La salud, en Mendoza, por ahora no tiene cura

Si te duele la panza, tomate un té, si te lastimaste, ponete Pervinox y una curita, si te duele la cabeza, un antifebril y reposo, si es algo más grave, consultá con un amigo médico, porque por ahora la salud en Mendoza sólo tiene curas parciales.

El ejemplo puede ser exagerado, o no, depende del cristal con que se lo mire.

Si lo analizamos desde el punto de vista de lo que ocurrió esta semana en el Centro de Salud Nº 37 de El Carrizal, en donde un hombre murió, según sus familiares, por falta de atención en ese lugar, aunque desde el gobierno afirman que el infortunado llegó muerto al lugar, el hecho es que esta semana un hombre murió.

Esta semana también otro testimonio fue importante, el de un lector de MDZ, quien bajo el seudónimo “fersa”, comentó lo siguiente:

“Lo del Carrizal es grave. Siempre lo fue, nunca hubo médicos que atiendan convenientemente, no hay ambulancias, medicos ni enfermeros, enfermarse en el Carrizal, es condenarse a muerte. Más de una vez la gente que se enferma en el Distrito del Carrizal debe acudir a los Clubes quienes entre todos pagan un servicio de ambulancia y médico para que atienda a sus clientes y socios, porque no hay servicio del Estado, todos los años cada Club paga una suma importante de dinero para tener una ambulancia, médico, enfermero y ambulancia de traslado. Hay lugareños que sin ser socios de los clubes, ni visitantes de los mismos, ocupan ese servicio privado porque no consiguen otro. Para desgracia ya terminó la temporada y los clubes no pagan más la ambulancia y médico. Accidentarse en el Carrizal es morir seguro. Para mala suerte siempre hay problemas de jurisdicciones, que si sos de Luján, te mandan a la ciudad de Luján y si sos del lado del Este, a Rivadavia o San Martín, y mientras tanto llegás muerto para que te asistan o te den directamente el certificado de defunción. Es una vergüenza lo que pasa en el Carrizal con los servicios médicos y puedo asegurar que son varias las víctimas graves de estas falencias. MDZ investiguen un poco, y detectarán mas anomalías aun. Gracias”.

Los problemas en este centro de salud no son nuevos, ni para los que viven en el lugar ni para los legisladores.


Ni bien se conoció la muerte de este infortunado, el diputado del Peronismo Federal, Daniel Cassia, recordó que el 7 de diciembre del 2010, hizo un pedido de informes para saber sobre la situación y funcionamiento de este Centro de salud, pero no tuvo respuestas por parte del ministerio.

 

 


Ahora, el senador Ernesto Corvalán, presidente de la comisión de salud en la Legislatura, hizo un nuevo pedido de informes porque “el tema de la atención o falta de atención en los centros de salud de Mendoza no es nuevo, es algo que se repite en numerosos centros de atención médica, quizás aquellos que están más alejados del conourbano son los que más padecen estos problemas”, afirmó.


 
En toda la provincia de Mendoza hay 325 centros de salud, ubicados en todas las áreas, la mayoría ubicados alrededor del Gran Mendoza y otro número importante en la zona Sur, cerca de San Rafael. El objetivo de estos lugares es precisamente atender la salud de los pobladores y evitar que los grandes hospitales colapsen.

Aunque la naturaleza de estos lugares es bastante clara, no se puede evitar la aglomeración de personas en los hospitales. Las razones, según el testimonio de la gente, “el centro de salud tiene horarios acotados para trabajar”, o “ muchas veces no tienen los elementos necesarios para poder atender, incluso ni siquiera lo básico”.

¿Faltan médicos?, ¿faltan auxiliares o enfermeros?, ¿hay desorganización en el sistema?

No todas son preguntas retóricas, la mayoría tienen respuestas y no muchos se atreven a darlas.

El ministro de Salud Juan Carlos Behler, lleva poco tiempo como titular de esa cartera, pero al iniciar su gestión puso foco en la tarea de ver cómo estaba el plantel de médicos y cómo podían estos ocuparse para maximizar la utilidad de los mismos.

Hoy existen 5000 médicos trabajan en el sistema  La mayoría de ellos forman parte de la planta y una porción de ellos tienen alguna prestación o algún contrato para reconocer una dedicación exclusiva.

El ministro dice tener un plan y piensa ejecutarlo, aun cuando el período de gobienro termine a fin de año. Ese plan contempla la idea de que para que la salud pública no “choque” habría que transformar los contratos de locación y servicios y las prestaciones asistenciales en “mayores dedicaciones”. Además se debe convertir los cargos de 24 horas semanales a 36, 40 o 44 horas semanales de servicio según la necesidad de cada hospital o centros de salud.

Demasiados kioskos y negocios en salud

Corvalán asegura que el personal humano tanto el profesional como el no profesional es muy bueno, y es el que “hace los milagros” ante situaciones de necesidad y urgencia, con lo que tiene, con lo que puede. “Yo no soy defensor de las políticas oficialistas, pero tengo que admitir que cuando asumió Behler, quisieron reorganizar el plantel médico y los profesionales pusieron el grito en el cielo”.

“La salud es un laberinto en el que sobran los intereses, sigue diciendo Corvalán, pensás que la salud es un tema de vocaciones o “más limpio” que los demás, pero está muy lleno de intereses complicados, hay lobbies y kioskos por todos lados. Todo esto lo digo como comentario, si supiera más detalles de lo que se hace, haría la denuncia, pero por ahora es difícil”, aseguró el legislador.

Corvalán pidió informes de lo sucedido en El Carrizal, aunque él sabe y dice que no tiene grandes esperanzas de que haya una respuesta mayor a tres o cuatro líneas, pero sí espera tener una reunión formal con el ministro, para dialogar puntualmente de esta situación, de este lugar, de esta muerte, que quizás no debió suceder.

El propio Subsecretario de Planificación y Control, Ricardo Landete, definía a la salud mendocina en mayo del 2008 como “mediocre” en comparación con otras provincias.

Pero en la salud mendocina no todo es incurable. Cuando Mendoza ha podido, ha liderado fuertes avances tecnológicos, uno de los casos más significativos es la Escuela de Mendicina Nuclear, entre otros casos.

Ya lo dijo hace algunos años el doctor Roberto Chediack, un reconocido médico retirado

“La salud ha dejado de ser un servicio para convertirse en una mercancía. Si tenemos un servicio de salud conceptualmente tecnocratizado y excluyente, los sectores de menos recursos tendrán menos viabilidad. Lo que tenemos entonces es una medicina en gran medida centrada en lo curativo y en lo asistencial, pero no una medicina capaz de prevenir”.

 

Opiniones (0)
19 de agosto de 2017 | 23:53
1
ERROR
19 de agosto de 2017 | 23:53
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"
    En Imágenes
    Bunkers de la Segunda Guerra Mundial
    15 de Agosto de 2017
    Bunkers de la Segunda Guerra Mundial