Gobierno: "No es más que un simple conflicto gremial"

A última hora, cuando ya todo el arco político opositor había condenado el bloqueo de doce horas que impidió la salida del diario Clarín y complicó la distribución de La Nación, el Gobierno reaccionó tímidamente y sostuvo que no avala "ninguna situación que atente contra la libertad de expresión". De todas maneras, desde la Casa Rosada sólo hablaron de "operaciones políticas" y circunscribieron el caso a "un conflicto gremial", sin condenar el ataque a los diarios, siendo el vocero Randazzo

A última hora, cuando ya todo el arco político opositor había condenado el bloqueo de doce horas que impidió la salida del diario Clarín y complicó la distribución de LA NACION, el Gobierno reaccionó tímidamente y sostuvo que no avala "ninguna situación que atente contra la libertad de expresión". De todas maneras, desde la Casa Rosada sólo hablaron de "operaciones políticas" y circunscribieron el caso a "un conflicto gremial", sin condenar el ataque a los diarios.

El encargado de hacer pública la opinión oficial fue el ministro del Interior, Florencio Randazzo, que habló poco antes de las 20 con Radio 10. El funcionario no condenó la actitud de los trabajadores que impidieron la salida del diario Clarín, sino que defendió al gobierno nacional y le quitó responsabilidad a la Casa Rosada en el conflicto.

"De ninguna manera nosotros estamos avalando una situación que atente contra la libertad de prensa. Esto tiene que ver con un conflicto de índole laboral que tiene que resolverse en ese ámbito", expresó Randazzo.

El jefe de la cartera política reivindicó la libertad de expresión y sostuvo que en la Argentina, "cada uno dice lo que piensa". "Es un logro de la democracia en los últimos años", agregó el ministro, el único que ayer decidió dar una respuesta por parte de la Casa Rosada ante la situación.

"En la Argentina, cada uno dice lo que piensa. Podemos estar de acuerdo o no, pero si hay un logro de la democracia en los últimos años, es la posibilidad de que cada uno diga lo que piensa sin ningún tipo de inconveniente", apuntó Randazzo.

Por la noche, en el programa 6,7,8 , que se emite por Canal 7, el ministro del Interior apuntó que se trató de "operaciones".

"Se tergiversa la información y aparecen sus empleados, como [Fernando] «Pino» Solanas, sin saber que lo que hay es un reclamo sindical. El medio [por Clarín] debería tratar de acordar para evitar que tengan un bloqueo de los trabajadores con sus familias", opinó Randazzo.

"Es una operación y todos los alcahuetes abonan esa operación", agregó el funcionario, en referencia a los dirigentes políticos que se solidarizaron con los medios.

Fue la única voz oficial que se expresó ayer tras las doce horas de bloqueo. El resto del gabinete nacional apeló al silencio absoluto, incluso la ministra de Seguridad, Nilda Garré, que tampoco dio información sobre la falta de un operativo policial por parte de su cartera en las plantas impresoras para evitar el conflicto, tal como se lo exigía un fallo judicial.

Al teléfono
La Presidenta regresó anoche a la residencia de Olivos desde Santa Cruz, adonde había viajado el martes pasado, primero a Río Gallegos y después a El Calafate.

Antes de salir, se comunicó telefónicamente con el ministro de Trabajo, Carlos Tomada, que tomó intervención en el conflicto. También habló con Garré, pero le ordenó silencio rotundo.

El Ministerio de Trabajo emitió ayer un comunicado en el que informó sobre su intervención. Fue una hora después de que los manifestantes levantaran el piquete en la planta impresora de Clarín, en el barrio porteño de Barracas.

"La cartera laboral designará un inspector para relevar y constatar incumplimientos denunciados", indicó el comunicado del Ministerio de Trabajo, sin opinar sobre el bloqueo a la salida de los diarios. Además, convocó a una reunión para hoy entre las partes para resolver la situación.

Silencio de Garré

En tanto, consultados los voceros de Garré, dijeron que la ministra no haría ningún comentario. "No tenemos nada para decir", se excusaron los colaboradores de la jefa de la cartera de Seguridad, ante la consulta sobre la falta de acción policial durante el bloqueo.

De hecho, existían dos fallos judiciales en los que se le ordenaba al Ministerio que conduce Garré que debía evitar bloqueos a los medios de comunicación. Desde el radicalismo dijeron ayer que promoverán un juicio político contra la ministra por no acatar la orden del juez nacional en lo Civil Gastón Polo Olivera.

El jefe de Gabinete, Aníbal Fernández, tampoco emitió comentarios, como suele hacer ante los temas de la coyuntura.

A diferencia del silencio en el que se sumieron los principales ministros del gabinete nacional, desde el sindicalismo que apoya a la Casa Rosada, sí, hubo reacciones. Hablaron Hugo Moyano, Julio Piumato (Judiciales) y Omar Plaini (Canillitas), que en línea con el discurso de Randazzo, destacaron que se trató de un conflicto gremial.
Opiniones (0)
18 de agosto de 2017 | 20:31
1
ERROR
18 de agosto de 2017 | 20:31
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"
    En Imágenes
    Bunkers de la Segunda Guerra Mundial
    15 de Agosto de 2017
    Bunkers de la Segunda Guerra Mundial