El climax en "las roscas" partidarias

Peronistas y radicales se acercan al momento decisivo de alumbrar sus candidatos a gobernador para las elecciones de octubre. Quiénes se perfilan, por qué se enfrentan y cuáles son sus miedos. La necesidad de seducir en los comités, pero también fuera de ellos

La rosca de los partidos políticos es una película que casi nadie quiere ver. Y que aquel que la mira de afuera no comprende muy bien, como si se tratara de un extraño filme experimental.

Para algunos, este vértigo prematuro en la definición de las candidaturas para las elecciones de octubre directamente es innecesario. Allí se anota por ejemplo Julio Cobos, quien dijo en un programa televisivo esta semana que en política no tiene sentido hacer nada hasta las semanas previas a los comicios, porque hasta entonces la gente está "en otra cosa".

Lógicamente, el concepto proviene de un dirigente que desprecia las estructuras partidarias. Esas estructuras, en cualquier caso, son las que controlan la política en Argentina. Los políticos tienen que tragárselas como son. O ser Cobos.

Y las estructuras partidarias están en un momento de clímax en Mendoza, sobre el que vale la pena detenerse, ya que en las próximas semanas comenzarán a definirse las personas que pugnarán por conducir la provincia hasta 2015. Y a estas personas bien vale ir conociéndolas desde ya.

Hora clave para el justicialismo. La cara del candidato a gobernador del peronismo mendocino debería surgir de aquí a 10 días. Es que la Casa Rosada ha pedido (por intermedio del operador Juan Carlos Mazzón) que los peronistas locales lo definan por consenso y el 14 es el cierre de listas. Si para entonces hay más de un precandidato, habrá interna.

Hoy por hoy, los anotados para suceder a Celso Jaque siguen siendo muchos. Aunque los que tienen chances reales de llegar son menos. Alejandro Cazabán, secretario de la gobernación, es que el que ha logrado hacerse más conocido a través de la publicidad. Del otro lado hay varios precandidatos que han elegido el camino inverso: unirse entre ellos para decidir sólo al final quién será el que los representará.

En este último grupo, los conductores son el presidente del partido Rubén Miranda, el diputado nacional Omar Félix y el sector de los azules. Sus últimos movimientos han sido notables ya que después de una reunión que celebraron el viernes parecen haber conseguido sumar de su lado a todos los funcionarios que inicialmente se habían anotado también como precandidatos (Guillermo Carmona, Francisco Pérez y Raúl Mercau), varios intendentes, y referentes kirchneristas y del sindicalismo, entre otros.

No obstante, del otro lado, Cazabán no se amilanó por la puesta en escena de sus rivales internos y ayer, en cambio, pidió "no dramatizar" la interna. El secretario gubernamental ostenta menos apoyos (dos intendentes y otros referentes sindicales) pero sigue en la pelea en base a lo que sus colaboradores definen como gestos necesarios de "vocación de poder".

Entre los peronistas parecen haber alguna cuentas pendientes que frenan el acuerdo. Los azules son los más interesados en forzar a que Cazabán se baje de la candidatura. Los comandados en Mendoza por el senador nacional Adolfo Bermejo nunca tuvieron una buena relación con el hombre fuerte del cuarto piso y hasta se sienten defraudados por la ruptura de un supuesto "pacto" según el cual, tras renunciar Bermejo en febrero a su candidatura, lo mismo debían hacer el gobernador y su secretario para evitar la interna.

“Cazabán no puede ser candidato de nuestro sector”, reaccionó esta semana el diputado bermejista Carlos Bianchinelli, al mencionársele la posibilidad de compartir una fórmula.

Colaboradores del funcionario, como es el caso del asesor Félix González, están al tanto del planteo de sus adversarios, pero ponen condiciones: dicen que Cazabán podría eventualmente bajarse en tanto y en cuanto el que ocupe su lugar “se comprometa a defender la gestión”. Todo un mensaje de los cazabanistas para los críticos del Gobierno que tienen en su equipo los azules, empezando por el propio diputado Félix.

El secretario de Jaque, además, ha hecho carne una frase: "Si no soy el elegido, no voy a tener problemas de bajar al llano y acompañar".

Los partidarios de Cazabán tratan en estas horas de que la contra entienda que las ínfulas del funcionario no son gestos de soberbia, sino pura vocación de poder. Lo sintetizan con una frase: “La política no se hace con vacantes”, afirman.

Cazabán también parece estar resignado a jugarse sin privilegios ni bendiciones. Y a confiar en que su mística podrá más que la furia de los enemigos íntimos.

Las mil dudas del radicalismo. Mil dudas, mil cálculos, mil vueltas. Así está la UCR de cara al proceso de elección de su candidato, que ya tuvo dos fechas anunciadas (a mediados de mayo y a mediados de este mes), pero que suprimió las dos y ahora directamente asume que el calendario interno está por verse.

Los radicales parecían encaminarse a un duelo cerrado entre Alfredo Cornejo y Roberto Iglesias, hasta que súbitamente frenaron la elección. A la mayoría (menos Iglesias) los inundaron los temores frente al poder supremo del kirchnerismo, no sólo temible por la performance de Cristina en las encuestas y el eventual arrastre en Mendoza, sino por la posibilidad que otra vez capte un dirigente radical (en este caso, Víctor Fayad) y lo haga candidato suyo.

Hoy el espectro de candidatos, en un marco de indefiniciones, ha crecido e incluye dos más: Fayad y Cobos. Aunque al menos este último parece haber reactivado su candidatura presidencial, después del fiasco de la preinterna entre Ricardo Alfonsín y Ernesto Sanz.

Los temores de la UCR a la hora definir su candidato a gobernador se profundizan debido a la ausencia de figuras importantes para competir en la mayoría de los departamentos y que, además de traccionar desde abajo la candidatura, permitan que varios dirigentes conserven su poder territorial.

Cornejo no atina a dar el paso definitivo como candidato a gobernador, entre otras cosas, porque las encuestas le marcan la posibilidad de que el radicalismo pierda Godoy Cruz si él no es quien se postula para continuar en la intendencia.

Fayad, temeroso de despertar una interna por la sucesión (en este caso, entre radicales) que hoy no existe en Capital, difícilmente de el salto a la candidatura mayor.

Por razones similares, directamente optaron por quedarse en sus departamentos, bajo techos seguros, dos intendentes que se perfilaban hace tiempo para la gobernación: Eduardo Giner (Tunuyán) y Mario Abed (Junín).

Los miedos paralizan y por ello mañana los radicales confirmarán nada más que un estiramiento de la rosca interna, probablemente hasta fines de mayo.

Los límites de la rosca ¿Pero cuáles son los condicionamientos de la discusión interna desatada frenéticamente en todos los partidos?

Algunos han comenzado a advertir que la selección de candidatos no puede agotarse en sí misma, ya que si las figuras elegidas tienen consensos partidarios pero no gozan de buena imagen en la sociedad, las pequeñas victorias de hoy pueden anticipar las grandes derrotas de mañana.

Se trata, entonces, de atender dos paladares que pueden ser distintos. Lo repite sin cesar el radical Iglesias, quien se siente el mejor visto por la sociedad mendocina a pesar de no tener la mayoría dentro del partido. Lo sugiere el peronista Cazabán desde sus grandes carteles, donde no parece mirar sólo a los afiliados de su partido, sino a los habitantes de la provincia toda.

En este marco, el desafío es grande para los generales y soldados de los comités partidarios: tarde o temprano los van a mirar los de afuera. Y serán quienes tengan la última palabra.  
Opiniones (1)
20 de noviembre de 2017 | 09:19
2
ERROR
20 de noviembre de 2017 | 09:19
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"
  1. ... estaremos escuchando a los políticos cada uno llevando agua para su molino.Sres políticos por favor dejennos descansar de verlos y escucharlos. ¡¡ Una tregua !!!
    1
En Imágenes
Grammy Latinos 2017
18 de Noviembre de 2017
Grammy Latinos 2017
Lluvias torrenciales en Grecia
16 de Noviembre de 2017
Lluvias torrenciales en Grecia