Facundo Moyano busca restarle poder a La Cámpora en la era de Flor K

La Juventud Sindical y la JP Evita sellan una alianza para disputar los espacios de poder K. Llegada al gobierno vs capacidad de movilización.

Ahora que cuenta con el notable apoyo simbólico de Florencia Kirchner, la hija de la Presidenta, la agrupación kirchnerista La Cámpora comenzará a tener una nueva contrafigura en los próximos meses.

De la mano de Facundo Moyano, uno de los siete hijos del titular de la CGT y creador de la Juventud Sindical Peronista, habrá un competidor concreto para los jóvenes K que ganaron muchos espacios de poder tras la muerte de Néstor Kirchner.

La jugada del hijo de Moyano comenzó a tejerse a partir de un estrecho lazo con la JP Evita, que, para disputarle el poder a La Cámpora, lo tendrá como aliado estratégico. Como parte de un plan de acción en apoyo a la reelección de Cristina Kirchner, ya se preparan actos y movilizaciones en conjunto.

La relación entre los jóvenes piqueteros y gremialistas deviene de una alianza que sellaron Hugo Moyano con Emilio Pérsico (líder del Movimiento Evita) hace dos años. La idea en ese entonces fue hacer pie en la provincia de Buenos Aires justo cuando el kirchnerismo apuntaba a la transversalidad y a las críticas a la vieja burocracia sindical. Por ello, conjugaron capacidad territorial y logística con militancia de base.

Tanto Moyano como los jóvenes del Evita confiesan off the record que tienen mucha bronca porque, según aseguran, ellos representan a los trabajadores y a la militancia territorial y no son tenidos en cuenta para la toma de decisiones, y tampoco cuando se suman figuras al Gabinete ni en el armado de listas.

A pesar de contar con una capacidad de movilización muy inferior respecto de las agrupaciones de Facundo Moyano y Pérsico, La Cámpora ha conseguido importantes cargos en la Administración Público y en las empresas privadas en donde el Estado acciones, pese al reto de Néstor Kirchner antes de morir. Para contrarrestar esto, la Juventud Sindical y la JP Evita se aliaron y ya comenzaron a mostrarse unidos, como en el escrache al Grupo Clarín.

Ante este cuadro de situación desfavorable, la Juventud Sindical y la JP Evita sellaron una alianza para intentar balancear el esquema de poder. Y no sólo arrancaron con un plan de acción que durará, al menos, hasta las elecciones de octubre, sino que ya se empezaron a mostrar unidos. Por caso, durante la marcha del 24 de marzo las columnas desfilaron juntas a Plaza de Mayo con banderas y cánticos contra los medios y a favor de la reelección de Cristina. Horas antes habían realizado un escrache al Grupo Clarín.

Se estima que el plan de acciones de ambas agrupaciones antagónicas durará, al menos, hasta las elecciones de octubre.

Más información en la edición impresa del diario PERFIL.
Opiniones (0)
23 de agosto de 2017 | 05:58
1
ERROR
23 de agosto de 2017 | 05:58
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"
    En Imágenes