El Enard, un punto de partida deportivo nacional

El cíclico andar del calendario olímpico detendrá este año su rueda en los Juegos Panamericanos. El deporte amateur argentino tendrá otra oportunidad de contar sus historias de necesidades y orgullos, de mostrar una vez más sus esfuerzos. La máxima cita continental, esta vez se trasladará a Guadalajara, es la que permite observar la medida justa en la que se encuentran nuestros atletas

El cíclico andar del calendario olímpico detendrá este año su rueda en los Juegos Panamericanos. El deporte amateur argentino tendrá otra oportunidad de contar sus historias de necesidades y orgullos, de mostrar una vez más sus esfuerzos? y también sus miserias. La máxima cita continental, que esta vez se trasladará a Guadalajara (del 13 al 30 de octubre), es la que nos permite observar la medida justa en la que se encuentran nuestros atletas y proyectar ese puñadito de ilusiones rumbo a Londres 2012. Entonces, a poco más de seis meses del desafío, empiezan las preguntas lógicas: ¿llegamos bien preparados?, ¿alcanzan los recursos?, ¿cuántas medallas podemos ganar? El tema es demasiado amplio, pero tiene explicaciones concretas:

Motivos del derrumbe 

Los números son implacables: en menos de dos décadas, la Argentina pasó de las 40 medallas doradas y el 4° puesto continental de Mar del Plata 95 a tener apenas 11 oros y la 8» colocación en Río de Janeiro 2007. Las razones de la debacle son varias. La inversión argentina se estancó. El aporte estatal es nuestra debilidad y el ingreso privado no existió en todo este tiempo. Comparaciones: el estado invierte en Brasil 500 millones de dólares; en Venezuela, 350; en Colombia, 180, y en la Argentina..., 50 millones (si se suma el dinero de la Secretaría de Deporte y del Enard). Ellos crecieron, nosotros nos quedamos. En Río no sólo nos superaron las potencias (EE.UU., Cuba y Brasil), sino también los países con los que antes competíamos siendo superiores (Venezuela, México y Colombia).

La falta de recursos para indumentarias, materiales, infraestructura, viajes que permitan un adecuado roce internacional, fue hundiendo a nuestros deportistas. Se obtiene poco y, aunque las intenciones administrativas sean las mejores, no alcanza. Pero también otros protagonistas de la organización del deporte se fueron alejando del mundo. "En la mayoría de los deportes de apreciación, la Argentina no tiene jueces internacionales de jerarquía", aclara la voz experta de Osvaldo Arsenio. Es cierto que la Argentina tampoco tiene grandes deportistas en muchas especialidades de éstas, como pueden ser la gimnasia, el nado sincronizado o alguna disciplina de combate. Pero si una medalla se resuelve por un punto o por milésimas, los árbitros que elegirán a quién dársela son los de siempre: de EE.UU., Brasil, Canadá? ¿Suena a excusa? Alguien puede pensarlo así, pero seguro que no es un tema menor.

El Enard, la salvación 

No sin polémica, el año pasado se sancionó la ley por la que el 1% de la facturación de la telefonía celular se destina al deporte de alto rendimiento. Aún sin sede propia, funcionando en el Comité Olímpico Argentino y con muchas partes de su estructura en formación, los dirigentes deportivos argentinos ven en al Enard (Ente Nacional de Alto Rendimiento Deportivo) como el milagro que salvará a nuestros atletas. Creen que esta inyección económica permitirá que Guadalajara sea un punto de partida. Para que la caída se detenga y nuestro deporte vuelva a crecer. Así lo explica Mario Moccia, secretario general del COA: "Tenemos una oportunidad histórica para transformar el deporte argentino. En lo personal, no la quiero desaprovechar. Con el Enard, el deporte argentino se transforma 180 grados. Existen recursos que permiten ejecutar políticas que antes no se podía".

Todavía no están los datos finales del primer año de recaudación, pero los números duplicarían a los de la Secretaría de Deporte (entre 120 y 140 millones de pesos). La primera buena noticia es que la adjudicación del dinero es inmediata, mientras que el ente estatal conducido por Claudio Morresi sufre de los lógicos trámites entre pedidos, asignaciones, rendiciones, etcétera, con el Ministerio de Desarrollo Social. Por eso, muchos de los planes de trabajo para Guadalajara (casi todos) fueron financiados por el Enard. Pero además se compraron indumentarias, se consiguieron más posibilidades de viajes y se lograron aumentos en las becas. Hay menos quejas y los deportistas tienen menos asuntos burocráticos de los que preocuparse. Pero la mejoría no será automática. Estamos cerca de Guadalajara 2011 y de Londres 2012. Aún los aportes son insuficiente para competir con rivales que tienen muchas más posibilidades.

La proyección de medallas 

El objetivo es superar las 11 medallas doradas obtenidas hace cuatro años para evitar que otro país emergente nos supere (Chile, tal vez Perú). ¿Se podrá? El programa de actividades nos favorece, porque se incorporó como deporte pelota. "Allí podemos ganar tres medallas de oro", dijo Arsenio. En remo y canoas podrían llegar dos o tres triunfos. Entre los deportes de equipo, el hockey sobre césped, tanto en varones como en mujeres, son favoritos, y se incorpora también el rugby (en la modalidad de seven). La UAR prometió que utilizará en los Panamericanos el mismo equipo que participa en el circuito mundial.

Además, hay que sumar el handball masculino, siempre detrás de Brasil, pero ilusionado tras el Mundial, en el que se ubicó entre los 12 mejores (fue el único país no europeo en la elite). Hay buenas expectativas en aguas abiertas (Pilar Geijo y Damián Blaum) y se puede aspirar a alguna conquista en ciclismo, patín carrera, patín artístico y vela. El resto será esperar una sorpresa o una actuación individual inspirada. Braian Toledo tendrá su bautismo en una gran cita de mayores, puede aspirar a un podio, pero no sería bueno exigirlo. El objetivo es sumar experiencia.

Fútbol (el sub 17 está jugando la eliminatoria en el Sudamericano) y básquetbol (con un equipo joven) son una incógnita. Se esperan unas 15 medallas doradas. Si todo sale bien se puede pelear por el 7° o el 8° lugar. Pensar en algo más, sería producto de la fantasía.

¿Qué es de la vida de...?
Germán Chiaraviglio 

El garrochista logró el bronce en Río 2007, pero ahora se está recuperado de una operación en el astrágalo del pie izquierdo. El fin de semana pasado, participó en la concentración nacional de saltadores en el Cenard. Su regreso oficial será en el Nacional (el 16 y el 17 de abril), que coincidirá con su cumpleaños número 24. No compite desde junio de 2009, Pescara, Italia.

Santiago Fernández 

El Pollo (34 años), ganador de la medalla de oro en single scull y de plata en cuatro pares de remos cortos en Río 2007, quedó fuera del preseleccionado nacional de 32 remeros y no estará en Guadalajara. Una lesión en los omóplatos, que lo aqueja desde diciembre, no le permitió terminar el proceso selectivo en la pista Nacional de Tigre.

Georgina Bardach 

La cordobesa (27 años) fue medalla de bronce en los 400m estilos en Río 2007, pero tuvo una frustrante actuación en Pekín 2008. Este mes realizó junto con su hermana Virginia un exigente plan de preparación en la ciudad salteña de Cachi y luego se instaló en Buenos Aires para comenzar a trabajar con Orlando Moccagata, que fue durante gran parte de su carrera entrenador de José Meolans. Ya está clasificada para Guadalajara 2011, pero viajará al torneo clasificatorio de Brasil para intentar mejorar sus tiempos.
Opiniones (0)
21 de agosto de 2017 | 08:54
1
ERROR
21 de agosto de 2017 | 08:54
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"
    En Imágenes
    Bunkers de la Segunda Guerra Mundial
    15 de Agosto de 2017
    Bunkers de la Segunda Guerra Mundial