Jaque piensa en los cambios de la Corte provincial

Hace un exactamente un año MDZ publicó un informe donde describía el escenario donde estaba parado el gobernador Celso Jaque y la necesidad de cubrir la vacante que dejó en la Corte local Aída Kemelmajer de Carlucci. Hoy, a 8 meses del final de su gestión Jaque parece aprestarse a postular finalmente un candidato para ese cargo.

Desde que Aída Kemelmajer la jurista se alejó del Alto Tribunal de Mendoza lo concreto es que lo único concreto que ocurrió es que la presidenta Cristina Fernández, la designó como una de las encargadas de redactar el nuevo Código Civil Argentino junto a los jueces de la Corte nacional Ricardo Lorenzetti y Elena Highton de Nolasco.

Sin embargo, y finalmente, esta vez sí parece que Jaque está dispuesto en avanzar en darle su impronta a la Suprema Corte de Justicia, que ha sido uno de sus grandes objetivos de cambios institucionales –no logrado aún-.

Desde mediados de marzo surgió una mención del inminente anuncio y fue en los mismos Tribunales locales donde se escuchó por primera vez y fueron varios magistrados entre fiscales y camaristas que repitieron “el dato”.

Luego, durante la semana que pasó, informantes de la Casa de Gobierno confirmaron la pista dejando una serie de interrogantes sin responder.

Pero ha quedado claro que en la agenda íntima del Ejecutivo ha escalado varios posiciones aunque no está firme aún cuando el mandatario decidirá la presentación oficial del candidato a la Corte.

Por supuesto es que las especulaciones están a la orden del día y se desplegó el abanico de nombres aspirantes a “ser” el reemplazante de Kemelmajer, que dicho sea de paso, ha reclamado donde ha podido y ante quien quisiera escucharla que es necesario que se ocupe la vacante dentro del Máximo Órgano de Justicia. Y si de reclamo se trata, la misma prestigiosa abogada ha reclamado que su reemplazante sea mujer exigiendo un tácito cupo femenino impuesto como si su destacada perfomance desde el 1 de enero de 1984 hasta el 30 de abril de 2010 haya sentado jurisprudencia sobre la participación femenina dentro de la Corte.

Ahora bien, desde las segundas y terceras líneas del Gobierno admiten algunos movimientos en este sentido, por más que desde el círculo más cercano a Jaque sólo han respondido secamente, ante la consulta de MDZ, que “no hay nada que decir sobre este tema”.

Quizá el momento, el contexto político que entorna al gobernador y a su ladero Alejandro Cazabán genere este silencio ya que en pleno proceso de definiciones de candidaturas electorales las fichas se juegan sigilosamente y los observadores más osados apuestan que esta nominación forme parte de esas movidas o que se confunda ambos procesos se confundan.

Sólo para recordar, el 30 de marzo del año pasado MDZ consultó a sus lectores cuáles eran las características que debería tener un juez de Corte. Para ingresar a aquella encuesta hacé clic aqui.

El hombre del cuarto piso

Hace un año se dijo en una crónica de este diario digital que había una serie de nombres donde sobresalía un exponente puramente oficialista como es el subsecretario Legal y Técnico Fernando Smón, hombre de confianza de Cazabán y redactor de las leyes de reforma de Seguridad aplicadas en 1999. Durante esta última parte de gestión gubernamental el funcionario ha cobrado protagonismo quizá obligado por las circunstancias en temas calientes como la protesta de los artistas que generó la interrupción de la sucesión de los actos centrales de la Vendimia. Este protagonismo lo ha hecho mostrarse más de lo que él quisiera, pero su imagen aún es recordada cuando se sentó al lado de Cazabán el 2 de diciembre de 2009 en la Legislatura donde el jefe de gabinete extorsión de parte de los empresarios José Luis Manzano y Daniel Vila para conseguir mejoras en la tarifa eléctrica. Quienes dudan de las chances de Simón apuntan que es un postulante demasiado identificado con Cazabán y Jaque -en ese orden- por lo que su paso por el Senado sería complicado.

El fiscal impulsor de los juicios en Mendoza 

En cambio, ha resurgido la figura, antigua en esta historia de candidaturas, del actual fiscal federal Omar Palermo quien está identificado por generación y por legendaria amistad con varios componentes del gabinete. Desde que Palermo decidió renunciar como camarista del crimen en la justicia provincial para pasar al ámbito federal marcó un camino afín a estos tiempos kirchneristas. En ese marco, Palermo ha sido un factor desequilibrante para que las causas por crímenes de lesa humanidad ocurridos durante la última dictadura avanzaran y se concretaran los juicios tanto en el Sur como en Mendoza. Su imagen se agigantó en la consideración judicial y política por la salida de los camaristas federales Otilio Romano y Miret sospechados de colaborar o encubrir el aparato represor de los ’70. El caso de Palermo tendría franqueado, a primera vista, el paso por el Senado ya que cuenta con simpatía entre algunos referentes opositores como es el legislador radical Jua Carlos Jaliff.

La presidenta provisional "azul"

A la par de estos análisis que se hacen en Casa de Gobierno se ha ido fortaleciendo también una figura de la misma Legislatura. Allí está consolidada la imagen de la senadora Miriam Gallardo presidenta provisional de la Cámara alta y tercera autoridad provincial. La abogada que ha desarrollado su carrera política dentro del sector interno Azul del PJ se ha mostrado solícita y orgánica cuando le ha tocado quedarse a cargo del Ejecutivo. Pero justamente su pertenencia interna dentro del peronismo puede ser un factor ambivalente para sus posibilidades teniendo en cuenta la tensión que hay entre los sectores del PJ (los azules del Juan Carlos Mazzón y el jaquismo) para dirimir las candidaturas.

El penalista

Para completar este pocker ha vuelto al ruedo de las menciones el prestigioso abogado penalista Alejandro Poquet, ex subsecretario de Justicia durante 1999 cuando Cazabán fue el reformador ministro de Seguridad. Su nombre siempre ha sonado como parte del recambio generacional, y su trayectoria como intelectual del Derecho Penal lo avala pero, señalan desde el mismo Gobierno, que le juegan en contra sus contactos con los sectores privados algunos de los cuales pugnan por incidir en el poder institucional. Después de esa explicación formal todos admiten que se refieren al acercamiento de Poquet con Daniel Vila. Dadas estas circunstancias, los mismos laderos de Jaque aseguran que el gobernador no dejará escapar la oportunidad de ubicar “su” ministro de la Corte. Aunque algunos creen que lo más conveniente es hacerlo luego de las elecciones de octubre.

Conclusión previa: se acortan los plazos para cumplir el objetivo

Jaque quizá esperó demasiado, esperando que se produjera una nueva vacante en la Corte (especulaban que Fernando Romano también se retirara), pero esto no ocurrió y ya nadie duda que no habrá más renuncias de jueces de Corte por lo que al mandatario está cada vez más apurado por sus propios tiempos si es que quiere ser él quien inicie el cambio generacional de la Corte que, a juzgar desde la salida de Kemelmajer, su gestión parece haberse amecetado y sólo sostenida por su presidente Alejandro Pérez Hualde, justamente el último en ingresar al cuerpo de ministros a instancias de Julio Cobos cuando el actual vipresidente ejercía el gobierno provincial.

Opiniones (0)
17 de diciembre de 2017 | 19:28
1
ERROR
17 de diciembre de 2017 | 19:28
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"
    En Imágenes
    Leopardo al acecho
    7 de Diciembre de 2017
    Leopardo al acecho