El Centro Argentino en el que está la biblioteca Mariano Moreno cumplió ayer 92 años

Si bien el acta fundacional tiene fecha el 30 de abril de 1919, está inscripta como Persona Jurídica el 30 de marzo, por eso se festeja su cumpleaños un mes antes. Carlos Aguirre, su presidente actual, cuenta a Mediamza.com algo de la historia de la biblioteca, las riquezas culturales que posee, con la esperanza de que el libro nunca desaparecerá por avanzada que sea la tecnología.

El acta fundacional, escrita a mano y con una caligrafía envidiable aparece en las páginas amarillentas que deja el paso de los años. En ella la fecha “30 de abril de 1919” y los nombres de los integrantes de aquella comisión que la integró por primera vez.

Hay un antecedente previo a la fundación del Centro Argentino (que incluye la biblioteca Mariano Moreno, el museo de bellas artes, el teatro multiespacio, etc). El 26 de junio de 1917, gente vinculada a la “Juventud Radical” de aquel entonces, como Julio Silva (fundador de LV4), Ramón Bravo, José Romero, Alejo Canga, Juan Correo, Juan Urquiza y Juan Reta, Fabio Inocenti, Rafael Daloya, Manuel Gómez entre otros armaron un club deportivo y social (Club Atlético Social) que funcionó durante un tiempo en la primera cuadra de calle Pellegrini.

Dos años después se fundó el Centro Argentino que es una forma de organización adoptada en esa época, porque no existía el concepto de “centro cultural”. Algunos de los que participaron de esa inauguración fueron Pedro Ferrari, Juan Reta, Alejo Cornejo, Salvador Atencio, Oscar Urquiza y Atilio Angrimán entre otros.

Carlos Aguirre, actual presidente.

Los fines de la institución fueron “instruir al pueblo” y las herramientas de las que se iba a valer para ese fin eran la creación de una biblioteca, la formación de una orquesta, un elenco de teatro y un museo de bellas artes (que se hizo cuando el Centro Cultural se trasladó en 1948 a la calle Bernardo de Irigoyen, en su ubicación actual). No hay datos certeros del lugar donde se emplazaba entre la fundación y el traslado al lugar donde está hoy. Ese edificio, el de Bernardo de Irigoyen, también tuvo modificaciones en su mobiliario a lo largo de los años.

La familia Aguirre Guiñazú hizo una importante donación de obras pictóricas por lo que la sala principal del museo lleva ese nombre. Luego el “Fondo Nacional de las Artes” mandó obras y se adquirieron otras de artistas locales y regionales.

En la biblioteca hay algunas verdaderas joyas históricas bajo llave. Su libro más antiguo es un tratado de mineralogía en francés, “La Richesse Minérale” de 1919. Además hay un original de la segunda edición en español de “El origen de las especies” de Charles Darwin de 1865, 11 años después de su primera publicación en inglés. Hay un cuadernillo con poesías firmadas de puño y letra por Leopoldo Marechal.
 


Constantemente la biblioteca recibe donaciones, incluso más de las que los 7 empleados y voluntarios que trabajan allí pueden procesar para colocar en los estantes, por lo que hay obras que se re-donan a otras bibliotecas y escuelas. Además de libros en español, la Mariano Moreno cuenta con una gran cantidad de libros en inglés, y hay libros en francés, en italiano y dos escritos en sistema Braille.

En la sala principal, como en cualquier biblioteca importante están los libros de mayor valor cultural, enciclopedias de historia, generales, Quijotes, libros de estudio y libros que bibliotecológicamente se consideran primordiales. Ninguno de esos se prestan y mucho menos los que están bajo llave.

El personal de limpieza mantiene el lugar lo más higienizado posible. Se tiene especial cuidado a que a los libros no les de el sol que los puede dañar, habiendo allí una iluminación externa indirecta. Está ventilado permanentemente, se trabaja algunas veces con guantes y barbijo, y todo para preservar los más de 35.000 ejemplares que posee la biblioteca. Además hay un seguimiento de los bibliotecarios cuando un concurrente elige un libro, sobre todo si es importante. Desde la comisión actual, se capacita permanentemente al personal de biblioteca y los voluntarios que trabajan en el lugar en cuanto a estas normas.

Acta fundacional del Centro Argentino
Tiene más de 600 socios, y lamentablemente, según dicen desde la biblioteca, cuesta a veces cobrarles la módica cuota de $7, de los cuales $2 son para el cobrador.

Carlos Aguirre está a cargo de la presidencia de la institución desde noviembre del 2010, habiendo sido en 2008 presidente de la comisión regularizadora y luego vicepresidente. Se describe así mismo como “un bibliófilo” y considera que más allá de Internet, siempre va a ser importante el libro, sintiéndose “un defensor del libro de papel”. “Hay cosas que no las va a dar Internet, aún siendo la herramienta maravillosa que es. A mi no me va a pasar por lo menos, que tenga que ver ‘el fin del libro’”, asegura.

A la biblioteca Mariano Moreno, hoy le hacen falta computadoras (y se esperan donaciones), socios y más gente que vaya a desarrollar proyectos en un espacio abierto para todos. “Con eso vamos a tener biblioteca para otros 90 o 100 años más”, afirma Carlos.
Opiniones (1)
18 de diciembre de 2017 | 19:28
2
ERROR
18 de diciembre de 2017 | 19:28
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"
  1. Por las obras desaparecidas, tanto pictóricas como literarias, por las computadoras y el resto...Una vergüenza lo sucedido y doble por el silencio que los encubre.
    1
En Imágenes