La Lechuza, candidato al US Open de Polo

El precio de un caballo de este nivel puede ascender a los 200.000 dólares. Y salvo algunos privilegiados que puede tener su base en la Argentina y en otro país, el resto debe optar. "Yo traje para acá lo mejor que tenía y por eso me resentí en la Argentina. Hoy apunto a estar bien en Estados Unidos. Es mi trabajo", afirma Caset, un talentoso que no encuentra equipo fijo en nuestro medio

La noticia pasó las fronteras del polo y causó conmoción. Dos años atrás, el US Open, el torneo más importante fuera de la Argentina, caminaba rumbo a su desenlace. El equipo La Lechuza, uno de los candidatos al título, se aprestaba para jugar una de las semifinales, hasta que llegó lo inesperado: aquel 20 de abril, antes del partido, por un error en un compuesto de un laboratorio murieron 21 caballos de la organización que encabeza el venezolano Víctor Vargas y en la que juegan los argentinos Juan Martín Nero y Guillermo Caset (h.). Las dolorosas imágenes con los equinos en agonía recorrieron el mundo y, en nuestro país, fueron la apertura de varios noticieros televisivos en los que nunca se pasa ni una escena de este deporte. Hoy, en el día del comienzo del US Open, con La Lechuza en el lugar de favorito después de ganar el primer torneo de la Triple Corona de Estados Unidos, la CV Whitney Cup, y perder en el alargue, el segundo, la Copa de Oro, nace una pregunta: ¿qué pasó en estos 700 días en los ámbitos judiciales y en el terreno deportivo?

"Yo perdí dos caballos míos y tres que me daba La Lechuza. A Juan Martín [Nero] se le murieron cinco y al equipo el resto." El que hace el recuento es Caset, que desde Palm Beach, el centro del polo en Estados Unidos, recuerda aquel día como uno de los más dolorosos que le tocó vivir. "Fue terrible. Muy duro", recuerda Juan Martín Nero. La investigación fue rápida y efectiva: pocos días después, la directora general de operaciones de la empresa Franck's Pharmacy, Jennifer Beckett, indicó que después de una requisa interna en la compañía se demostró que se utilizó una cantidad incorrecta de selenio, uno de los componentes de un suplemento vitamínico para equinos.

El laboratorio pidió disculpas y asumió el error de inmediato para así evitar llegar a tribunales. Todavía no cumplió. "No queremos ir a un juicio, pero todavía no vimos un peso", masculla Caset, sobre la marcha del proceso legal. "Todavía no nos dieron nada. Tenemos que reunirnos con el abogado. Yo tuve que traer varios caballos desde Buenos Aires", acota Nero.

Víctor Vargas, el millonario venezolano que es el dueño de Lechuza Caracas, tenía sus caballos asegurados, por lo que no sufrió las consecuencias económicas. Para los argentinos, la situación es distinta. "La única forma de recuperarte de un golpe así es comprando caballos. No queda otra. Como profesional, nunca parás de comprar y organizarte. Pero una pérdida así no sólo es plata, sino también tiempo. Primero hay que encontrar una yegua buena que pueda jugar dos chukkers del mejor torneo fuera de la Argentina; después conseguir que te la vendan y, finalmente, que la yegua se aclimate y rinda. No es que funciona de un día para otro", repasa Caset.

El precio de un caballo de este nivel puede ascender a los 200.000 dólares. Y salvo algunos privilegiados que puede tener su base en la Argentina y en otro país, el resto debe optar. "Yo traje para acá lo mejor que tenía y por eso me resentí en la Argentina. Hoy apunto a estar bien en Estados Unidos. Es mi trabajo", afirma Caset, un talentoso que no encuentra equipo fijo en nuestro medio.

La vida sigue. Y la bocha debe seguir rodando...
Opiniones (0)
22 de octubre de 2017 | 15:04
1
ERROR
22 de octubre de 2017 | 15:04
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"
    En Imágenes
    Wildlife Photographer of the Year 2017
    18 de Octubre de 2017
    Wildlife Photographer of the Year 2017
    Lo perdí todo víctimas del terremoto en México
    17 de Octubre de 2017
    "Lo perdí todo" víctimas del terremoto en México