El Gobierno ya tiene su usina de "apóstoles"

Rodeado por jóvenes de La Cámpora, Aníbal Fernández lanzó Panal, un programa de capacitación de dirigentes que funcionará en todo el país

"Mil disculpas. Soy medio fanático con los horarios. Pero estaba llegando la rei... la Presidenta a la Casa de Gobierno y no quería ausentarme sin tener una charla previa". Aníbal Fernández sonrío y dejó que lo aplaudieran. No fue el único que aludió a Cristina Kirchner como "la reina". Ocurrió el viernes último. La juventud kirchnerista estaba reunida para lanzar el Programa de Articulación Nacional y Acción Local (Panal), un plan de capacitación de nuevos dirigentes que tendrá sedes en todo el país. La sigla y el logo de la iniciativa, compuesto por celdas hexagonales como las de los panales de abejas, dejaron la comparación servida en bandeja.

En el salón de la planta baja de la Secretaría de la Jefatura de Gabinete hacía demasiado calor. Militantes de La Cámpora, y de otras agrupaciones oficialistas como PJ Digital, Negros de Mierda y la Juventud Porteña habían desplegado sus banderas una hora antes de la llegada del jefe de Gabinete. Las 150 sillas no alcanzaron para todos.

En el público se mezclaron el senador Eric Calcagno, la diputada María José Lubertino y varios habitués de los actos del kirchnerismo sub 35: la vicepresidenta del Inadi, María Rachid, el filósofo de Carta Abierta, Ricardo Forster, Alex Freyre y José María Di Bello, impulsores de la ley de matrimonio entre personas del mismo sexo y los primeros en casarse en el país, y la actriz Esther Goris.

"Cuando yo tenía 14 militábamos con la ñata contra el vidrio. Ahora los miro y pienso: ¡Puta!, ¡Que suerte tienen estos tipos que pueden organizarse!». A mí no me dejaban", siguió Aníbal Fernández. Volvió a ganarse un aplauso.

Panal K. Panal es una iniciativa de la Escuela Nacional de Gobierno (ENG), que depende de la Jefatura de Gabinete, y cuya dirección está a cargo de Sebastián Lorenzo. El programa es seguido de cerca por Andrés "El Cuervo" Larroque, subsecretario de Reforma Institucional para el Fortalecimiento de la Democracia y uno de los exponentes más poderosos de La Cámpora.

Visiblemente cómodo ("Estas cosas me llenan de recontrasatisfacción, dijo apenas llegó), Aníbal Fernández se metió de lleno en el tema por el que lo habían convocado. "Acá no estamos hablando de educar, sino de capacitar, de consensuar, de transferir conocimientos. Nos importa convencer antes que vencer. El que vence tiene prisioneros. El que convence tiene apóstoles. Necesitamos apóstoles. Necesitamos cuadros que sean multiplicadores", exclamó. "Tenemos que formar al pibe o a la piba que dentro de 10 años va a hacerse cargo de administrar el Estado. Podemos darles letra para cumplir con esa función de apóstoles de nuestra propuesta política", añadió. Tal vez empujado por la repetición de la palabra "apóstoles", remató: "Ojo. Esto no es un conjunto de tarados diciendo amén".

Completó la arenga con una reivindicación de la lucha por el poder. Y con la infaltable dosis de ironía. "Si no va en el sentido de la búsqueda del poder, la capacitación no tiene ningún sentido. Porque hacer política sin hacer política es como poner a un eunuco en un harén".

A su turno, un enérgico Larroque puso en palabras el "olor a octubre" que se respiraba en el auditorio. "Vamos a reventar las urnas. Y no sólo de votos, sino de conciencia", exclamó entre aplausos. Apenas se calmaron los gritos, concluyó: "Este es nuestro panal: nosotros somos las abejas obreras y la reina, la reina está mejor que nunca". Los aplausos volvieron a tronar.

A través de Panal se dictarán cursos de capacitación en áreas como juventud, derechos humanos, relaciones internacionales, comunicación y sociedad civil, identidad política y gobierno. El programa apunta a "todos los ciudadanos que posean vocación de formarse para mejorar sus capacidades a la hora de afrontar tareas dirigenciales principalmente en la esfera pública", se afirma en el folleto que se repartió durante el acto. Cada uno de los centros en los que se dictarán cursos, darán charlas y organizarán seminarios se llamará nodo. Además de la modalidad presencial se ofrecerán "plataformas de educación a distancia". Entre los capacitadores habrá funcionarios, dirigentes, técnicos, científicos y hasta artistas. La oferta de cursos y la nómina de docentes se conocerán la semana próxima.

"En la primera etapa, que termina en diciembre, existirá, de mínima, un nodo en cada provincia", dijo Lorenzo a lanacion.com. Añadió que, también en la primera fase, (que coincide con el final del mandato de Cristina Kirchner), habrá 15.000 matrículas disponibles. "Ese número podría ampliarse. Cada matrícula sirve para actividades que van desde charlas magistrales en las provincias hasta diplomaturas a distancia. La oferta académica es muy amplia", precisó.

El presupuesto que manejará Panal es un misterio. "La Escuela Nacional de Gobierno no tiene presupuesto propio. Cada proyecto se presupuesta y, según sus características, se ejecuta en el marco de otros programas asociados. Hay talleres para 50 personas y jornadas para 3000. En todos los casos, la ENG está asociada a organismos que son los que aportan los recursos. Nosotros ponemos la contraparte académica", explicó Lorenzo. Añadió que, justamente por esa modalidad de financiamiento, "es imposible" calcular cuánto dinero se destinará al programa.

"Hasta el último". Cuando promediaba su discurso de casi media hora, Aníbal Fernández volvió a hablar de la Presidenta. Ligó la tarea que se hará desde Panal con la mentada "continuidad del proyecto". "Cuando Cristina dice «Ayúdenme que sola no puedo», no lo dice porque necesite que la defiendan. Para eso le sobra paño, y largamente. Lo que está planteando es que este proyecto nos pertenece a todos y sólo va a prosperar si somos capaces de repicar tantas veces como sea necesario para que entre en corazón de hasta el último. Su colaboración es imperiosa", arengó a los gritos.

Antes de terminar, recordó a Néstor Kirchner. "¿Qué se hace frente a la pérdida? ¿Se llora? ¿Se patalea? No. Eso no es para nosotros. Tenemos que multiplicar para que esa muerte no haya sido al reverendo pedo".

Lejos del apuro con el que había llegado, Fernández se fue de a poco, entre saludos, abrazos y fotos. A su paso, todos hablaban de las elecciones de octubre. Listos para ser los apóstoles de una candidatura que nadie oficializó, pero que para todos es un hecho.

(fuente: www.lanacion.com.ar)
Opiniones (0)
16 de agosto de 2017 | 12:20
1
ERROR
16 de agosto de 2017 | 12:20
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"
    En Imágenes
    Bunkers de la Segunda Guerra Mundial
    15 de Agosto de 2017
    Bunkers de la Segunda Guerra Mundial
    EE.UU.: Violencia y caos en Charlottesville
    14 de Agosto de 2017
    EE.UU.: Violencia y caos en Charlottesville