Boca se cae en un pozo cada vez más hondo

Si Boca necesitaba otro golpe para estar totalmente nocaut era caer en La Bombonera con Olimpo. Y efectivamente perdió. Fue 2-0, pese a la presencia de Juan Román Riquelme. Encima, sufrió las bajas de Walter Erviti y Diego Rivero, quienes tuvieron que ser hospitalizados. Falcioni, al borde de la cornisa.Olimpo salió a ver qué podía hacer Boca con la presencia de Román dentro de la cancha y salió de promoción y puntea el campeonato

Si Boca necesitaba otro golpe para estar totalmente nocaut era caer en La Bombonera con Olimpo. Y efectivamente perdió. Fue 2-0, pese a la presencia de Juan Román Riquelme. Encima, sufrió las bajas de Walter Erviti y Diego Rivero, quienes tuvieron que ser hospitalizados. Falcioni, al borde de la cornisa. Los bahienses, fuera de Promoción, a la que entró All Boys, y punteros del campeonato.

Olimpo salió a ver qué podía hacer Boca con la presencia de Román dentro de la cancha. Y la respuesta fue simple: muy poco. Y se mostró súper tranquilo. Le dio la pelota a Rolle y, de a poco, con Maggiolo en el ataque, se fue acercando hasta el arco de Javier García.

Un tiro de Bareiro y otro del propio Rolle, ambos bien resueltos por el arquero de Boca, fueron las primeras aproximaciones; y más tarde llegó al gol, con una gran asistencia del enganche que Maggiolo convirtió en ventaja para Olimpo pero que Baldassi, a instancias de Javier Uziga, anuló por off side inexistente.

Unos minutos después, de todos modos, se hizo justicia. Martín Aguirre envió un centro cruzado, Bareiro bajó la pelota y Rolle, entrando de derecha a izquierda, la cruzó para batir a García.

Boca, impotente, con las pocas luces ofrecidas por Riquelme, para colmo conmocionado por la lesión de Erviti, respondió con poco: un tiro libre del propio Román que se fue apenas desviado. Y se salvó por poco antes del descanso, con otro tiro desde lejos de Rolle que García desvió con esfuerzo por arriba del travesaño.

Boca volvió mejor del entretiempo. Riquelme también. Y generó varias chances ante Laureano Tombolini: entre la eficacia del arquero y los desaciertos de los rivales (mano a mano de Palermo, mano a mano de Colazo, cabezazo de Insaurralte), Olimpo pudo sin embargo conservar la diferencia a favor, pasar la tormenta.

De todas maneras, y en comparación con lo sucedido en los partidos anteriores, los 25 minutos del comienzo de la segunda etapa fueron de lo mejor de Boca en el campeonato y, esta vez sí, creó opciones en el arco del contrario.

Para ello contribuyó Riquelme. Adentro, con su fútbol aun a cuentagotas; y afuera, porque su presencia amplió la paciencia de la gente y la predispuso, al menos hasta allí, más al aliento que al insulto. En ese clima de apoyo el equipo eligió mejor los caminos y tuvo algo más de intensidad en sus ambiciones ofensivas.

Pero en eso se agotó Boca, que encontró alguna insinuación pero ninguna respuesta contundente a sus dudas futbolísticas, al final se fue con reprobaciones de sus hinchas y dejó en la cuerda floja a su DT, Julio César Falcioni.

Y Olimpo, prolijo, se llevó por primera vez los tres puntos de la Bombonera, encontró la puerta de salida del laberinto de la promoción y el bonus track: la punta en soledad en el Clausura.
Opiniones (0)
16 de agosto de 2017 | 21:37
1
ERROR
16 de agosto de 2017 | 21:37
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"
    En Imágenes
    Bunkers de la Segunda Guerra Mundial
    15 de Agosto de 2017
    Bunkers de la Segunda Guerra Mundial