Sobre la conciencia, la consciencia y el inconsciente

La lingüsita Nené Ramallo responde preguntas de los lectores sobre la escritura correcta de un puñado de palabras semejantes pero diferentes.

Al leer las preguntas de los lectores, me encontré con una duda  planteada acerca de cómo debe escribirse la palabra, ‘conciencia’ o ‘consciencia’. En un artículo ya publicado en esta columna, bajo el título “Los necios, la ciencia y la conciencia”, se trató este tema.

Transcribo el fragmento que responde a la pregunta: “¿Por qué “conciencia” y “consciencia”? El Panhispánico de dudas, que cito recurrentemente, nos advierte que los dos términos no son intercambiables en todos los contextos; en sentido moral, como ‘capacidad de distinguir entre el bien y el mal’, se usa solamente la forma ‘conciencia’; así, entonces, escribimos "Algunos funcionarios parecen tener la conciencia adormecida".

Con este sentido, forma varias locuciones, como tener mala conciencia, remorderle a alguien la conciencia, tener cargo de conciencia. En cambio, con el sentido general de ‘percepción o conocimiento’, se pueden usar las dos formas, aunque normalmente se prefiere la grafía más simple: "Fulano no tiene conciencia (o consciencia) de sus limitaciones".

Donde no puede suprimirse la –s– es en los adjetivos ‘consciente’ e ‘inconsciente’. En cambio, sí aparece suprimida en los verbos ‘concienciar’ y ‘concientizar’ y en los sustantivos ‘concienciación’ y ‘concientización’ “. Esto, que publicaba el MDZ hace más de un año, ha sido ratificado por la Ortografía de la lengua española, publicada en diciembre de 2010.

Otra pregunta de la misma lectora indagaba por qué si el adjetivo es ‘femenino’, el sustantivo que deriva de él no es ‘femeninidad’. Respondemos con la historia del término: “El vocablo ‘feminidad’, como “cualidad de femenino”, se formó a partir del adjetivo antiguo feminino (del latín femininus), con eliminación de una sílaba de la hipotética forma regular femininidad. No son válidas las formas con ‘e’, *femenidad ni *femeneidad, creadas a partir de femenino. Sí existe la forma ‘femineidad’, derivada del cultismo femíneo, derivado del latín femineus”.

¿Qué diferencia hay entre ‘competir’ y ‘competer’? COMPETIR es “contender o rivalizar”. Es un verbo irregular, que se conjuga como pedir y que lleva un complemento encabezado, en general, por la preposición CON y, a veces, por la preposición CONTRA:  Ese candidato compite con uno más joven y enérgico. La palabra compite hoy contra la imagen.

En cambio, COMPETER es “corresponder o incumbir a alguien o algo”. Es un verbo regular, que se construye siempre con un complemento indirecto: Le compete a la mujer el ocuparse de tareas rutinarias.

La confusión se produce no solamente en la conjugación sino en el sustantivo ‘competencia’, que puede responder a uno o a otro de los verbos mencionados: la ‘competencia’ se refiere a ‘competir’ cuando significa “rivalidad entre quienes se disputan algo”: Hay competencia entre Luis y Pedro por el segundo puesto. En cambio, la ‘competencia’ responderá a ‘competer’ cuando tome el significado de “incumbencia”: No es de mi competencia juzgar ese asunto tan enredado.

Fuente: Real Academia Española (2005). Diccionario panhispánico de dudas. Colombia, Santillana.

* Nené Ramallo es la directora del Departamento de Letras, de la Facultad de Filosofía y Letras de la UNCuyo; es lingüista, especialista en dialectología.

¿Qué sentís?
0%Satisfacción0%Esperanza0%Bronca0%Tristeza0%Incertidumbre0%Indiferencia
Opiniones (1)
5 de Diciembre de 2016|21:45
2
ERROR
5 de Diciembre de 2016|21:45
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"
  1. Como siempre, maestra.
    1
En Imágenes
Una vida en imágenes: Fidel Castro, 1926-2016
28 de Noviembre de 2016
Una vida en imágenes: Fidel Castro, 1926-2016