Carlos y Roberto: Charla con los protagonistas del primer matrimonio igualitario de San Rafael

El domingo 3 de abril Carlos y Roberto contrayeron matrimonio en San Rafael, una decisión que mantuvieron en silencio, pero que finalmente trascendió a los medios y a la sociedad. En esta nota te presentamos a los contrayentes y te invitamos a conocer su vida.

Carlos y Roberto se conocieron en el año 1986 y desde esa fecha el amor y la pasión los unieron para siempre. Una historia que se basó en la lucha por mantener un hogar y en el respeto hacia la sociedad que según ellos "todavía no comprende al matrimonio igualitario pero que tampoco los agredió ".

Una pareja que nació en una época difícil, después de muchos años de represión y en una sociedad conservadora que mantiene muchos pruritos cuando se habla de sexualidad o de personas con inclinaciones homosexuales. En esos tiempos, según Roberto "todo era muy dificil, no teniamos la libertad que hoy podemos disfrutar, hasta  alquilar una casa era complicado por que los dueños preguntaban quienes iban a vivir en ella y muchas veces nos negaron el alquiler".

Roberto proviene de una familia de clase media donde sus padres aceptaron su sexualidad desde un primer momento; en cambio Carlos tuvo mayores dificultades para enfrentar a sus progenitores y recién a los 30 años pudo revelar su secreto.

Al respecto Carlos nos cuenta "mi mámá era muy religiosa y mi papá policía, enfrentarlos me daba miedo porque temía que no compartieran mi decisión , hasta que un día pasados los 30 años pude decirle a mi mamá la verdad".

La ceremonia del casamiento fue un secreto guardado bajo siete llaves, ni siquiera el Registro Civil, a quienes consultamos en diversas oportunidades, reveló el acontecimiento. Esta decisión de los contrayentes tuvo que ver con no "mediatizar" el evento porque según Roberto "elegimos el anonimato en resguardo de nuestra identidad y de nuestro trabajo".

Un solo medio cubrió la ceremonia con la prohibición de develar la identidad de los contrayentes, pero la aparición de las fotos en las redes sociales vulneró la reserva de la pareja.

Nuestra charla con ellos duró unos 45 minutos aproximadamente y se realizó en el domicilio de ambos, el lugar elegido para celebrar el matrimonio. Allí Roberto y Carlos contaron por qué tomaron la decisión de casarse y cuáles fueron los miedos que tuvieron que enfrentar.

- ¿ Cuándo y por qué decidieron casarse despues de 24 años de convivencia?

Roberto : La decisión la tomamos cuando supimos que me tenía que operar de un problema que me aqueja desde hace un tiempo y ante el temor de algún inconveniente posterior a la intervención, decidimos unirnos para darle un marco legal a la relación, de esta manera  nos quedamos tranquilos.

Carlos : Yo trabajo en relación de dependencia y el matrimonio nos dá la posibilidad de compartir la obra social, si bien Roberto se va operar en el Hospital Público necesitamos tener una cobertura para todo lo que viene después. Además si llegara a pasar lo peor, aseguramos la herencia porque hemos conocido casos en parejas de homosexuales que al morir uno de los miembros, el otro se quedó en la calle y no queremos que esto nos pase.

- ¿ Y por qué el miedo a que el resto de la sociedad conozca vuestra decisión de contraer matrimonio?

Roberto: La sociedad sanrafaelina todavía reacciona como un pueblo, no existe la suficiente apertura para aceptar lo que hemos decidido. Nosotros sabemos que la Ley nos ampara pero sentíamos temor por el rechazo, sobre todo en el ámbito laboral y que eso finalmente nos pudiera perjudicar, por eso decidimos el anonimato, aunque parece que mucho no duró. (Risas...)

Carlos : Creo que nos merecemos esto después de haber trabajado durante mucho tiempo y haber luchado para constituir un hogar. La decisión de no comunicar el matrimonio se debe a lo que explicaba Roberto, aunque debo reconocer la presencia de un medio debido a la amistad que me une con un periodista que allí trabaja, pero finalmente las redes sociales develaron el misterio y acá estamos, sólo espero que esta decisión no nos cause problemas, porque como dije anteriormente la hemos luchado muchísimo y ya estamos viejitos para confrontar.

- Ustedes manifiestan que la sociedad nunca los agredió por su condición sexual, pero igualmente sienten temor, ¿cómo se entiende esto?

Carlos: La sociedad nos merece el mayor de los respetos, nosotros siempre mantuvimos un perfil bajo y nunca desafiamos a nadie con comportamientos que molestaran a los demás que no piensan ni sienten como nosotros. El miedo tiene que ver quizas con el protagonismo que ibamos a tener,  por eso no quisimos mediatizar el asunto.

Roberto: Durante mucho tiempo pasamos inadvertidos, porque siempre hemos respetado a los demás y esto tiene que ver con convicciones que uno lleva adentro. Durante 24 años hemos vivido juntos y nunca nos separamos, hemos tenido miles de peleas y las aceptamos porque forman parte de la pareja, hemos luchado y trabajado sin molestar a nadie y creo que la sociedad eso lo ha reconocido,  pero siempre existe algún malintencionado por eso quisimos resguardar nuestra intimidad.

- Si no hubiera estado ese problema de salud de por medio, ¿se hubieran casado igual?

Roberto: Siempre lo hemos hablado entre nosotros, pero no nos animábamos a ser los primeros, nunca hemos participado de una marcha a favor del matrimonio igualitario, creemos que es una decisión muy personal y que se debe tomar con el mayor de los respetos, porque el matrimonio es cosa seria y se necesita mucho amor y trabajo para mantenerlo.

Carlos : Aprovechamos una oportunidad que el Estado nos dió para mantener nuestra relación dentro de la Ley. Coincido con Roberto en todo lo que dice, sinceramente lo habíamos hablado y sentíamos curiosidad por saber quiénes iban a dar el primer paso, finalmente nos tocó a nosotros y la verdad es que no estamos arrepentidos, a pesar de que todo el mundo hoy conoce nuestra relación.

- ¿Qué piensan sobre la posibilidad de adoptar algún niño?

Roberto : Ya estamos grandes para criar un chico, ambos tenemos nuestras obsesiones y no queremos transmitirles nuestros temores. Si algún día tomamos la decisión le vamos a dar lo mejor que tenemos, pero me parece que esto no va a suceder, porque el sólo hecho de una posible discriminación, sobre todo en el colegio por tener padres homosexuales nos aterra, y el chico sufriría un montón.

Carlos : Yo no quiero adoptar, no me interesa tener hijos, creo que en esta etapa de mi vida no podría darles lo que se merecen, adoro a mis sobrinos, tengo 4 hermanos, y me desvivo por ellos, pero como padre no me veo. A Roberto le gustan los chicos,  pero estamos grandes para criarlos.

- Ustedes dieron el primer paso, ¿conocen alguna otra pareja homosexual que se quiera casar?

Carlos : Que yo sepa en San Rafael hay muy pocas parejas constituidas como la nuestra, y ojo, hablo de gente de nuestra edad. Desconozco que pasa entre los jóvenes. Esas uniones que conozco no creo que tomen la decisión ahora. Yo les recomendaría que esperen un poco y que nos utilicen como ejemplo para saber qué va a pasar en un futuro.

Roberto: En cuanto a los jóvenes, descreo que haya gente que se quiera casar, porque no les gusta trabajar. Llevar adelante una casa requiere de mucho sacrificio, algo que los chicos de hoy en dia no conocen y tampoco quieren hacer. Lamentablemente la juventud gay no se da cuenta de la libertad que hoy tiene, algo que nosotros a esa edad no pudimos disfrutar.

- ¿Quiénes asistieron al casamiento?

Roberto: Vino mi mamá , mi hermano, mis sobrinos, amigos y amigas. Una ceremonia muy linda y reservada en la que nos divertimos muchísimo.

Carlos: Vinieron algunos primos y sobrinos y por supuesto mis compañeros de trabajo, que nos regalaron la torta de casamiento.

- ¿ Y cómo es la vida de ustedes en pareja, como son los roles, quién cocina, quién lava, quién hace los trámites?

Carlos : Roberto cocina de maravilla, en realidad yo no hago nada en la casa, no me gustan las tareas domésticas, aunque en una oportunidad tuve que trabajar planchando ropa en la casa de una amiga, porque no teniamos que comer. Yo me encargo de los trámites y de ir a trabajar y lo ayudo a Roberto con el geriátrico. Nuestra vida es normal, somos muy caseros, salimos muy poco porque nos encanta el silencio y la vida familiar, los domingos asadito con la familia como cualquier hijo de vecino. Yo ya tengo 50 años y no me da el cuero para salir, trabajo toda la semana y cuando llego a casa quiero descansar y compartir alguna pelea con Roberto, algo que extraño cuando viajo a Puerto Madryn a visitar a mi hermano: sin mi "compañero de toda la vida " no sé que haría.

Roberto : Carlos es muy impulsivo y yo soy más reflexivo; él es celoso, en cambio yo nunca lo fui, creo que nos complementamos muy bien y eso está demostrado porque el año que viene vamos a cumplir las Bodas de Plata. A mí me encanta cocinar y la verdad es que nunca recibí una queja de los platos que serví en la mesa. (Ambos estallan en una carcajada...)

- ¿Se acercó alguna vez un chico  homosexual  para pedirles algún consejo ?

Carlos: Chicos no, pero padres que debían enfrentar la realidad, muchísimos. El mejor consejo es dialogar, decir la verdad y enfrentarla, conozco muchos chicos que se esconden en el anonimato y fingen tener relaciones con mujeres y son infelices, muchos de ellos terminan en la droga, el alcohol o intentos de suicidios, por miedo a hablar con sus padres. A mi me costó muchísimo enfrentar a mi madre, pero una vez que lo hice ella me entendió y yo me sentí liberado. En estos tiempos donde la sociedad acepta un poco más a quienes tenemos relaciones con gente del mismo sexo, lo fundamental es dialogar y si no, iniciar algún tratamiento psicológico para que el chico termine de aceptar su condición.

Roberto : A mi los chicos de hoy en día me dan mucha pena, si bien no tuve que dar consejos a nadie, el hecho de ver como desperdician su libertad me entristece, hay mucha violencia, droga y alcohol.

- ¿Alguna vez tuvieron experiencias con mujeres o les atrajo alguna señorita?

Carlos : Yo estuve de novio hace mucho tiempo con una chica y lo hacia para disimular mi condición homosexual, hasta que una vez la acompañé a una fiesta y uno de los amigos de mi novia le comentó que yo era gay, la chica hizo un escándalo y ahí me di cuenta que no tenia sentido hacer algo que no sentia. A mi la belleza de la mujer me deslumbra y tengo muchisimas amigas, pero no me atraen fisicamente, con ellas hablo de todo, creo que me tienen confianza porque soy un hombre y ademas puedo comprenderlas.

Roberto: Nunca tuve una experiencia con una mujer, es más, jamás me atrajo el sexo opuesto.

Carlos y Roberto se tenian que ir y la entrevista llegaba a su fin. Aunque quedaron muchas preguntas por hacer, entendimos que era hora de partir. Nos despedimos y quisimos sacarles una foto. Ellos no quisieron mostrar sus rostros porque los flashes no forman parte de su vida.

Los temores de Carlos se fueron disipando ante la actitud de Roberto que se mostró optimista por el presente y el futuro, como sí supiera que la operación es una prueba más que la pareja deberá afrontar.

Juntos y tomados de la mano nos despidieron mientras el fotógrafo de Mediamza. com apuntaba su cámara al decorado que se utilizó en la torta de casamiento y que representa la unión de la pareja.
Opiniones (0)
19 de octubre de 2017 | 03:29
1
ERROR
19 de octubre de 2017 | 03:29
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"
    En Imágenes
    Lo perdí todo víctimas del terremoto en México
    17 de Octubre de 2017
    "Lo perdí todo" víctimas del terremoto en México
    La última fecha de eliminatorias Rusia 2018 en imágenes
    11 de Octubre de 2017
    La última fecha de eliminatorias Rusia 2018 en imágenes