Félix González, nuevo ministro del gobierno de Jaque

Félix González, "el hombre sin rostro", es un cultor del bajo perfil, aunque siempre estuvo vinculado a decisiones importantes a nivel partidario o en los puestos que le tocó ocupar. Trabajó con Marita Perceval y se puso al servicio de Celso Jaque y de Alejandro Cazabán, de quien fue un acérrrimo enemigo.

El remplazante de Mario Adaro en el Ministerio de Gobierno es Félix González, un auténtico operador en las sombras, un hombre que resuelve las urgencias que surgen en el cuarto piso.

El 13 de noviembre de 2009, MDZ -con una columna de Juan Carlos Albornoz- describía la incorporación del ahora señalado como ministro, advirtiendo que "el gobernador tuvo que buscar en el pasado lejano y en sus viejas y escasas amistades de la política para conseguir el equipo que asesora al gobierno en su momento más bravo".

Félix González, un hombre con quien Jaque compartió banca cuando ambos eran diputados provinciales, en el periodo 1991-95. Luego González desarrolló distintas tareas de asesoramiento en el PJ, fue ptitular de sus Equipos Tecnológicos y antes de sumarse al equipo de Jaque y Cazabán, trabajo con la por entonces senadora nacional Marita Perceval.

Es difícil conseguir una foto suya: su tarea está en las entrañas del Gobierno y de la política. Y así ha servido en los últimos dos años, con la tarea nada menor de darle un giro a la forma en que la gestión provincial se estaba planteando ante la sociedad.

En la nota de referencia contamos su pasado de adversario de Cazabán, cosa que hoy es tan solo una curiosidad, ya que su paso al frente lo es también para el Secretario General de la Gobernación.

El pasado acerca datos curiosos sobre este desembarco. Contamos entonces: Se puede identificar al menos un momento en el que el asesor González estuvo enfrentado con Cazabán, para quien hoy trabaja. Corría 2002 y el Concejo Deliberante de Godoy Cruz (entonces el intendente era el radical César Biffi) sufría estertores por una denuncia de coima que mantuvo en vilo a la provincia durante varios meses.

La denuncia la hizo un concejal del PJ, Mauricio Guzmán, compadre de Cazabán en el peronismo, y a quien ayudó en la cruzada: el Chiqui fue por un tiempo el abogado del querellante de la causa. Ese querellante era otro personaje conocido de esta historia: Mario Adaro, actual ministro de Gobierno.

Pero González, en ese tiempo, estaba en la vereda de enfrente de Guzmán y Cazabán: le tocaba defender y ayudar desde la estructura del peronismo a Javier Martínez, uno de los concejales que fueron acusados y luego absueltos por la Justicia en el caso de las coimas.

La denuncia contra Martínez impidió su ingreso a la Cámara de Diputados (era un legislador provincial electo). Pero desde aquella época tormentosa, de “buenos” y “malos” en el peronismo local, hubo muchos cambios: como González, Martínez se hizo “marito” con el correr de los años y hoy paradójicamente responde a Cazabán, uno de sus justicieros de los viejos tiempos.

Opiniones (0)
14 de diciembre de 2017 | 14:21
1
ERROR
14 de diciembre de 2017 | 14:21
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"
    En Imágenes
    Leopardo al acecho
    7 de Diciembre de 2017
    Leopardo al acecho