Acuerdo opositor para "cuidar la democracia"

"Cuidar la democracia es el imperativo de la hora y lo vamos a hacer", reza el documento que suscribieron Ricardo Alfonsín (UCR), Mauricio Macri (Pro), Ernesto Sanz (UCR), Elisa Carrió (Coalición Cívica), Eduardo Duhalde y Felipe Solá (Peronismo Federal). Los firmantes aclaran que este escrito no significa un acuerdo electoral y que sólo lo inspira un objetivo institucional: el respeto por "la libertad de expresión, la independencia del Poder Judicial y el efectivo cumplimiento de los fallos

En un acto sin precedente, los principales candidatos presidenciales de la oposición suscribieron ayer un enérgico pronunciamiento en el que se comprometen a defender la democracia del "uso indiscriminado del poder" que ejerce el Gobierno, al que responsabilizan de utilizar "los recursos del Estado" para perseguir y amedrentar a quienes no comulgan con su modelo político de gestión.

"Cuidar la democracia es el imperativo de la hora y lo vamos a hacer", reza el documento que suscribieron Ricardo Alfonsín (UCR), Mauricio Macri (Pro), Ernesto Sanz (UCR), Elisa Carrió (Coalición Cívica), Eduardo Duhalde y Felipe Solá (Peronismo Federal). Los firmantes aclaran que este escrito no significa el preludio de un acuerdo electoral, sino que sólo lo inspira un objetivo institucional: el respeto por "la libertad de expresión, la independencia del Poder Judicial y el efectivo cumplimiento de los fallos". "Forma parte de un acuerdo pétreo e inamovible que debe respetarse gobierne quien gobierne la República", es el compromiso común.

Los candidatos presidenciales que decidieron no rubricar este escrito fueron Julio Cobos (por su papel como vicepresidente), el líder de Proyecto Sur, Fernando "Pino" Solanas, y Alberto Rodríguez Saá (Peronismo Federal). Tampoco lo apoyaron el Partido Socialista y GEN.

La relevancia política e institucional de este documento radica en que, por primera vez, los candidatos opositores decidieron deponer sus diferencias electorales para erigirse ante la sociedad como una valla común ante la sistemática violación de los derechos colectivos e individuales que, a su juicio, ejerce el Gobierno y que se agravó en la última semana.

En efecto, el bloqueo a las plantas impresoras de Clarín y de La Nación , el domingo pasado; la decisión del Gobierno de incumplir la orden judicial que exige impedir el bloqueo de medios de comunicación; las sanciones oficiales a las consultoras privadas que miden la inflación y el uso sistémico de organismos del Estado -como la AFIP, la Secretaría de Comercio y la SIDE- para amedrentar a políticos, empresarios y periodistas contrarios al Gobierno son, a criterio de los opositores, motivos de suficiente gravedad para emitir este testimonio común.

"Debemos unir fuerzas diversas en un único eje: no aceptar en silencio la persecución, el uso indiscriminado del poder o la utilización de organismos del Estado utilizados fuera de su finalidad. Los medios de comunicación, las empresas, los trabajadores, las consultoras privadas que miden la inflación o cualquier ciudadano no deben ser penalizados por sus ideas o por el desarrollo de actividades lícitas que el Gobierno considera inconvenientes para sus intereses", se asevera en el documento.

En otro párrafo se ratifica esta misma vocación. "La democracia argentina debe ser cuidada y protegida de acciones de intolerancia, de persecuciones, de señalamientos, escraches o cualquier intento de discrecionalidad en el uso de los recursos que el mismo Estado posee. Los límites del Estado los define la Constitución, no el poder gobernante", se asevera.

No resulta casual la mención en el texto a la Constitución y, particularmente, a su artículo 36. Fue incluido a instancias de Carrió y advierte que quien atente contra el orden democrático será considerado un infame traidor a la patria y sus actos serán nulos. Allí también se habilita a todos los ciudadanos a resistir "contra quienes ejecutaren los actos de fuerza".

Freno al Gobierno
El documento opositor comenzó a gestarse, en la mayor reserva, en los más empinados despachos de la Cámara de Diputados a mediados de esta semana. La preocupación era compartida: tratar de revertir la opinión generalizada en la sociedad de que la oposición está peleada y dividida y que sólo se preocupa por sacarse ventajas. "Mientras tanto, el Gobierno avanza contra todo y crece en las encuestas", se lamentaba uno de los artífices del documento.

Los bloqueos a los diarios y el premio de periodismo que recibió el polémico presidente venezolano Hugo Chávez fueron las gotas que colmaron el vaso. "Tenemos que hacer algo", coincidieron los diputados Patricia Bullrich (Coalición Cívica), Federico Pinedo (Pro), Oscar Aguad (UCR) y Gustavo Ferrari (Peronismo Federal), tras un largo almuerzo, el miércoles. Allí surgió la idea de emitir un documento pero, para que adquiriera trascendencia, se acordó que lo firmaran los candidatos presidenciales. Allí entraron en acción Ricardo Gil Lavedra, jefe del bloque radical que convenció a Alfonsín, a Angel Rozas -titular de la UCR- y al senador Gerardo Morales de suscribir el acuerdo pese a la renuencia del socialismo, de Proyecto Sur y de GEN. Del radicalismo acompañaron con su firma Aguad, como vicepresidente de la Cámara baja, y la presidenta de la Comisión de Libertad de Expresión, Silvana Giudici.

Por el PJ Federal, Ferrari obtuvo las firmas de Duhalde, Solá y del candidato a gobernador bonaerense Francisco de Narváez. Por parte de la Coalición Cívica, además de Bullrich y de Carrió, suscribió el documento el diputado Alfonso Prat-Gay, mientras que por Pro firmaron Macri y Pinedo.
Opiniones (0)
23 de septiembre de 2017 | 18:42
1
ERROR
23 de septiembre de 2017 | 18:42
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"
    En Imágenes
    Finalistas del concurso 'El fotógrafo del año de la naturaleza salvaje'
    20 de Septiembre de 2017
    Finalistas del concurso 'El fotógrafo del año de la naturaleza salvaje'