Clarín volvió a la calle con la portada en blanco

Tras el bloqueo que ayer impidió su distribución en Capital y el Gran Buenos Aires, el diario Clarín volvió hoy a los quioscos con una doble primera plana: una primera página en blanco y, a continuación, la apertura habitual, en la que el repudio a la protesta ocupa buena parte del espacio. El primer título da cuenta de que "políticos, empresarios, hombres de la cultura, el deporte y el espectáculo condenaron el piquete" a la planta impresora del diario que se extendió durante 12 horas.

Tras el bloqueo que ayer impidió su distribución en Capital y el Gran Buenos Aires, el diario Clarín volvió hoy a los quioscos con una doble primera plana: una primera página en blanco y, a continuación, la apertura habitual, en la que el repudio a la protesta ocupa buena parte del espacio.

El primer título da cuenta de que "políticos, empresarios, hombres de la cultura, el deporte y el espectáculo condenaron el piquete" a la planta impresora del diario que se extendió durante 12 horas e impidió la salida de Clarín y Olé en Capital y en el Gran Buenos Aires.

Se destaca además que el Gobierno "no actuó y minimizó el episodio" y que el bloqueo tuvo "impacto en la prensa mundial".

La protesta que ayer realizaron empleados gráficos y sindicalistas de Camioneros a las plantas de los diarios Clarín y LA NACION provocó ayer la reacción de las fuerzas políticas de la oposición, intelectuales y dirigentes empresarios que condenaron el bloqueo y responsabilizaron por ese hecho a la presidenta Cristina Fernández de Kirchner y a la ministra de Seguridad, Nilda Garré.

Dirigentes de Pro, la Coalición Cívica, el radicalismo, el Peronismo Federal y Proyecto Sur describieron los hechos como otra persecución del Poder Ejecutivo a la prensa independiente y los vincularon con las investigaciones judiciales sobre el titular de la CGT, Hugo Moyano .

Silencio e inacción. Anoche, el ministro del Interior, Florencio Randazzo, fue el único funcionario nacional que hizo referencia al bloqueo, pero no lo condenó. Señaló que no avalaba "ninguna situación que atente contra la libertad de prensa" y que lo de ayer fue un conflicto "de índole laboral".

El Grupo Clarín promovió una denuncia correccional, por obstaculización a las publicaciones e interrupción de los medios de comunicación, y también otra contravencional, porque se impidió el ingreso a la planta.

La medida de fuerza viola expresamente dos fallos judiciales que le habían ordenado al Gobierno que impidiera la reiteración de este tipo de acciones.

(fuente: www.lanación.com.ar)
Opiniones (0)
22 de agosto de 2017 | 12:09
1
ERROR
22 de agosto de 2017 | 12:09
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"
    En Imágenes