender los límites del deporte, y por ello firman millonarios contratos con sponsors que les llega a aportar más dinero que el recaudado dentro de su profesión. Son los deportistas mas influyentes del mercado mundial, o simplemente los diez más marketineros de la historia.

Diego Maradona: En una época no tan mediática, Diego popularizó su imagen hasta niveles insospechables. Desde sus tiempos de Cebollitas, el diez ya comenzaba a recibir sus primeras ganancias cuando Pipo Mancera le pagaba para que hiciera jueguito en su programa. Luego, cuando se convirtió en el mejor de todos los tiempos, fue la cara de infinidad de productos.

Así fue como llegó a ser la imagen desde botines hasta alfajores, pasando por gaseosas japonesas. También, por 90 minutos en cancha, llegó a recibir 4 millones de dólares en remotos partidos amistosos disputados en Arabia Saudita y Qatar. Años después de su retiro, continuó firmando contratos millonarios por sus publicidades televisivas con DirecTV y Swiss Medical. Aun hoy, la camiseta 10 del Nápoli y del seleccionado argentino se venden en cantidades. Ultimamente, con el showbol encontró un nuevo y lucrativo negocio.

Michael Jordan: Si en tiempos remotos el atleta Jesse Owens fue el encargado de dar el primer envión comercialmente popular a Adidas, décadas mas tarde, Michael Jordan hizo lo propio y en mayor escala con Nike. Cuando la empresa norteamericana ingresaba al mercado y no contaba con el dinero suficiente para contratar una estrella de elite, la firma de la pipa confió en un ignoto moreno universitario, quien poco tiempo después se convertiría en el mejor basquetbolista del planeta.

Muchos aseguraban que Jordan podía mantenerse 6 milésimas en el aire más que cualquier otro mortal, y aunque científicamente ello no pudo ser comprobado, gran estrategia de Nike fue la de crear su propio modelo de zapatillas haciendo hincapié en sus capacidades aéreas. Así fue como las Air Jordan marcaron un impresionante record de ventas durante la década de los noventa. Además, su camiseta 23 de los Chicago Bulls es la más vendida de la historia del básquet.

Pelé: En 1970 marcó un récord al convertirse en el futbolista con el mejor contrato por sponsor del momento. Ocurrió cuando una valija con 100 dólares lo convencieron para calzarse los botines Puma con los que conquistó el mundial mexicano y se erigió como figura indiscutida. Luego supo filmar varios comerciales de gaseosas, cervezas y fue el hombre que popularizó los videojuegos Atari en su país.

En Brasil, su imagen vendió hasta pastillas para potenciar el rendimiento sexual. En los últimos años, protagonizó un comercial para SKY Sports junto al sueco Zlatan Ibrahimovic y el italiano Filippo Inzagui. Pasa el tiempo y el Rey sigue siendo elegido por las marcas, aún más que en sus épocas de genial futbolista. Muchos aseveran que no haber jugado en Europa le impidió firmar el gran contrato de su carrera, aunque se olvidan de la millonada de verdes que recibió de las arcas del Cosmos de Estados Unidos.

Rafael Nadal: Nike intentó crear en Rafael Nadal al Andre Agassi de la pasada década. Avizorando el retiro del calvo americano, los de la pipa buscaron causar un nuevo golpe de efecto en materia de indumentaria, y fue así como apuntaron al español. Al poco tiempo, Nadal se convirtió en el número 1 del mundo portando coloridas musculosas y novedosos pantalones capri.

Su antítesis es Roger Federer, también talentoso hombre de Nike, aunque popularmente no tan marketinero como el mallorquín. Ello se vio reflejado en las tiendas de ropa, cuando los excéntricos atuendos de Rafa resultaron ser más vendidos que los del suizo. Pese a todo lo que ya ha generado, Nadal, como ocurre en el caso de Lionel Messi, sigue siendo una de las figuras del deporte mundial con mayor proyección de valor de imagen. Su popularidad mediática lo continúan ubicando en el top de ventas y persuasión de consumo de sus productos tenísticos.
Lionel Messi: Si Cristiano Ronaldo desbancó a David Beckham en el cetro del más marketinero de la pasada década, la Pulga hizo lo propio con el portugués en los últimos 2 años.

Con un plantel de marcas que no alcanzan las dedos de ambas manos para contarlas, el rosarino llena sus bolsillos todos los meses. Messi nació en la época ideal para desairar desprevenidos defensores y también para coleccionar contratos publicitarios. Claramente, es la principal imagen de Adidas, con quien firmó un sorpresivo y millonario acuerdo tras desvincularse de Nike. Recientemente selló una alianza contractual con Herbalife, mientras que continúa centrando su atención en el ambicioso proyecto de creación de su ropa para hombres que lanzará próximamente. La venta de su casaca 10 del Barcelona pica en punta no sólo en España, sino en el mundo.

María Sharapova: Es la mujer más vendedora de la historia del deporte y ninguna otra parece poder asomarse para hacerle algo de sombra. Su talento, belleza e incluso sus llamativos gritos lograron un coctel perfecto a la hora de la venta. Firmó su primer contrato a los 9 años con IMG durante un torneo juvenil en Florida. A partir de ese momento, la rusa se transformó en una verdadera maquina de facturar.

A lo largo de su carrera dobló sus ganancias por sponsors por sobre el dinero recaudado como tenista. Tras una lesión que la dejó casi un año muy lejos de la elite del circuito WTA, continuó generando números con valores muy superiores a lo de las Top Ten, incluso equiparando en algunos contratos a los dividendos percibidos por Rafael Nadal y Roger Federer. María Sharapova representa mucho más que una gran deportista. Su imagen engloba como nadie la estampa de la belleza y el éxito.

Ronaldinho: Cuando el fútbol parecía morirse de aburrimiento, emergió Ronaldinho con sus alegres gambetas detrás de sus gigantes dientes. El brasileño era el jugador que el fútbol y las marcas necesitaban. Su figura contenía talento y alegría, valores que Nike, Honda y otras firmas supieron explotar al máximo. Hoy en día, pese a no estar en su mejor memento futbolístico, su imagen le genera al Flamengo cuantiosos dividendos como nunca los ha obtenido el club rojinegro.

Su camiseta con la 10 de Brasil y Barcelona fueron la más vendidas de la pasada década, y ese dato marca lo que la imagen de Ronaldinho significó. El brasileño es un enamorado de la samba y de su familia, y es por eso que para el último carnaval, Brahma lanzó la lata de cerveza exclusiva de él. Por su parte, Danette filmó avisos junto a su hermano y su madre. Las gambetas del crack ya no son las de antes, pero Dinho no deja de recaudar.

David Beckham: El inglés generó un nueva imagen dentro del fútbol, la cual muchas empresas supieron explotar con creces. Considerado por las marcas más modelo publicitario que futbolista, firmas de la talla de Armani no dudaron en situarlo como la imagen de su compañía. En Estados Unidos fue el elegido para promocionar la MLS, mientras que sus constantes traspasos al Milan, le sirvieron también al club italiano para reavivar la venta de camisetas y abonos al estadio. Gracias a sus contratos extrafutbolísticos, se convirtió en el jugador de fútbol más millonario del mundo.

Muchos de sus vínculos comerciales más importantes los firmó en su etapa de jugador del Galaxy, por lo que no necesitó pertenecer a una liga de elite ni marcar goles espectaculares para lograr su cometido. Sólo importó su imagen mediática, más que su talento deportivo.

Andre Agassi: En un deporte donde la estética monótona de las vestimentas parecía ser un legado eterno, la excentricidad de Andre Agassi irrumpió causando gran golpe de efecto dentro de la seriedad del tenis. Sus camisetas fluorescentes y sus short de jean lo convirtieron rápidamente en el favorito de los americanos y las marcas.

Su imagen desestructurada causaba simpatía a los fanáticos, y allí fueron las empresas en busca de este rockstar convertido en deportista del circuito ATP. Es verdad que Roger Federer o Pete Sampras han facturado algo más que Agassi a lo largo de sus carreras, pero cierto es que el esposo de Steffi Graf generó un antes y un después en la imagen del tenista. A partir de él, luego otros colegas suyos se animaron a usar diversos colores y fue así como las firmas deportivas dejaron de crear la aburrida ropa blanca de tenis para abrir un nuevo mercado con diversos estilos de coloridas prendas.

Cristiano Ronaldo: Tal vez sea junto a Beckham el deportista que más se ocupó y preocupó por cuidar su imagen, aunque a diferencia del inglés, Cristiano Ronaldo le sumó infinidad de gambetas a su estampa mediática. Firmó un millonario contrato sin precedentes con Nike, convirtiéndose en la principal imagen futbolística de la marca americana, desbancado de ese lugar a Ronaldinho.

Es cierto que la brillante aparición de Messi opacó su imagen, sin embargo, Cristiano Ronaldo continuó siendo uno de los deportistas más elegidos por las marcas. Sus acuerdos contractuales con Armani y Clear dejan claro que las multinacionales apuntaron a su estética más que a sus logros deportivos. Su última alianza comercial con Castrol ha engrosado aún más su cuenta bancaria. Dato no menor es que al Real Madrid le ha aportado 70 millones de euros solamente con la venta de su camiseta.

Fuente: Infobae

Opiniones (0)
21 de octubre de 2017 | 01:26
1
ERROR
21 de octubre de 2017 | 01:26
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"
    En Imágenes
    Wildlife Photographer of the Year 2017
    18 de Octubre de 2017
    Wildlife Photographer of the Year 2017
    Lo perdí todo víctimas del terremoto en México
    17 de Octubre de 2017
    "Lo perdí todo" víctimas del terremoto en México