El polémico León Ferrari aterriza en Bogotá y así lo reciben

Esta semana se presenta su obra en el Museo de Arte del Banco de la República.

León Ferrari es un Víctor Frankenstein: el argentino comparte la crudeza realista del escritor estadounidense Charles Bukowski.

Es un artista como lo fue Maradona con el balón, capaz de crear una genialidad en lugares y momentos imposibles, y con la puntería de Vasili Záitsev, francotirador en la Batalla de Stalingrado, para atinar con sus mensajes.

Con 91 años, Ferrari ha visto cómo la realidad ha mutado en todas las especies del mundo animal: en épocas de dictaduras militares y reprimendas religiosas; en tiempos de opresión y luego de libertad de expresión y pensamiento, y en otras de constante evolución y experimentación. 

Lo más importante es que él siempre ha sido el mismo irreverente, rebelde y testarudo anticlerical. Odiado y criticado por muchos, pero, sin dudarlo, uno de los grandes de la historia del arte, como lo señaló  'The New York Times', que lo consideró uno de los cinco artistas plásticos vivos más provocadores e importantes del mundo.

Ferrari, ingeniero de profesión y artista de corazón, ha sido versátil al extremo: de las esculturas en alambre al dibujo; del ensamblaje de objetos al 'collage'; exploró la caligrafía, el grabado, la heliografía y el lenguaje braille. También trabajó con metales, tintas, maniquíes, aves, peces, excremento, videos y fotografías.

Seguí leyendo lo que dice el diario El Tiempo sobre León Ferrari haciendo clic aquí.

Opiniones (0)
21 de Julio de 2017|09:51
1
ERROR
21 de Julio de 2017|09:51
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"
    En Imágenes