"Masificar el diseño", esa es la cuestión

Así piensan cinco referentes en la materia, dedicados a innovar y mostrar originalidad. MDZ Sociales organizó un divertido after office con diseñadores mendocinos para conversar sobre el auge y la importancia que toma el diseño en distintos ámbitos.

Pertenecen al ámbito profesional de Mendoza; son parte de una generación que ve en la innovación, el cambio y la originalidad, los ejes para desenvolverse y mostrar productos realmente interesantes; el diseño es su "metié" y su masificación, el permanente objetivo.

MDZ Sociales convocó a cinco reconocidos diseñadores mendocinos -cada uno abocado a un subrubro diferente y en varios de los casos, considerados artistas- para conversar acerca de una tendencia visible en la provincia: la importancia del diseño y su explosión en todos los ámbitos -empresarial, comercial, privado, etc.-

De acuerdo al orden de llegada a la reunión -realizada en Cafe Latte de la Quinta Sección-, ellos fueron: Gustavo Valdéz, Daniela Cormio, Julieta Peñaloza, Miguel Gandolfo y María Laura Andreu.

En plena charla: María Laura Andreu y Daniela Cormio -de iSho- y Julieta Peñaloza -de Señorita Pasión-.

Customizar y enchular, esa es la cuestión. Términos novedosos en boca de personas que buscan diferenciarse con otras ramas del diseño y la estética -como la arquitectura y el interiorismo-. Y justamente, de customizar y enchular, se trata la tarea de ellos.

"Es justamente agregar valor", comenzó Gustavo. "Así es, esto de customizar se trata de refrescar o dar una vuelta de tuerca de imagen a algo", completó Julieta.

Sobre esto, Daniela aclaró que ese "algo" va desde una prenda, un producto, hasta un restaurante o una casa. "La diferencia fundamental de nuestra tarea con la de un arquitecto es que nosotros trabajamos específicamente la imagen y le ponemos onda. El decorador ilumina y "mete" muebles, solamente ambienta".

Diseño para todos. La motivación principal de la nota surgió de la siguiente observación: es un hecho que el diseño ha irrumpido y se ha instalado por doquier, y cada invitado reafirmó esa postura. El debate comenzó con los dos primeros en llegar, Cormio y Valdéz.

"Creo que el boom del diseño fue hace aproximadamente diez años atrás, y se dio a nivel internacional. La tecnología y la comunicación global hicieron que las cosas llegaran a todos inmediatamente", dijo Dani Cormio.

"Fue allí cuando el diseño empezó a ser valorado y captado por la gente, que comenzó a incorporarlo a sus vidas y sus empresas", completó Gustavo Valdéz.

Gustavo Valdéz, un diseñador muy social y multifacético.

En ese momento se completó la mesa y María Laura Andreu se prendió en la charla: "Es que los empresarios dijeron: diseño = status. Pareciera que para diferenciarse, hay que contratar un diseñador. En un principio el diseño era algo elitista. Sólo algunos tenían la posibilidad de consumirlo. Ahora hay una masificación y todos pueden acceder a él". 

Gustavo, en tanto, finalizó asegurando que: "el resultado es distinto si el trabajo lo hace un diseñador: ahí es donde está el valor agregado".

El gusto del cliente vs. la estética del diseñador. Un tema candente fue cómo se congenia las intenciones del cliente con los criterios profesionales de los diseñadores. Los gustos son variados y nunca faltan los amantes de lo bizarro y los contrastes violentos; y con esto, el profesional debe lidiar muchas veces.

"El cliente llega con sueños y cargas emocionales que nos traslada y que no siempre son los adecuados para lograr el triunfo de su look, de su marca, de su negocio", aclaró Gustavo Valdéz.

"Nosotras, primero nos reunimos con el cliente; él nos cuenta lo que quiere, y le mostramos el camino. Lo intentamos encausar por nuestra estética, nuestra historia. Generalmente el cliente te busca por lo que has hecho; conoce tus trabajos de antemano y confía en el resultado", comentó Daniela Cormio.

Miguel Gandolfo: diseñador, carpintero, escultor.

Todos coincidieron en algo que reafirmó Miguel Gandolfo -con más de veinte años de trayectoria en la creación de muebles-: "si llegan a vos es porque confían y aprecian tu trabajo".

Julieta Peñaloza, inclinada cien por ciento al diseño de ropa, aportó su visión con respecto a este tema: "es muy sutil el trato que tenés que darle a cada cliente. Las mujeres vienen con una imagen negativa y exagerada de su cuerpo: se ven más gordas, más feas. Se quejan siempre. Yo trato de resaltar lo positivo de cada silueta. Conjugo dos aspectos: que ellas se vistan según su gusto, respetando su personalidad y realidad, pero también que quede representado mi marca, mi producto. Mi nombre está en juego y, por eso, debemos adaptarnos las dos.

Sobre los pseudo-diseñadores. La charla, luego viró hacia aquellos que se colocan el título de diseñadores o esteticistas y se "meten" a asesorar a empresas o personas en su look o estilo. Al respecto, Miguel Gandolfo comentó que, "muchas veces hay personas que no tienen alma de chantas, sino que actúan con una intención de deseo, buscando algo que quieren ser. Hay gente que se cree mentiras, y de tanto insistir, parece que se volvieran verdad. Dicen tanto que son diseñadores, que ellos mismos se lo creen, y ya es como si fuera real. Convencen".

Sin embargo, todos compartieron una misma conclusión: si tenés convicción y mucha labia, pero tus resultados no son buenos, fracasás. El producto final es lo que marca el éxito o lo que te hace trascender.

"Es cierto que tener una cuota de orgullo y hedonismo es importante para vender, para convencer al otro", finaliza Gandolfo.

Casas tuneadas. En materia de decoración estructural, una de las tendencias más nuevas es la de dar vida a las paredes a través de la decoración con vinilos. María Laura Andreu y Daniela Cormio son las responsables de esta novedosa propuesta, que fluctúa entre la típica pared pintada de un sólo color y el ya conocido empapelado. “Frente a esos espacios vacíos o de un color uniforme en las paredes que provocan una sensación de indiferencia o continuidad un poco aburrida, los vinilos decorativos hacen que esos espacios queden realzados, aportándoles vida”, comenta María Laura.

Daniela Cormio, la más locuaz del grupo.

“Está buenísimo porque el vinilo puede usarse tanto en exteriores como interiores, y se utiliza en la decoración de habitaciones, cocinas, oficinas, restaurantes, e incluso grandes objetos como heladeras, roperos, sillas, etc.”, aportó Gustavo Valdéz.

“En Mendoza, la tendencia crece”, asegura Dani Cormio. “Son muchos los mendocinos que se están sumando a esta idea y que deciden decorar sus muros con stickers. La gran ventaja es que ahora un pibe que recién se muda, puede generar en su propio espacio ambientes lindos, con onda… y no tiene que ahorrar mil años para poder comprarse un cuadro”.

“La idea de emprender iSho tiene que ver con que nos pareció buenísimo que a precios súper módicos la gente pueda empezar a jugar y ponerle mucha onda a sus paredes, ventanas, muebles, espejos, techo o suelo. Hay cientos de motivos que van desde lo divertido hasta lo minimalista, lo artístico y lo urbano”, completó la Andreu.

Indumentaria y osadía. Julieta Peñaloza opinó sobre los mendocinos, la moda más hot, sugerente… y la posibilidad creativa de los diseñadores. “Yo soy súper optimista. Las mujeres de a poquito se van animando a más y el varón también. Al hombre le gusta customizar sus remeras, y las chicas se dan cuenta de que tienen que batallar contra el conservadorismo y animarse a telas como tules, el uso de transparencias… siempre cuidando lo estético y el buen gusto”.

“Te cuento algo: me ha pasado que he diseñado productos que, luego de terminados, los miraba y decía `esto no lo vendo más´, y luego se me vuelan. No tendría tanto laburo si la gente no se animara a comprar cosas diferentes, con diseño. Tengo clientas con una gran franja etaria: desde chicas de 15 a señoras de 50, 55 años”, comentó Juli.

María Laura Andreu, la más impuntual pero fue perdonada porque llevó regalos.

Todavía... mucho por recorrer. Son concientes del potencial que tienen y de los éxitos que cosechan con cada uno en sus trabajos. Son reconocidos, son "famosos" entre sus pares y eso es lo que los estimula a seguir perfeccionándose.

"Nos sentimos referentes de esta movida. Le ponemos pasión y pensamos que uno siempre está por llegar. El error es creérsela, pensar que uno ya llegó a la meta", comentó María Luara.

"A mí me ocurre que llegan clientes al taller y me encargan cosas estándares y clientes que buscan mi creatividad. Yo hago las dos cosas. Me he dado cuenta de que me buscan más por mi parte artística, pero no reniego de lo otro, también es válido y sirve como reconocimiento.

Los invitados, uno por uno:

- Gustavo Valdéz - diseñador gráfico: el más puntual, el más social (conocía a cada uno de los presentes) y el más original a la hora de hacer su pedido: se inclinó por el "ice coffee", una especialidad de Café Latte que también atrajo la atención de varios de los invitados.

- Julieta Peñaloza - diseñadora de Indumentarias: llegó con algunas prendas de su autoría y se animó a lucirlas para la foto grupal.

- Daniela Cormio - diseñadora gráfica: simpática, desde que llegó, se metió en la conversación y tuvo aportes precisos para cada uno de los temas propuestos.

- Miguel Gandolfo - diseñador de muebles: también artista (escuple en madera), fue el más intelectual de la mesa, profundizó en todos los conceptos; probó el café frío y luego, pidió un tostado.

- María Laura Andreu - publicista: al contrario de su socia, la más callada. Llegó última, pero avisó de su tardanza y apareció con regalos para los periodistas de parte de ella y de Daniela.  

Los anfitriones:

- Café Latte, en la esquina de Leónidas Aguirre y Moyano de Ciudad, fue el punto de reunión del after con diseñadores. Marina, Mariela y Fernanda, las responsables de la atención de la mesa durante toda la tarde. Las chicas, muy serviciales, atendieron todos los pedidos de los invitados. Un aplauso para ellas. 

En Imágenes
Wildlife Photographer of the Year 2017
18 de Octubre de 2017
Wildlife Photographer of the Year 2017
Lo perdí todo víctimas del terremoto en México
17 de Octubre de 2017
"Lo perdí todo" víctimas del terremoto en México