“¿Quién nos habla aquí de olvido, de renuncia, de perdón?”: La Guerra vista por el hermano de un combatiente

Daniel Flores es un hombre de 50 años, hermano mayor por dos de Héctor, ex combatiente de Malvinas. En esta entrevista que dio a Mediamza.com, Daniel cuenta cómo vivía la familia desde San Rafael lo que ocurría en las islas del Atlántico Sur durante el conflicto bélico.

Daniel considera que “esta es la oportunidad de su vida de decir públicamente todo lo que he dicho en forma privada”, En algunos momentos de su relato, el entrevistado contiene las lágrimas que dejarían en evidencia el dolor de tener un ser querido en un lugar peligroso y sin saber nada de él durante días y semanas.

Daniel, ¿qué trabajo tenía durante la guerra?

Yo en ese momento era efectivo en la Policía de Mendoza con dos años de antigüedad. Trabajaba en cuerpos semi militarizados al requerimiento de lo que pidieran al servicio de la Patria. Es decir que podría haber ido yo también a Malvinas. Mi función acá era ser policía nada más. Permanecí en la fuerza 10 años porque emprendí otra actividad económica ya que el sueldo que ganaba en ese momento no me alcanzaba para vivir.  Hoy los sueldos de los policías son relativamente mejores.

¿Por qué fue enlistado su hermano para ir a Malvinas?

Mi hermano se fue con 15 años a estudiar a la Escuela de Mecánica de la Armada a Buenos Aires, salió con el rango de cabo segundo, el rango más bajo en la carrera de suboficiales y se especializó en meteorología. Cuando sucede el hecho de Malvinas tenía 19 años. Le dan una semana más o menos y después lo llamaron para subirse al crucero Belgrano. Tratamos de ocultárselo a mi mamá pero luego de un tiempo se enteró, no se lo podíamos ocultar más.

Yo no me acuerdo bien el día que hundieron el Belgrano, pero dieron un comunicado de guerra en la radio donde dicen que “el Belgrano iba navegando fuera de la zona de exclusión cuando fue atacado”. El Comando en Jefe del Ejército trabajó siempre con mentiras porque decían que había sido atacado fuera del área de exclusión y que venía navegando en dirección al continente. Eran todas mentiras, después nos enteramos de la verdad cuando pudimos hablar con mi hermano. Nos dibujaron muchas cosas con mentiras, como cuando decía que íbamos ganando la guerra cuando nos estaban masacrando los pibes. Nos mintieron asquerosamente como pasó siempre en la Argentina, con gobiernos militares y democráticos, con la diferencia de que esto era una guerra, no era joda.

Una foto de Daniel y Héctor de esa época

¿Cómo reaccionó cuando se enteró del hundimiento del barco?

Cuando me enteré era una noche con una lluviecita, estaba medio fresco, y yo me había ido al cine “Marconi”. Caminando hacia mi casa en la calle Zapata (Pueblo Diamante), me encuentro con mi papá en la esquina de Galver llorando, con cara de desesperado, que había salido al centro a buscarme porque ya se había enterado del hundimiento. Me dio la triste noticia y me dijo que no sabía qué hacer porque mi mamá estaba con un ataque de nervios.

Cuando nos vamos acercando a mi casa -eso es algo que nunca me voy a olvidar en mi vida- la vi a mi mamá que se tiraba al piso en la calle, rodaba, lloraba, se arrodillaba, pedía, se arrancaba los pelos de la cabeza y gritaba “mi hijito, mi hijito”. Mi mamá en ese momento tenía 40 años. Empezó a llegar gente a mi casa, familiares, amigos… en mi casa no se comía, no se dormía, se lloraba, se gritaba, la desesperación la angustia aunque la vida continuaba. Acá en Argentina se seguía jugando al fútbol. Me acuerdo haber visto en una revista de esa época Galtieri viendo un partido “importante”, creo que un Boca – River, y los pibes estaban poniéndole el pecho a las balas de los ingleses. Los pibes se estaban muriendo. Fue un “tiro al pato”, porque salvo la aviación, la aeronáutica que desempeñó un buen papel con el “Pucará”, los demás eran todos pibes, bebés de pecho, que sólo habían tenido un adoctrinamiento militar de dos o tres meses con armamento obsoleto. Además hubo mal apoyo logístico, aberraciones que se hicieron por parte de los superiores a la tropa, como “estaquearlos”... creo que algunos murieron de frio.

La vida continuaba, yo tenía que seguir trabajando, mi papá también y sólo sabíamos que el crucero se había hundido en el Sur. Después llegaron comunicados donde decían que había sobrevivientes en las balsas. Yo nunca lo sentí muerto a mi hermano, para mí él vivía.

¿Cómo se enteraron que estaba vivo?

En mi barrio había sólo dos o tres vecinos que tenían teléfono, así que mi hermano se comunicaba siempre con una vecina de mi madre. Pasó una semana del hundimiento hasta que la llaman a mi mamá. Mi hermano le pidió a un compañero que le dijera que estaba vivo y que estaba bien de salud. Mi mamá ya se había quedado sin lágrimas, no comía, nada. Vivía arrodillada al lado de la radio rezando. Ella pensaba que le mentíamos, que estábamos preparando todo para que ella se sintiera mejor, no nos creía.

Entonces hubo otro llamado telefónico, vino la vecina corriendo y le dijo “negrita, es “el Tachi” por teléfono. Mi mamá atiende y le decía “no me mientas, no me mientas, vos no sos mi hijo, por favor". Mi hermano le contestó “no mamita soy yo, estoy bien, estoy ‘diez puntos’”. Ese es un dicho que tiene él hasta día de hoy, y ahí mi mamá le creyó. Cuando mi hermano le dijo “estoy diez puntos”, ella se dio cuenta que era él. Ella le preguntaba si le pasaba algo y mi hermano le contestaba que estaba bien.

Mi hermano con otro grupo de ex combatientes volvieron en colectivo. Lo fuimos a recibir a la terminal y ese día en un diario de la época salía la lista de los marinos del Belgrano y mi hermano figuraba como “desaparecido” y era otra información errónea. Bueno, la alegría de ese “nuevo nacimiento”, mi mamá lloraba, se lo comía a besos, se arrodillaba. Fue una crisis de nervios pasar de la amargura a la alegría. Cumplió promesas que había hecho como irse caminando a la Virgen del Valle Grande.

Mi hermano pidió que le dieran la baja por un tema económico, ya que le habían suspendido beneficios y el sueldo era una porquería. Me acuerdo que en esas liquidaciones de sueldo le pagaron, a dinero de hoy, $50 pesos por los 5 días que había estado embarcado en el crucero Belgrano.

Malvinas no era su destino porque tenía a cargo chicos que estaban haciendo el servicio militar en Marina y tenía que recibir las cartas meteorológica, y se hizo llamar por estos chicos a las 4 de la tarde, entonces cuando pegaron los torpedos del submarino, estaba en la tercera cubierta porque si no, lo hubiera agarrado durmiendo, porque tocaron los camarotes. Uno de los torpedos dio en la proa y le arrancó unos 27 metros. Era un barco que no estaba preparado, no tenía siquiera un sonar para detectar un submarino. Un barco obsoleto de la 2º Guerra Mundial que fue comprado por Perón.

¿Cómo es para usted hoy, hablar de la guerra?

A veces me preguntan por la historia de mi hermano y yo cuento lo que él me contó. Nunca hablamos de las miserias de la guerra y de lo que vio y le tocó. Me limité a escuchar lo que quiso y lo que pudo contar porque estuvo un tiempo con ciertas crisis, aislado, callado porque vio y vivió cosas horribles donde un montón de jóvenes de su camada se murieron, y después todos esos ex combatientes que terminaron con problemas psicológicos, familiares, psiquiátricos y suicidados, (porque hay más suicidados que los que murieron en la guerra, porque nunca el Estado Argentino se preocupó como debería haberlo hecho por esa gente que fue a ponerle el pecho a las balas). No conseguían trabajo y todos los problemas que trae el post traumático de una guerra. La Argentina siempre fue así por nuestros gobernantes y seguirá siendo así, y por eso estamos donde estamos.

Siempre los usaron a los ex combatientes, hasta hace unos años en que consiguieron una pensión. Acá era Intendente "Chicho" Russo que en el monumento que hay en el Cristo, se comprometió a conseguirles una pensión. Me acuerdo que les llegó una pensión $202. Una burla. Ese era el reconocimiento provincial a nuestros héroes de Malvinas. No eran 10.000 que si les daban una pensión como la gente se fundían las arcas del Estado, eran ciento y pico.

Hay algo que quiero recalcar y es que cuando hice el secundario nos enseñaron que existía la O.E.A. (Organización de Estados Americanos) y en esto quiero ser específico y hablar bien en criollo para que la gente común sepa. Se empezaron a hacer convenios entre países americanos para evitar una tercera guerra mundial, en el que decía que si algún país extranjero atacaba un país americano, no entraba en guerra sólo con ese país, sino con toda América.

Siempre tengo presente que el submarino inglés obtuvo información de nuestros “hermanos mayores”, los norteamericanos que “se dieron vuelta en el aire como una tortilla” apoyando a los ingleses, porque no hay mucha diferencia entre los norteamericanos y los ingleses. Las palabras se las lleva el viento y los papeles de los tratados también.

Y también nuestros “hermanos” chilenos, que los tildo de una sola manera: traidores, y dentro de eso los podemos adornar como envidiosos, que nunca nos quisieron.

¿Considera que Inglaterra fue ayudada por Chile?

Apoyaron con espionaje e información a través de Pinochet. Son traicioneros y está en su esencia el ser así, así como son muy patriotas cuando dicen “Chile, Chile, Chile”. Son traicioneros y la prueba es Malvinas. Nunca escuché que en forma oficial el pueblo chileno pidiera disculpas a través de sus gobernantes. Deberían haber pedido perdón a la Argentina y no lo hicieron. Pero traición con traición se paga, y después Pinochet fue detenido en Inglaterra cerca de dos años por el tema de derechos humanos, y recibió un poco de su propia “medicina” y debe haber sabido el sabor de la traición porque se olvidó que los ingleses son piratas, colonialistas piratas que están “cogote a cogote” con los EEUU apoyándose entre sí y haciendo lo que se les da la gana con la excusa de “apoyar la democracia” cuando lo que buscan es petróleo.

Me acuerdo cuando apareció Galtieri en el Balcón y dijo “si quieren venir que vengan”, borracho, porque era un alcohólico que nos mandó a la guerra. Y gracias a la traición de los chilenos murieron muchos pibes que hoy podrían estar con nosotros. Hubo muchos argentinos que quedaron en las islas con una cruz blanca y un montón que se hundieron con el Belgrano y están en el Atlántico, donde nadie puede llevarles una flor. Eso se lo debemos también a los chilenos, porque si estos traidores no hubieran apoyado a los ingleses quizás no hubiera pasado. Y hoy el gobierno argentino es solidario con ellos después del terremoto que sufrieron. Darles comida, hospitales móviles, etc, cuando nosotros tenemos argentinos que se están muriendo de hambre o que no tienen la sanidad que tienen que tener. Hay que tener memoria porque quien olvida el pasado no tiene futuro.

¿Qué opina de los juicios por delitos de lesa humanidad?, ¿los ex combatientes tienen el mismo reconocimientos que los desaparecidos?

No, se les da más importancia a los desaparecidos. Creo que es producto de la ideología de cada partido. Mucha gente que estuvo por ejemplo en Montoneros hoy está en el gobierno, y todos llevan agua a sus molinos como en cualquier lugar del mundo. No estoy de acuerdo con lo que hicieron los militares. No existe la forma de gobierno perfecta, pero lo más cercano a la perfección es la democracia, sin embargo lamentablemente nuestra democracia, joven todavía, va a seguir siéndolo mientras no funcionen las instituciones, porque hoy hay un Poder Judicial bajo el mando del Ejecutivo y donde tenemos un Legislativo que va a calentar sillas y hacer politiquería barata. Esto viene de la mano de los derechos humanos, que hay para los desaparecidos –que me parece bien-. Para que la justicia sea justicia se debe medir con “la misma vara” a los militares y a quienes colocaban bombas y mataban gente. No nos olvidemos que cuando ponían una bomba para matar a un político por ejemplo, mataban a cualquiera que estuviera con él y yo no he visto justicia pareja para todos.

Creo que son mucho más merecedores los pibes que fueron a la guerra que los desaparecidos porque los que fueron a la guerra fueron a tirotearse con nuestros enemigos, no a tirotearse con compatriotas, y por no tener memoria las cosas se repiten.

¿Le gustaría ir a conocer Malvinas?

Sí, porque para mí Malvinas sigue siendo Argentina, hoy y siempre. Leí una frase que decía junto a las islas con los colores de la patria, “fueron, son y serán” y abajo una frase que resume todo: “volveremos sin pasaporte”.

Yo le pregunté a mi hermano “si se gestara otra guerra, ¿volverías a Malvinas?”, "Sí", me dijo. Yo he charlado con otros ex combatientes y dicen “si, si volvemos” sin dudarlo.

¿Le genera algo el 2 de abril como fecha?

Una gran pena por lo que fue y por lo que podría haber sido. Las cosas salieron mal producto de un borracho. Argentina no estaba preparada, era “un sapo peleando con un puma”. Nosotros no existimos, y este borracho de Galtieri pensaba que nos íbamos a hacer “un tour” a Malvinas, siendo ellos una potencia apoyada por los norteamericanos.

Por eso yo soy anti-norteamericano, anti-chileno y sí soy Latinoamericano, excluyendo a Chile, porque los demás países nos apoyaron y yo no me olvido. Acá nunca funcionaron bien las instituciones, un político ladrón debe ir a la cárcel por traición a la patria, y hubo un gobierno con ciertos personajes que no se los podía tildar de “corruptos”, como los que “volaron” Río Tercero.

¿Cómo está su mamá hoy?

Lo tiene presente pero lo fue superando. La herida fue cicatrizando, a todos nos quedó la marca quizás por el hecho de tener a mi hermano vivo. Mi padre es una persona mayor y enferma y estando bien no pudo ver películas de guerra porque lloraba.

¿Usted tiene familia?

Sí, yo soy casado y separado. Tengo una hija de 25 y una de 20 años.

Daniel Flores antes y después de la guerra, ¿hay diferencias?

La relación con mi hermano sobre todo. Propio de la adolescencia yo no quería que se juntara con mis amigos y vivíamos a las trompadas. Después de Malvinas nos “amalgamamos”, nos hermanamos. Eso fue un cambio rotundo.

Por otra parte cada vez que escucho el Himno Nacional me emociono, porque es hermoso. Hay un símbolo patrio que es el más lindo del mundo: la bandera.

¿Cree que Argentina alguna vez recuperará las islas?

Hoy en Malvinas hay muchos intereses económicos. Creo que si se pensara y se proyectara con metas a largo plazo de generación en generación podríamos recuperarlas, pero no mediante el uso de la fuerza. Sí, si hubiera un buen proyecto internacional.

¿Cómo ve al Ejército Argentino hoy?

Diezmado porque la política de los gobiernos democráticos después del golpe fue desarmarlo para evitar otro golpe militar. El caso Carrasco fue “la frutilla del postre” para evitar el servicio militar. Los militares afortunadamente hoy no podrían dar un golpe de Estado.

¿Qué hace su hermano Héctor hoy?

En la noche es preceptor en el Comercial, y en el día hace reparto de mercería. Cuando volvió de Malvinas estuvo en la lucha antigranizo porque era meteorólogo. Después por medidas políticas lo echaron, siendo que por ser excombatiente le tendrían que haber dado prioridad.

Seguramente este fue otro error del último gobierno no-democrático que “sufrió” la Argentina, tal vez otro motivo para decir de nuevo, “nunca más”. Historias como las de Daniel y la de Héctor deberían ser tenidas en cuenta por todos los argentinos a la hora de hablar de patriotismo.

Opiniones (5)
17 de agosto de 2017 | 21:06
6
ERROR
17 de agosto de 2017 | 21:06
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"
  1. suscribo 100% lo que dice, es una gran verdad, tanto la traición de los chilenos como de los yankees.
    5
  2. Creo que en parte tiene razonpero ,pero los ex combatientes a los cuales se merecen todo nuestro respeto y reconosimiento,le quiero informar que por lo menos de lo que tengo conosimiento del sur de mendoza y de todo mendoza nuestros compañeros desaparecidos no fueron los tira bombas sino que fueron la misma fuerza donde este señor tambien fue parte y que muchas mujeres heran violadas por milicos y policias(demonios)asique tiene unsa mala interpretacion sobre los juicios de lesa humanidad eso pasa por la ignoracia de una parte de la sociedad ignorante y conservadora.Con todo el respeto que se merecen todas las familias de los ex combatientes y familiares de desaparecidos Nuca Mas!!!Memoria Para todos!!
    4
  3. Creo que así como el gobierno militar argentino actuaba por su cuenta sin preguntarle al pueblo, el pueblo chileno sufría lo mismo de parte de Pinochet y es injusto decir "los chilenos", en todo caso debería ser "los militares chilenos", sino, es como si se lo responsabilizara al pueblo argentino por los errores de Videla o Galtieri.
    3
  4. El hombre habla sin filtro y dice lo que piensa de una, lo respeto pero cae en algunos errores con respecto a los hechos tal como fueron.
    2
  5. PERO CUANTAS VERDADES DICE ESTE HOMBRE. LO FELICITO AMIGO, POR TENER LO QUE HAY QUE TENER.. NO COMO LOS POLITICOS, Y NO HAGO DIFERENCIAS, QUE SOLO, LLEVAN AGUA PARA SU MOLINO. COMPARTO PLENAMENTE SU PENSAMIENTO, EN ESPECIAL AL TEMINTA DE LOS GUERRILLEROS, ESOS SI QU SE FORRARON BIEN, POR MATAR A COMPATRIOTAS.-
    1
En Imágenes
Bunkers de la Segunda Guerra Mundial
15 de Agosto de 2017
Bunkers de la Segunda Guerra Mundial