Potato skins con cheddar, panceta y crema ácida

Son el tentempié perfecto para una fresca nochecita de otoño entre amigos. Estas crujientes cascaritas de papa rellenas y espolvoreadas con cebollitas de verdeo son un clásico de la cocina tex-mex –que fusiona la gastronomía de Texas y México-. Son facilísimas de hacer y un éxito garantizado. ¡Probalas!

Por Revista Clubhouse

Potato skins con queso cheddar, panceta, crema ácida y verdeo - Rendimiento: 18 cascaritas

Ingredientes:

• 9 papas medianas o pequeñas
• 4 cucharadas de aceite de oliva
• 2 tazas de queso cheddar rallado
• 5 fetas de panceta ahumada o salada
• 3 cebollitas de verdeo
• 1 cucharadita de ají molido
• sal y pimienta
                                                     • aceite para freír (opcional)

                                                     Para la crema ácida:

                                                     • 150 cc de crema de leche
                                                     • 2 cucharaditas de jugo de limón
                                                     • sal y pimienta

Elaboración:

Para la crema ácida se colocan todos los ingredientes en un bol y se baten a mano o con  batidora eléctrica hasta que la crema esté a medio punto, es decir, hasta que esté consistente, pero no dura tipo chantillí. Una vez lista se conserva tapada y en la heladera hasta el momento de utilizar.

Para preparar nuestras potato skins se lavan bien las papas, limpiando la cáscara con una esponja (sin detergente, por supuesto). Luego, se colocan en una fuente para horno rociada con una cucharada de aceite de oliva. Se cocinan a temperatura media hasta que estén bien tiernas por dentro.

Mientras, se corta la panceta en lardons (tiritas bien finitas que tengan intercalada grasa y carne) y se saltea en una sartén a fuego medio sin nada de materia grasa hasta que esté crujiente. Aparte, se corta la cebollita de verdeo en rodajas bien finas, y se reservan ambas preparaciones.

Cuando  las papas estén cocidas, se retiran del horno y se dejan enfriar para poder manipularlas. Se cortan por la mitad en forma longitudinal y con la ayuda de una cuchara, se ahuecan dejando aproximadamente 1 cm de pulpa adherida al casco de la papa. Podés reservar la pulpa de papa que no vamos a utilizar para hacer un rico puré, croquetas, o lo que más te guste. Eso sí, tenés que utilizarlo en un tiempo no mayor a 24 horas, porque de lo contrario la papa se vuelve indigesta.


En una compotera, se mezcla el aceite de oliva con abundante sal y un toque de pimienta y se pincelan por completo los casquitos de papa. Aquí tenés dos opciones. La primera es freír los casquitos en abundante aceite bien caliente hasta que estén dorados y crocantes y luego escurrirlos en papel absorbente. La segunda es más liviana, por lo que  personalmente me gusta más. Te la describo a continuación:

Se colocan los casquitos de papa sobre la rejilla de horno, o en una fuente para horno que tenga rejilla por arriba. Esto es para evitar que las papas se deformen. Se cocinan diez minutos de un lado y luego diez minutos del otro, o hasta que estén doraditas y crujientes. Se retiran del horno y se dejan enfriar. Se reservan fuera de la heladera hasta el momento de utilizar para evitar que se ablanden.

En el momento de servir, se colocan los casquitos en una placa para horno, se espolvorean con sal y pimienta y se rellenan con el cheddar rallado y la panceta, se llevan a horno a temperatura bien caliente, hasta que el queso esté fundido. Se retiran del horno, se les coloca un copete de crema ácida a cada papa, se espolvorea con la cebollita de verdeo y se sirven como parte de un copetín o cóctel entre amigos. ¡Que las disfrutes!


- - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - o - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - 

Curso de cocina para recibir amigos

Si te divierte cocinar y querés aprender recetas para sorprender a tus amigos o variar el menú en casa, te invito a participar del próximo curso de “Cocina para recibir amigos”, dedicado a todos los amantes de la cocina, que buscan un espacio de dispersión y creatividad.  No es necesario tener experiencia previa.

El curso consta de 3 clases, de tres horas cada una. Son personalizadas, por lo que cuentan con un máximo de 9 alumnos. En cada clase, los alumnos aprenderán una entrada, un plato principal y un postre. Al final de cada una, se degustarán los platos que se prepararon.

Días: martes 5, 12 y 19 de abril
Hora: de 18:30 a 21:30 hs
Lugar: Chacras de Coria
Chef: María Urrutigoity
Más información: 155 999 003 -  tatsuweb@gmail.com




Opiniones (0)
11 de diciembre de 2017 | 06:26
1
ERROR
11 de diciembre de 2017 | 06:26
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"
    En Imágenes
    Leopardo al acecho
    7 de Diciembre de 2017
    Leopardo al acecho
    Incendios en California
    6 de Diciembre de 2017
    Incendios en California