El mundo recuerda el aniversario de tres tragedias espaciales

Los días 27 y 28 de enero y el 1 de febrero fueron negras para la Nasa. En distintos años fallecieron 17 astronautas en las desventuras del Apollo 1, en 1967; del Challenger, en 1986 y del Columbia, en 2003. Mirá los videos.

El 27 y 28 de enero y el 1 de febrero son fechas luctuosas para la Nasa, la agencia aeroespacial norteamericana: en esas cercanas fechas, aunque en distintos años, ocurrieron las tragedias del Apollo 1, en 1967; del Challenger, en 1986 y del Columbia, en 2003, ocasionando en total la muerte de 17 astronautas.

El 1 de febrero se cumplirán cinco años de la última: al reingresar a la atmósfera, el transbordador Columbia se desintegró junto a sus siete tripulantes.

 

Curiosamente, los siete murieron tras celebrar el primer acto de homenaje en el espacio a los siete colegas del Challenger, muertos 17 años antes, el 28 de enero de 1986, cuando la nave explotó en el aire 64 segundos después de despegar.


"Hicieron el máximo sacrificio al dar sus vidas por su país y toda la humanidad", recordó emocionado a bordo del Columbia su comandante, Rick Husband, el 28 de enero de 2003, sin saber que cuatro días más tarde, por una extraña ironía del destino, correría la misma suerte de los homenajeados, elevando a 17 el total de muertos.

Un tercer dato cierra el círculo fatídico: el día anterior, 27 de enero, se había cumplido otro aniversario de la muerte, en 1967, de los astronautas Virgil Grissom, Edward White y Roger Chaffee, en la Apollo 1, como consecuencia de un súbito incendio antes del lanzamiento.



De ese homenaje, Husband no se acordó. En total son 21 los astronautas fallecidos en misión, en más de 40 años de conquista espacial, ya que a los 17 de la Nasa se le agregan cuatro soviéticos.

Son: Vladimir Komarov, cuya nave, la Soyuz-1, se estrelló en tierra el 23 de abril de 1967; y de Viktor Patsayev, Georgi Dobsovolsky y Vladislav Volkov, muertos el 29 de junio de 1971 por un fallo en el estabilizador de presión de la Soyuz-11.

Las tragedias del Columbia y el Challenger, separadas por 17 años y cuatro días, compartieron similitudes: en ambas naves había mujeres y civiles. Además, las vieron en directo millones de personas, en un caso, porque los restos cayeron sobre tres Estados; en el otro, porque se la transmitió en vivo por TV.

La desintegración del Columbia tuvo lugar al reingresar a la atmósfera, cuando faltaban 16 minutos para el aterrizaje, a consecuencia de un desperfecto ocurrido 15 días antes, durante el lanzamiento, y que fue minimizado por la Nasa.

La nave había recibido el 16 de enero el impacto de un trozo de poliuretano que se desprendió del fuselaje y que -aunque no medía más de dos baldosas ni pesaba más de un kilo- al golpear a unos 800 kilómetros por hora, ejerció la fuerza de una tonelada.

El problema recién se materializó el 1 de febrero de 2003, a las 9 de la mañana: el impacto había dañado unas losetas de protección térmica y por ahí se coló el calor abrasivo del plasma que se forma al reentrar a la atmósfera para el aterrizaje.

El fuego desprendió el ala izquierda de la nave, que se desestabilizó, se desintegró y cayó como lluvia de restos metálicos y humanos, sobre Texas, Louisiana y Nuevo México.

En ese vuelo, además del comandante Husband, viajaban los pilotos William McCool y Kalpana Chawla, esta última, una mujer astronauta nacida en la India; los científicos Dave Brown, Michael Anderson y Laurel Clark, también mujer; y el especialista en carga útil Ilan Ramon, primer astronauta israelí.

El último viaje del Columbia estaba dedicado a la ciencia y su objetivo era realizar investigaciones diseñadas por 70 científicos de Estados Unidos, Australia, China, Alemania, Israel, Japón y Canadá, además de la propia Nasa (ver aparte).

La misión del Challenger, en cambio, era la de poner en órbita un satélite de comunicaciones e imponer la idea de que viajar al espacio era seguro para cualquiera.

Su comandante fue Francis Scobee; lo acompañaban Michael Smith como piloto; los especialistas de la Nasa Ronald McNair, Ellison Onizuka y Judith Resnik; el ingeniero Gregory Jarvis; y la maestra Sharon Christa McAuliffe, elegida entre otras 11.000, para dar la primera clase magistral desde el espacio.

No pudo ser: una acumulación de nieve produjo el fallo de los aros de goma de las juntas del cohete impulsor y el 28 de enero de 1986, a 64 segundos del lanzamiento y a 14.000 metros de altitud, el Challenger estalló ante los ojos horrorizados de millones de espectadores que veían en vivo el lanzamiento por TV, entre ellos, los padres, el marido y los dos pequeños hijos de la maestra.

Opiniones (0)
19 de agosto de 2017 | 22:38
1
ERROR
19 de agosto de 2017 | 22:38
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"
    En Imágenes
    Bunkers de la Segunda Guerra Mundial
    15 de Agosto de 2017
    Bunkers de la Segunda Guerra Mundial