Las fuerzas aliadas destruyeron un edificio del palacio de Khadafy

La coalición bombardeó un blanco cercano a la residencia del líder libio e intensificó su ofensiva en el país africano tras denunciar que el alto el fuego anunciado en ese país "es una mentira".

Un edificio en el recinto de la residencia del líder libio Muammar Khady fue dañado gravemente en un ataque, según informó la CNN.
De acuerdo a la cadena televisiva, posiblemente misiles de crucero hayan impactado en el complejo de Bab al Azizia de Khadafy en Trípoli. No se sabe dónde se encontraba el líder libio en ese momento. Tampoco quién disparó los misiles.

Según fuentes estadounidenses, el ataque no fue dirigido por fuerzas estadounidenses, informó la cadena ABC. El Ministerio de Defensa británico dio a conocer que un submarino británico disparó misiles contra posiciones de la fuerza de defensa antiaérea libia, añadió la cadena ABC.

El director del Personal Conjunto en el Pentágono, el vicealmirante William Gortney, aseguró ayer en Washington que los ataques no se dirigen contra el líder árabe personalmente. "Khadafy no está en nuestra lista de objetivos", dijo en el Pentágono.
Continúan los ataques. Las fuerzas de Occidente realizaron ataques aéreos ayer sobre Libia y los aliados prometieron más incursiones pese a las críticas de la Liga Arabe.

Funcionarios militares estadounidenses dijeron que los ataques de anteayer detuvieron el avance de las tropas leales a Khadafy en el bastión rebelde oriental de Benghazi e impactaron en sus defensas aéreas, lo que permitió a las potencias occidentales desplegar aviones para imponer una zona de exclusión.

Pero la intervención militar de un día tuvo un serio revés diplomático cuando la Liga Arabe condenó el "bombardeo a civiles".
El jefe de la Liga Arabe, Amr Moussa, convocó a una reunión de emergencia del grupo de 22 Estados para discutir la situación en Libia. Pidió un reporte sobre el bombardeo, que según dijo "dejó muertos y heridos a muchos civiles libios".

"Lo que está ocurriendo en Libia difiere del objetivo de imponer una zona de exclusión aérea y lo que queremos es la protección de civiles y no un bombardeo sobre más civiles", dijo Moussa, citado por la agencia oficial de noticias de Egipto.

Mientras las fuerzas estadounidenses y europeas lanzaban aviones y misiles crucero contra las defensas aéreas de Khadafy, el líder dijo que los ataques equivalían a terrorismo y prometió luchar hasta la muerte. Pero ayer, un portavoz de las fuerzas armadas libias dijo que se había ordenado un cese al fuego inmediato.

Estados Unidos y Gran Bretaña, que desarrollan la operación junto a Francia, Italia y Canadá, descalificaron el anuncio militar, señalando que el Gobierno de Khadafy había prometido y luego roto un cese al fuego el viernes pasado.
En los ataques, según una fuente del ministerio de Salud libio reportada por Reuters, hay al menos 64 personas muertas. Sin embargo, la cifra era imposible de verificar porque las autoridades se rehúsan a que los periodistas salgan de Trípoli.

Orden

El respaldo árabe a la zona de exclusión aérea brindó un impulso crucial a la aprobación de la resolución del Consejo de Seguridad de la ONU esta semana, que allanó el camino a la acción de Occidente destinada a detener la matanza de civiles por parte de Khadafy mientras intenta mantener el poder.

La intervención es la mayor en contra de una nación árabe desde la invasión en 2003 a Irak. El retiro del apoyo árabe podría dificultar mucho más una campaña que según muchos analistas es complicada y podría tener un final abierto.
Opiniones (0)
23 de agosto de 2017 | 05:13
1
ERROR
23 de agosto de 2017 | 05:13
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"
    En Imágenes