Galeano en Mendoza: "La política es una actividad circense"

En conferencia de prensa, el escritor uruguayo que mañana será nombrado Doctor Honoris Causa de la UNCuyo, habló de internet, de los jóvenes y de su participación en política, de la polémica por Vargas Llosa en la Feria del Libro, de minería y naturaleza y de otros inquietantes temas.

En poco menos de media hora Eduardo Galeano hizo gala de su lucidez y de su coherencia. El escritor, que mañana será nombrado Doctor Honoris Causa de la UNCuyo, en una breve conferencia de prensa, respondió un puñado de preguntas referidas a varios temas de actualidad.

Sobre el papel de los medios de comunicación dijo que ante el complejo escenario del mundo de hoy, “este mundo de paradojas”, los medios e Internet “han abierto espacios para voces que antes sonaban como una campana de palo”. Admitió que durante algún tiempo albergó prevenciones contra Internet y, pensaba “que las computadoras bebían de noche, cuando estaba durmiendo, para hacer todas las cosas que hacían. Ahora tengo mis dudas”, bromeó.

Respecto del interés creciente de los jóvenes por su obra, Galeano destacó que “uno escribe para distintas generaciones. Eso es lo más lindo que me pasa. Atravesar la frontera de los años”. Y en cuanto a la poca participación de los jóvenes en la política, señaló que “a los jóvenes se los acusa de no creer en la política y nadie se pregunta por qué no creen en la política. Los jóvenes tienen derecho a desconfiar de esta profesión en la que hay un profundo desencuentro entre las palabras y los actos” y en una breve síntesis humorística, dijo que “la política es una actividad circense porque tiene la capacidad de dar saltos prodigiosos”.

Interrogado sobre las relaciones entre política y literatura a propósito de la polémica sobre la presencia de Mario Vargas Llosa en la próxima Feria Internacional del Libro de Buenos Aires, el ensayista opinó que “las fronteras entre política y literatura son borrosas, depende de lo que se entienda por una y otra”.

En su percepción personal, dijo, no hay diferencias “porque la literatura es un ejercicio de comprensión de la realidad” y cada escritor comprende la realidad a su manera. Citó como ejemplo, que muchas veces se la ha señalado lo inclasificable de su obra, cosa que le agrada sobremanera puesto que prefiere no ser encasillado.

Concretamente, del escritor peruano y Premio Nobel de Literatura, puntualizó que “yo de Vargas Llosa no tengo nada que decir. Cada uno es libre de escribir y opinar de lo quiera como quiera”.

En un paréntesis, tan literario como político, destacó que se siente “muy orgulloso de recibir un Honoris Causa en una universidad de un país que está a la vanguardia de la defensa de los derechos humanos en el mundo”.

También tuvo palabras para las reacciones de la sociedad frente a las catástrofes naturales y frente a su tratamiento de la naturaleza en general. “La naturaleza también es una fuente de derechos. Algunos países latinoamericanos están legislando sobre este derecho. Habría que pensar qué planeta vamos a tener en el futuro”.

Aquí citó a Concepción Arenal, una española que hacia 1820 estudió abogacía disfrazada de hombre y más tarde se convirtió en una de las mejores criminólogas de España. “Ella decía que quien generaliza, absuelve, es decir, cuando decimos que todos somos culpables nadie lo es. Algo semejante sucede con el tratamiento que le damos a la naturaleza. Todos creamos basura, empezando por empresas e industrias de todo tipo”, señaló.

En ese registro, y orientado a lo que está sucediendo en Japón subrayó que “la energía nuclear es muy peligrosa, dicen que es limpia, que es segura, pero está a la vista que no lo es. Hasta en Uruguay, un país que no sabe qué hacer con tanto viento y con tanto sol, la gente de mi Gobierno quiere instalar una planta de energía nuclear. Cuando me preguntaron dije que si iban a contratar de asesor a Homero Simpson”.

“Espero que la vida me de la posibilidad de nacer muchas veces. Esa teoría del fin de la historia de un japonés de triste memoria es una tontería. La historia nace de nuevo cada mañana. Y lo bueno de la vida es eso, el cambio”, apostilló.

Respecto del tema de la minería y de la incidencia de los temas ecológicos en las agendas de gobierno, Galeano argumentó que “el tema ecológico no es popular en América Latina. La gente se cree los discursos de quienes nos arrancan los recursos naturales, de quienes se llevan todo tejando palacios vacíos, telarañas e ilusiones rotas”. Y llamó a “defender nuestros recursos naturales”.

Explicó que la gente se conforma y justifica acciones que nos dañan con el viejo refrán “pan para hoy, hambre mañana”. De ahí, que haya que “cambiar los modelos que impone la sociedad de consumo. Ahora se le da de comer a los autos en vez de a las personas, el integrante más importante de la familia duerme en el garage. Es absurdo”, sentenció y recomendó la magnífica película “Sueños” del director japonés Akira Kurosawa en donde una de sus pesadillas es una explosión nuclear.

También se refirió al mesianismo de algunos países, como Estados Unidos o Francia ante la ofensiva en Libia. “Estados Unidos está en la misión `Salvando a Libia´. Se creen los salvadores del mundo por un poder divino, creen que tienen derecho a intervenir en la vida de otras culturas y otros países sin ninguna vergüenza. Cuando fui a Estados Unidos a presentar mi último libro empecé la charla diciendo `Por favor, no me salven´. El único poder mesiánico interesante es el de Leonel Messi”, bromeó.

Galeano dijo, como parte de una respuesta frente a la posición de la UNCuyo ante la megaminería, que “yo no voy a decir qué debe o no hacer esta universidad” y destacó cuando reciba el Honoris Causa, “voy a dedicar el doctorado al Día Mundial del Agua, que mañana 22 de marzo, y a los militantes del agua, y a los que luchan contra quienes se apoderan del agua para hacer negocios”.

“Yo no quién para decir que debe hacer o decir un intelectual, ni si hay que tener un rol específico. Además la palabra intelectual me da un poco de alergia porque es como si me consideraran sólo una cabeza y yo no quiero ser una cabeza, sino un cuerpo y todo lo que soy. Yo quiero ser considerado una unidad sentipensante”, destacó frente a otra pregunta.

Mirando el mapa actual de América Latina, Galeano explicitó que “se está comenzando una época nueva, estamos despertando de la larga siesta colonial. Ya era hora. Hay como una recuperación de la dignidad colectiva. Los países dominantes desprecian a los países dominados porque los ignoran, ignoran todo sobre ellos. Esto alimenta la ideología de la impotencia, que nos ha hecho permanecer tanto tiempo como colonia”. Y llamó a recuperar “una visión horizontal de las cosas”.

Patricia Rodón

¿Qué sentís?
83%Satisfacción0%Esperanza17%Bronca0%Tristeza0%Incertidumbre0%Indiferencia
Opiniones (6)
7 de Diciembre de 2016|08:00
7
ERROR
7 de Diciembre de 2016|08:00
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"
  1. Pueda ser que le den bola a este SEÑOR, ya que el pueblo es "ignorante". Lo hemos dicho de mil maneras, QUEREMOS AGUA PURA. Que los mineros de la megaminería a cielo abierto se vayan a sus países a contaminar, si es que los dejan.-
    6
  2. Un mensaje claro y coherente. Bienvenido a Mendoza!!!
    5
  3. Me parece muy importante lo que piensa Galeano de la megaminería, que es pan para hoy y hambre para mañana. Ojalá la gente abra los ojos al momento de votar: no debemos votar a quienes apoyan la megaminería.
    4
  4. Lucidez y coherencia. Un verdadero lujo tenerlo acá.
    3
  5. Que grande Galeano. Ojalá los politicos lo leyeran y aprendieran. Felicitaciones a la UNC por darnos este regalo post-vendimia.
    2
  6. capísimo , genial, su ironía no opaca la claridad de su pensamiento
    1
En Imágenes