Deportes

Pinola se postula: "Puedo ser el tres de la selección"

Javier Pinola, destacado y figura en el fútbol alemán, sale al cruce de los que piensan que no hay laterales en la Argentina y se ilusiona con una chance en el ciclo de Batista.

 "No entiendo cómo no jugaste el Mundial. No te pude pasar en todo el partido." Arjen Robben, transpirado hasta las orejas, le reprochaba al oído del asombrado defensor. Un hombre nacido en Olivos, de profesión lateral izquierdo, bendecido por esas raras piruetas que tiene la vida en descubrir su lugar en el mundo: Nuremberg, en la fría y perfecta Alemania. Debe de estar sorprendido todavía Javier Pinola con el mensaje del afamado delantero. Pero esa tarde, semanas después de la cita sudafricana, el defensor que surgió de las inferiores de Chacarita sacó de quicio al holandés. Dejó la derecha; irreverente, se corrió hacia la izquierda para no encontrarse con el argentino, que es una suerte de emblema, especie de ídolo de un club, de una ciudad, mientras por estos pagos aún se buscan laterales debajo de la alfombra.

Los 28 años lo envuelven en su mejor versión. "Eso de que no hay laterales es una excusa. No salen tantos, es verdad, como enganches o delanteros. Es algo normal que los chicos no quieran ser laterales. Pero te cuento mi secreto: yo empecé como central y me avivaron para que sea lateral. Sabía que iba a tener más chances, porque zagueros hay demasiados. Y me corrí a la izquierda. Ahora, estoy jugando muy bien", lanza Pinola, voz entusiasta desde el teléfono, rodeado de las piruetas, gritos y volteretas de los dueños del hogar, Luciano, de cuatro años, y Juan Ignacio, de apenas 15 meses. Mariela, su mujer, toma lápiz y papel: clases de un alemán casi indescifrable en primera persona. "Yo aprendí muy bien. Entiendo casi todo, pensá que hace seis años que estoy acá", cuenta Pinola, que escribe en un papel imaginario esa supuesta falsa realidad. Escribe, uno por uno, los apellidos de los laterales que sí hay. De carne y hueso. Zabaleta, Zanetti, Pillud, Rojo, Ansaldi. "Si querés, te nombro también a Heinze, que conoce el puesto", sugiere.

-¿Y vos, Javier? ¿Por qué no te tienen en cuenta en la Argentina? 

-Será que en la Argentina tal vez la Bundesliga no tiene la misma repercusión que otras ligas.

-Pero te debe de dar impotencia que se diga que no hay laterales y vos sos figura en Alemania. 

-Es raro de explicar, pero me gustaría tener una oportunidad. Me siento preparado, tengo nivel para jugar en la selección.

-¿Para ponerte la camiseta y jugar? Se viene la Copa América... 

-Puedo ser el 3 de la selección. Estoy más maduro. Con el tiempo, conocés los secretos del oficio. No digo que tengo que ser convocado obligatoriamente, pero me gustaría que me vean.

-¿Tener una oportunidad? 

-Eso: una oportunidad. Van seis años seguidos en Alemania, casi nunca falté, sólo por lesiones. Y en los últimos tiempos, mi nivel creció mucho.

No es falsa modestia. Es el mejor lateral de la Bundesliga, según las revistas especializadas. Es el subcapitán de Nuremberg; luego del capitán, que siempre debe ser alemán. Y tiene una cuenta pendiente en celeste y blanco. Iba a jugar la Copa América de 2007; sin embargo, de un día para el otro, Alfio Basile cambió el plan. "Antes de la Copa América me dijeron que tenía un puesto asegurado. A último momento se decidieron por otros jugadores y claro que me dolió, pero le estoy agradecido a Basile que me haya convocado. No le guardo rencor", refresca, a la distancia.

Seis años en Nuremberg. Llegó a préstamo y...se quedó a vivir. Chacarita, Atlético de Madrid y Racing ofician de escalas. Buenas tareas y la Copa de Alemania 2007. Sin embargo, en junio de 2008 se quiebra el pacto: el descenso se entromete y los números no cierran. Lo busca Bayer Leverkusen, que ofrece 5 millones de euros. "Mi contrato era muy caro, era imposible para el club. Y, la verdad, era una oportunidad bárbara, pero sentía que estaba en deuda. Ahí fue cuando se juntaron 60.000 firmas (y 60.000 euros) para que me quedara en la segunda división. Tengo un cuadro en casa con todas las firmas. Y me quedé, volvimos a primera, jugamos la Copa UEFA luego de casi 30 años. A este club le debo todo", describe, sentado en el living de su casa, abrigado hasta la garganta, aunque los días de 15 grados bajo cero ya hayan pasado. La página www.pinola-muss-bleiben.de permanece en la estratosfera cibernética.

-No es un caso típico de estos tiempos. ¿Te quedaste por afecto? 

-Y tengo contrato hasta 2013. Quiero quedarme acá.

-¿Otras ligas, otros caminos? 

-...No me veo. En Alemania soy feliz, tengo todo lo que necesito.

Hay un lateral suelto en Alemania. Tiene su historia, tiene su presente. Pinola levanta la mano, como en el colegio. Un 3 como los de antes.

Fuente: Canchallena.com

Opiniones (0)
21 de agosto de 2017 | 02:51
1
ERROR
21 de agosto de 2017 | 02:51
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"
    En Imágenes
    Bunkers de la Segunda Guerra Mundial
    15 de Agosto de 2017
    Bunkers de la Segunda Guerra Mundial