Crecen los fallos a favor de jubilados por ajustes

En el primer mes del año con actividad judicial -es decir, en febrero-, los juzgados de primera instancia dictaron 2649 sentencias en causas vinculadas con jubilaciones y pensiones. El número supera en un 66% al de igual mes de 2010 y, de hecho, es una cantidad de fallos récord para febrero, por lo menos desde 2002, según la Cámara Federal de la Seguridad Social. El número de sentencias dictadas ya había crecido notoriamente el año pasado, cuando se firmaron 25.945 entre febrero y diciembre

En el primer mes del año con actividad judicial -es decir, en febrero-, los juzgados de primera instancia dictaron 2649 sentencias en causas vinculadas con jubilaciones y pensiones. El número supera en un 66% al de igual mes de 2010 y, de hecho, es una cantidad de fallos récord para febrero, por lo menos desde 2002, según marcan las estadísticas de la Cámara Federal de la Seguridad Social.

El número de sentencias dictadas ya había crecido con fuerza el año pasado, cuando se firmaron 25.945 entre febrero y diciembre, un 42 por ciento más que en ese período del año previo.

El número de 2010 triplica al registrado durante 2006, el año previo a que la Corte Suprema de Justicia dictara el fallo Badaro, que sirvió como antecedente para los reclamos relacionados con la falta de ajuste de haberes (o ajuste insuficiente) que cientos de miles de pasivos sufrieron entre 2002 y 2006.

En esa época, la inflación que se iba acumulando significó un recorte en el poder adquisitivo de los haberes de muchos jubilados y esa pérdida llegó en algunos casos al 50 por ciento. En su escrito, la Corte declaró que los haberes de todos los jubilados debieron haberse ajustado siguiendo la evolución de los salarios de los empleados activos.

Aquella sentencia que declaró inconstitucional la decisión política del kirchnerismo, de mantener algunas jubilaciones congeladas en años inflacionarios, provocó un incremento significativo de la cantidad de demandas.

El crecimiento de la cantidad de sentencias mensuales responde, en gran medida, al hecho de que muchos reclamos tienen que ver con hechos sobre los que la Corte ya se expidió, como el caso Badaro, y también otros vinculados, por ejemplo, al cálculo del haber inicial.

Pagos demorados
Claro que el aumento de las causas que cada mes cierran los jueces no tiene su correlato en una aceleración de los pagos por parte de la Anses. Por el contrario, el año pasado se pagaron 18.700 fallos, cifra que representa una caída de alrededor del 20 por ciento respecto de los que fueron liquidados en 2009 (en ambos casos, según datos que surgen de la propia Anses).

Más aún: este mes directamente no se están pagando sentencias, algo que responde a un reordenamiento del sistema, según las explicaciones que reciben los abogados por parte del organismo previsional que dirige Diego Bossio. Aún no está claro, por otra parte, si los pagos se retomarán durante el mes de abril.

Las estadísticas del Poder Judicial muestran también que se continúa con la práctica de apelar gran cantidad de sentencias, pese a que el Gobierno había asumido un compromiso -incluso ante organismos internacionales- de no acudir a ese recurso cuando se tratara de reclamos similares al de Badaro o a otros en los que la Corte Suprema ya dio a conocer su criterio.

De todas formas, muchas veces las apelaciones corresponden a la parte demandante, por disconformidad con la palabra de los jueces. O son interpuestas por la Anses porque el litigio incluye varios reclamos a la vez (y no solamente el de la aplicación del índice considerado en la causa Badaro, por ejemplo).

Lo cierto es que sólo en febrero de este año llegaron a las tres salas de la segunda instancia judicial un total de 3318 reclamos, mientras que en el mismo mes de 2010 habían sido 2619. Durante todo el año pasado, llegaron a ese nivel, por la vía de apelaciones, 32.978 juicios, un 33 por ciento más que en 2009.

Entre los juzgados de primera instancia, en tanto, ingresaron en el segundo mes de este año 9708 demandas, cifra que representa un leve alivio respecto de las 10.353 iniciadas en febrero de 2010, mes que marcó un récord.

Pese a esa disminución con respecto a febrero de 2010, las estadísticas del mes pasado muestran que el fuero de la seguridad social está lejos de abandonar su estado de colapso, por la enorme cantidad de reclamos de jubilados contra el Estado.

Más allá de que las presentaciones siguen siendo muchas más que en el período de 2002 a 2009, hay otro dato que indica la continuidad del elevado número de juicios que se inician: tan sólo en febrero se presentaron en el fuero 3329 poderes de jubilados, otorgados a abogados para la próxima tramitación de causas. Son un 14 por ciento más que los de un año atrás.

CLAVES

Tendencia. El número de sentencias dictadas ya venía creciendo con fuerza en el último año, y de hecho, en 2010, se habían dictado 25.945 fallos favorables a jubilados, lo que implicaba un alza interanual del 42%.


Poderes. Las sentencias no son el único índice con un fuerte crecimiento. Sólo en febrero último se presentaron en los fueros judiciales 3329 poderes de jubilados, otorgados a abogados para el inicio de la tramitación de causas por ajuste de haberes. La cifra representa un incremento del 14% en relación con el mismo mes del año pasado.


Jurisprudencia. El crecimiento de las sentencias responde al hecho de que muchos reclamos tienen que ver con hechos sobre los que la Corte ya se expidió, como el caso Badaro.


A contramano. El incremento de las sentencias judiciales no tiene un correlato en una aceleración de los pagos por parte de la Anses. En 2010 se pagaron 18.700 fallos, cifra que representa una caída de casi el 20 por ciento respecto de las liquidaciones realizadas un año antes.
Opiniones (0)
21 de agosto de 2017 | 16:45
1
ERROR
21 de agosto de 2017 | 16:45
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"
    En Imágenes