Deportes

Mascherano: "Es mentira que juego poco en Barcelona"

Uno de los mayores referentes del conjunto nacional defiende su regularidad en un equipo de estrellas como el Catalán y advierte que copiar su estilo requiere tiempo suficiente.

Desde el balcón del primer piso que da al hall central del Westin Jersey City Newport, hace el gesto de aprobación para que el hombre de seguridad, vestido con un holgado traje negro, permita el acceso a la escalera. Apenas se da el encuentro con La Nacion, Javier Mascherano ofrece hacer la entrevista en un salón donde se encuentra un sillón marrón como para comenzar con la charla. Viste la ropa de entrenamiento, pero en vez del buzo azul tiene una camiseta blanca de mangas cortas, una muestra de lo calefaccionado que está el ambiente respecto de la fría temperatura exterior.

Enseguida queda en evidencia que el capitán del seleccionado estaba esperando la pregunta para aclarar un tema: su falta de continuidad en Barcelona, equipo en el que desembarcó en agosto pasado en busca de un nuevo desafío personal. "Me encanta la pregunta. Es evidente que en Argentina se habla mucho de que no juego. Sin embargo nadie tiene en cuenta que no es así. De lo que representa jugar en el medio campo de Barcelona, que es el mejor equipo del mundo. De la competencia que hay. De que si no juego yo están Busquets, un fenómeno en su puesto, Keita? Y también Kavi e Iniesta, que deben ser los mejores generadores de juego del mundo", dice quien ahora vive en las afueras de la Ciudad Condal, junto con su esposa Fernanda, y sus hijas Lola y Alma.

-Vamos por partes. ¿El cambio a Barcelona te favoreció? 

-En el fútbol, o incluso en la vida, tenés dos maneras de ver las cosas. Me podía haber quedado en Liverpool, donde todo era muy fácil y nadie me iba tocar. Pasara lo que pasara, nadie me iba a sacar el puesto. En Liverpool se me perdonaba cualquier cosa, tenía un buen contrato, y eso no estaba en mi mentalidad. En mi mentalidad está superarme y esforzarme por mejorar en mi profesión.

-Pero no sos el volante central titular. 

-Je, je, es evidente que está instalado que no tengo regularidad en Barcelona y es mentira que juego poco. Es discutible. Jugué 31 partidos desde que llegué. Estoy muy cómodo y conforme con los minutos que tengo. He jugado partidos y muchos importantes. Tengo el respaldo y la confianza del entrenador, pero hay que entender que está Busquets, que es ideal para la filosofía de Barcelona, tiene quite, buena técnica y parece haber nacido para jugar en Barça.

-¿Qué cosas te modificó estar en el equipo admirado por todos? 

-En lo futbolístico cambió bastante para mí. Barcelona tiene una cultura de juego. Hace años que juega de esa manera y quizá sea bastante diferente de lo que me tocó en mi carrera. Soy un jugador que se impone a partir del despliegue y lo físico, pero bueno, todo esto lo hablé con el entrenador Guardiola. Él me dijo por qué me había seguido en los últimos años y qué pretendía de mi de acá para adelante. Afianzar mis puntos fuertes y adquirir otras cuestiones que se van a ir dando con el tiempo. Mi función sigue siendo defender, pero participando mucho más en el juego y en la circulación de la pelota.

-Checho dice siempre que hay que imitar a Barcelona y Messi advierte que está bien la búsqueda, pero que no se puede comparar. ¿Qué opinás? 

-Barcelona lleva 20, 25 años o más jugando de esa manera. Con los títulos obtenidos por Barcelona en los últimos años, obviamente que atrapa y gusta. Pero esa idea que se ve se practica en las inferiores desde hace años. Me parece bárbaro que el técnico de la selección tenga esa idea, esa búsqueda. Pero no es lo mismo para una selección que tiene poco tiempo para entrenarse. Pero soy optimista: con el correr del tiempo y en cuanto más profundidad le demos a la búsqueda podremos alcanzarlo.

-A veces, a la distancia, con más tiempo para analizar, se sacan mejores conclusiones de lo que pasó en Sudáfrica. ¿Hiciste el ejercicio? 

-El análisis, sin dudas, es difícil cuando uno pierde porque uno quiere ganar cosas y mucho más un Mundial para el que uno se prepara durante cuatro años. Tengo la idea de que por momentos jugamos muy bien, pero en el partido clave con Alemania fuimos superados por un gran rival. Nunca le encontramos la vuelta al partido. Ellos fueron superiores, desde el gol tempranero hasta el final. El rival jugó su gran partido y nosotros todo lo contrario. Pero es difícil hablar de eso, porque todas las ilusiones se fueron al tacho.

Lee la nota completa en Canchallena.com

Opiniones (0)
23 de octubre de 2017 | 16:39
1
ERROR
23 de octubre de 2017 | 16:39
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"
    En Imágenes
    Elecciones legislativas 2017
    23 de Octubre de 2017
    Elecciones legislativas 2017
    Wildlife Photographer of the Year 2017
    18 de Octubre de 2017
    Wildlife Photographer of the Year 2017