"Hay que olvidar sin perder la memoria": una charla con Lucio Olmedo

Lucio Olmedo es un militante justicialista que participó junto a muchos otros del movimiento que trajo a Perón de regreso a la Argentina y desencadenó el proceso que terminó en el golpe de Estado del ´76. Esta nota es una charla que repasa aquellos días a 35 años de distancia.

Lucio Olmedo es integrante de una familia en la que la política siempre fue una vocación. Él y sus hermanos siempre militaron dentro del justicialismo, formaron parte de la "gloriosa" JP y siempre estuvieron ocupando espacios en cualquier lugar en el que se abriera la posibilidad de un debate e intercambio de ideas.

De profunda vocación democrática, le tocó más de una vez sentir el amargo sabor de la traición y en épocas del proceso, sufrir la delación de algunos a quienes consideraba "Compañeros", según nos contó en su relato, aunque jamás reveló ni el menor indicio que pudiera dejar entrever de quién hablaba, cuando se refería a quienes los involucraron personalmente con lo  más oscuro e indeseable del Proceso Militar que se instauró el 24 de marzo de 1976.

Por eso quisimos entrevistarlo, para conocer su visión de aquél proceso, que lo tuvo como protagonista en todo lo que ocurrió antes de los "idus" de marzo, y como víctima después.


¿De dónde sale esta vertiente política que tienen todos los Olmedo?

Nace un poco conmigo en realidad.

¿Cómo se compone la familia?

Mi hermano Federico, después mi hermana Elisa Beatriz (la China), después yo, después “el Rata” y Eduardo, fallecido.

¿Cómo nace entonces?

A partir mío porque yo me voy a estudiar a San Luis en la época del retorno de Perón.

¿Cuándo naciste vos?

Yo nací en 1946. Nací peronista, nací en un país libre (risas). 

¿Qué estudiaste en San Luis?

Licenciatura en Bioquímica y no terminé. Ahí empezó la militancia y ahí es donde empiezo a dejar de estudiar porque nos toca la época más álgida, estamos hablando de los años ‘69, ‘70, ‘71, ’72. Nosotros participamos de esa etapa yo creo que en el hecho más importante del siglo en Argentina, el retorno de Perón. Te diría milagroso porque con él vuelve Rosas, vuelve todo lo repatriado, es un cierre, un punto de inflexión en la historia argentina. Es un punto de inflexión, pero en realidad está abierto, como puedo decir que en la vida de Perón un punto de inflexión fue la muerte de Evita.

Ese Perón, ¿es parte de un proceso político más amplio, o él inicia un proceso político?

En él nace un ciclo distinto que tiene vigencia actualmente porque creo que en él terminan confluyendo los grandes pronunciamientos históricos de la Argentina, el pronunciamiento de octubre de Rosas, el pronunciamiento de Alem, el pronunciamiento del Yrigoyenismo, son etapas históricas que fueron marcando el ser nacional y Perón creo que termina sintetizando todo eso en un tiempo muy corto y no alcanzó a producir un trasvasamiento o una síntesis o por lo menos en una cantidad de formación de gente que fuera capaz de darle una continuidad, y termina con estas etapas álgidas.

Ahora, vos estabas en San Luis, ¿cómo comenzaste?

Por la propia actividad de la universidad. Yo venía por una impronta de mi infancia en la que viví los campeonatos Evita, la gente feliz en la calle, todo eso te marca. Eso lo deduje yo después, es parte de mi reflexión cuando me pregunté por qué era peronista.

Mis padres habían quedado dentro de la opinión de que el peronismo ya no iba más, cuando lo derrocaron a Perón la llamé llorando a mi mamá y mi mamá opinaba “no, ahora hay que cambiar”. O sea, me había quedado una impronta y después me tocó de los 9 años en adelante una contra cultura del peronismo y me comí toda esa etapa.

Cuando fui a San Luis y llego a formar una agrupación de línea nacional, entramos a buscar en literatura de aquellos que vienen de una experiencia más de izquierda por decirlo de alguna manera. Jauretche, Hernández Arregui, marcaron en nosotros profundamente. Son los creadores de las tres banderas del peronismo.

Cuando empiezo a militar ahí, en Línea Nacional y empezamos a caminar las calles como militantes políticos, nos encontramos con el peronismo y ahí me reencuentro yo conmigo mismo. Recuperé ese cultivo que se produjo en mi infancia y esa felicidad, me renace de esperanza y entro a comprender el pensamiento de Perón.

Trabajaste para el regreso de Perón. ¿Qué visión tenían ustedes de Lanusse?

Nosotros como militantes veíamos que después del golpe del ’55, en realidad se resuelve en el seno de las FFAA, dos corrientes que son el Liberalismo y el Nacionalismo. Los que pasan al frente en contra de Perón, siendo que habían estado muy cerca mucho de ellos, son los Nacionalistas, que fueron los que después ordenaron el bombardeo a la plaza. Ahí él habla de “ni vencedores ni vencidos”, pero en la lucha interna se imponen después los liberales, cuando lo sacan a Lonardi y ponen a Aramburu que ya era Liberal.

Los Nacionalistas recuperaron el proceso interno y el control del país con Onganía, después de la revuelta entre Azules y Colorados en Olavarría y después vuelven los liberales con Lanusse y son los que empiezan a retroceder ante el avance de Perón, en un sentido exiliado del poder, aparentemente, pero con un sistema que me parece sumamente importante, un sistema de relaciones internacionales que le permitían a él el regreso en alguna medida. Perón entra a avanzar y empieza a reclutar toda la fuerza del movimiento Nacional.

Lanusse termina retrocediendo y va otorgando espacio político, porque Perón había tirado líneas con Aramburu con quien Perón había tenido entrevistas y había arreglado el proceso de retorno, no es casualidad que muera Aramburu. Hay mucho para hablar de esto.

Consiguieron que Perón vuelva a la Argentina. ¿Qué tuvo que ver el “Mayo francés” y todo ese movimiento que se genera en el mundo en ese entonces?, porque hay un cambio de paradigma total, la “cultura Beatle”, Mafalda, es decir, el mundo empieza a hablar en otro idioma. ¿Tuvo que ver el regreso de Perón con todo ese contexto internacional?

Sí, tiene que ver. El contexto internacional influye en todos los aspectos, en los procesos de los países del tercer mundo. Perón era amigo de de Gaulle, tenía líneas con China, todo ese contexto internacional le permitió, pero no como una cosa determinante sino como un contexto que favorecía.


¿Cómo viviste el gobierno de Cámpora?, ese momento histórico que se vivió y la reminiscencia que hoy hace este gobierno con “La Cámpora”, con estos jóvenes que no sé si tienen una idea acabada o que simplemente les han dado un relato y en función de ello se acomodan y militan.
¿Qué diferencia hay entre aquel movimiento que ustedes hicieron y estos jóvenes de hoy?

Pasa que todos los golpes que el Imperio pega en Argentina son golpes a las generaciones y siempre tratan de evitar la transmisión de la memoria. Nosotros tuvimos la suerte de que Perón estaba vivo y era una especie de escudo. Podíamos hacer muchas macanas pero teníamos ese escudo protector que nos daba las directivas generales de cómo ir caminando. Decíamos que había que “construir la lanza, el escudo estaba”.

El trasvasamiento generacional fue un proceso único, irrepetible.

¿Y se logró o quedó trunco?

Quedó trunco porque vino el golpe. El proceso se comió esa generación. De esa época salió lo mejor para transmitir la doctrina del pensamiento de Perón.

Al trasvasamiento se lo comió el "proceso militar" que indiscutiblemente fue la herramienta que físicamente terminó con él, pero antes estaban comiéndose ellos también en una guerra intestina. Esa vorágine de violencia que se generó y que terminó justificando el golpe, porque hablando de sensaciones, también hay que hablar del alivio que la sociedad tuvo en aquel momento, cuando llegaron los milicos.

Esa espiral de violencia, que es real, como esa sensación de alivio, que también fue real, es un poco engañosa porque en realidad toda esa violencia tenía una misma central: los intereses del imperio. Hay un periodista de mucho renombre hoy que responde a los intereses de Inglaterra desde hace muchísimos años, fue entregador de compañeros.

De los dos lados es una historia de traición y de lealtades, es injusta la muerte de muchos militares que no tenían mucha información, porque eran los que “ejecutaban” y muchos de ellos tenían lavado el mate. Cuando a mí me llevaron preso, el teniente que me fue a buscar tenía 25 años, ¿qué podía saber? ¡Nada!, ¡por Dios! 

 Acá en el juicio hice referencia a algo que yo viví: estando una vez con el compañero Alejandro "El Gallego" Álvarez, en una mesa de café, aparece y nos saluda Rodolfo Galimberti. Y el "Gallego" le dijo “¿vos no estás buscado?” y él dijo “no, lo  mío está arreglado. Te vengo a invitar porque me caso en Punta del Este”. El Gallego Álvarez se extrañó un poco y le preguntó, "En Punta del Este te casás?, ¿y de qué vivís?, si se puede saber” le dice el gordo, y él dice “estoy trabajando con las empresas de seguridad de los Born.

“Ya me habían dicho”, contestó el Gallego, “¿y si sabías para qué me preguntás?” dijo Galimberti, “porque quería confirmarlo” contestó el Gallego. “Además está invitado Jorge Born", dijo Galimberti y se fue.

Después le pregunto yo a Alejandro cómo es esto. "Lo que pasa es que terminó siendo agente de la CIA. Terminó participando del recupero de un montón de plata. 60 millones de dólares pagaron por su rescate", me dijo.

Ha sido una historia de traiciones y de lealtades dentro y fuera del proceso, por eso hay que dar un salto y terminar ya por Dios con todo esto, porque duele. Es una historia donde los muertos nuestros y los de ellos son los muertos del pueblo. Si vos sacás el porcentaje de muertos que pertenecían a las clases más bajas, la cifra te humilla, como es el caso acá de Tripiana. Es infernal.

Y cuándo vos decís “de ellos” a qué te referís?

A las organizaciones especiales no militares. Había gente muy buena allí, yo conocí gente muy buena.

Cuando decís los ”muertos del pueblo” entiendo que me querés decir la muerte de los inocentes.

Siempre los pone el pueblo, yo cuando estuve declarando me decían que era de “una familia emblemática”. “No emblemática”, lo que pasa es que mi viejo era de una familia de clase media pero conocido porque estuvo en el juzgado toda la vida. Él no se había jubilado cuando me metieron en cana. Yo me llamaba “Lucio Olmedo, hijo de don Federico Olmedo”, si yo me hubiera llamado “Tripiana”, desaparecía. Me salvó, de alguna manera el prestigio de mi viejo, hubiera caído injustamente porque yo no tenía nada que ver con el terrorismo. Los desaparecidos de acá nunca fueron de operaciones especiales. Eran de la Claqué, de la Tribuna.

¿Cómo sigue éste proceso dentro del Justicialismo, o quedó trunco con el proceso militar?

Estamos viviendo un punto de inflexión. Yo creo que este proceso va a seguir teniendo la visión que yo te doy que de lo dos lados los enfrentados tienen que dar un salto y que de los muertos hay que hacer muertos. Hay que seguir la obra de los muertos, como yo la obra de Perón, está presente el muerto en mí con su obra en adelante. Lo dije en el juicio también, porque si no terminamos con esto… el pasado solo sirve si es para un acto de justicia hacia adelante. La justicia no es solamente la justicia institucional sino también la de los pueblos que con mucho más tiempo van buscando la salida. También se puede ir al bombo.

Cómo ves hoy este proceso que vos empezaste por aquellos años? El punto en que hoy se encuentra la Argentina

Yo creo  que están en un punto óptimo. Creo que hay una gran responsabilidad sobre Cristina, tuvo un gran golpe con la muerte de su marido. Hay desde la gente una esperanza y si la gente la ve hay que seguir.

“Asignación familiar del Niño por nacer”, estás aportando a la vida. Hay que evaluar en ella las cosas positivas y lo negativo veremos cómo es.

¿Y si gana la oposición? Hipótesis

Quisiera hacer una salvedad. Decirle que no a Cristina es una cosa y decirle que no al kirchnerismo es otra.

Qué diferencia hay?

Están los ultra kirchneristas y hay justicialistas que no sabés si la ven a ella.

Indiscutiblemente hay una generación que tienen la política en la mente pero no en la militancia. Este gobierno recuperó muchas cosas de la memoria y toca cosas de esa gente que hoy está afuera, que ya no está en la militancia, pero que en su juventud estuvo, como vos, y  que tienen su corazón político. ¿Cómo creés que viven todo esto?

Esto forma parte de eso. Uno tiene que apostar a la maduración de los chicos de “la Cámpora”. Es posible que más allá del nombre. Estos chicos participan de un proceso y uno tiene que ayudarlos. Todo esto está en un punto de inflexión.

El sentimiento popular se expresó en la muerte de Kirchner y más puramente en las Fiestas del Bicentenario. En la 125 había mucha gente que no sabía muy bien cómo era pero que se manifestaba igual. Esto es cuando Perón decía “la hora de los pueblos”. Yo hablaba con un hombre religioso amigo mío y recordábamos cuando un día compañeros nuestros fueron a Roma y me dijeron que le preguntara si quería mandarle algo al Papa, y él dice “por lo que a nosotros respecta con el de arriba las cosas las tengo arregladas y con las de los hombres las arreglaremos acá abajo, pero sí, que de boca de ustedes Juan Pablo II sepa que por la Argentina pasó el Peronismo”.

El Peronismo puede perder el nombre y llamarse de otra manera, pero lo que yo busco es el “Ser Nacional”, y no sólo Perón, sino la obra de nuestros grandes hombres, aún en el error, porque si no somos capaces de aceptar a Rosas, o Sarmiento más allá de sus errores, nunca completaremos el proceso de cerrar nuestra propia identidad.

Hay un proceso de maduración, hay muchas cosas bien hechas y muchas cosas mal hechas y cosas que son de la estupidez más vana.

Hablábamos de ese proceso de ustedes en la Argentina, hoy en Latinoamérica hay dos líneas claras,  una con Venezuela y Cuba, otra con Brasil, Chile, Uruguay y Perú. ¿Cuál es la que tiene que tomar la Argentina?

La tercera. La interacción de las dos cosas. Tenemos que lograr el escudo protector que sería la UNASUR o no, la unión Latinoamericana. Tenés que hacer todo lo posible porque esas dos partes se junten. Va a tener mucho que ver en esto el pueblo Boliviano, el más pobre pero el más rico de todos desde la “cultura”.

El proceso militar del ’76, es una herida abierta o un capítulo cerrado?

Hay heridas, pero hay que tratar de cerrarlas. Hay que ser capaz de olvidar, pero no perder la memoria. Puedo sanar una herida pero no olvidar.

Olvidar, pero no perder la memoria. ¿No es contradictorio?

Es una paradoja, no es contradictorio. Si tomás algunos autores en cualquier disciplina, todos manejan bien la paradoja, Chesterton, Santo Tomás, el mismo Jauretche. Es que la vida y el universo son paradójicos. Creo que esa es la paradoja con la que tenemos que acostmbrarnos a vivir, olvidar sin perder la memoria.

Si no hay olvido no hay perdón, y yo quiero perdonar, pero no quiero perder la memoria, porque tampoco quiero volver a tropezar con la misma piedra.

                                                                                      XXX

Lucio Olmedo, un joven de 65  años que sigue llevando en el cuerpo esa sensación de felicidad que vivió cuando participaba de los juegos Evita y cuando estudiaba en San Luis. Que intentó que los demás también sintieran esa sensación y que participó en movimientos importantes en la política de nuestro país y a quién también le tocó vivir lo más indesable de todo ese "proceso".

En esta entrevista rendimos nuestro homenaje a todos aquellos que no pudieron sobrevivir para contar sus experiencias, como afortunadamente pudo hacer Lucio. A toda esa generación que fue devorada por una abominable espiral de violencia que enfrentó a argentinos con argentinos.

Para que no perdamos la memoria

Para que no vuelva a ocurrir.

Nunca más.

Opiniones (22)
20 de agosto de 2017 | 05:22
23
ERROR
20 de agosto de 2017 | 05:22
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"
  1. Para uds. que no conoces ni un poquito a mi padre les aclaro que estando bien arriba, siendo senador renuncio al partido justicialista por sus ideales, de que teta me hablas, yo conozco bien a mi padre y se lo que es, igual los perdono y espero que el odio los deje vivir. PD: los HOMBRES dan no solo "el nombre" sino la vida por sus ideales como mi viejo, los que están entre las sombras son Uds. Grande pa, vos si que tenés huevos.
    22
  2. La verdad que la nota es una nota más. Pero quien se expone a lo público debe someterse a la crítica de lo que publica, dice o piensa. Cierto es que el entrevistado, tuvo la " suerte" por lo que fuera de no ser Tripiana como él dijo, pero hubo mas que eso, hubo familiares de la aeronaturica que controlaban Mendoza y hubo participación de la iglesia, esto no es ofender. Tampoco es ofender decir que el entrevistado, participó activamente del gobierno de Russo, entonces menemista, fue senador por esa corriente menemista, sus hermanos también funcionarios en esa " como le dicen ellos ahora decada infame" pero se vivía bien no? El entrevistado debe tambien darse cuenta que mucha ideologia peronista y poca práctica, desde que llegó Felix está sin tener ocupación o cargo preciso( y si me equivoco que por favor me digan y me rectifico) , que con Manzano son casi socios, y el y otros legitimando eso. O sea en sintesis el entrevistado vive cerca del gobierno que venga, pero respetando los principios liminares del Movimiento Peronista y de los Santos Evangelios. Como verá el entrevistado, sin agredirlo le digo las cosas de las que no me olvido y que tampoco le justifico. Si no es así que lo aclare o alguien de su entorno lo defienda. Son datos de la realidad, de este pequeño San Rafael.
    21
  3. LO QUE HACE LA NOTA ES LEGITIMAR LA INDEMNIZACIÓN QUE SE COBRARON Y DENOTA UNA FALTA DE MEMORIA INTENCIONAL, LA MIRADA DE LA HISTORIA ES BISCA Y TUERTA...SOLO SE VE CON UN SOLO OJO Y CRUZADO...AL MEJOR ESTILO " K". CONTALE A LA GENTE MEJOR DE QUE TRABAJAS Y COMO TE GANAS LA VIDA EN DAY 215, CONTALES LA VERDADERA HISTORIA Y NO TE OLVIDES POR FAVOR DEL CHUECO ...RECUERDO QUE CASTELLANI ALGUNA VEZ DIJO: "somos una nación degradada, subvertida en sus valores, sin fundamento, sin asiento, sin seriedad... nos hemos convertido en una sementera de tilingos, en el paraíso de los ladrones y, en ciertos momentos grotescos, en la polichinela del mundo. LUCIO DEJA LA INTERMINABLE TETA QUE YA ESTAS GRANDE.
    20
  4. Si agraviás... también colocá tu nombre al pie del comentario. Me parece muy buena la nota. Una interesante iniciativa del diario, para hacer conocer a un sanrafaelino comprometido con la realidad. El entrevistado cuenta de una manera franca y sencilla parte de la historia a través de sus vivencias. Además ratifica su compromiso con los problemas del país. Los agravios y descalificaciones expresan intolerancia hacia la práctica política y religiosa. ¡Qué contraste con los dichos de la hija del entrevistado! Gracias Celia por aportar aire fresco, por continuar con las ideas de tus padres y por proponer un avance sin rencores. El entrevistado comparte sus experiencias, ideas y opiniones con los lectores y da su nombre, su apellido y muestra su rostro. Muy buenas las preguntas del periodista.¡Felicitaciones! Magda
    19
  5. Creo que no Hay más para hablar, esta gente que ofende sin medidas ni escrúpulos, siguen sin entender nada, cada uno vivió la historia de distintas formas, y dejo en claro que todo de lo que hablado Lucio desde su vivencia personal, es cierto, los que han y hemos estado con el , sabemos que es así...yo creo que las personas que están ofendiendo como el que escribió Caradura y Mentiroso!! Seguramente y con convencimiento de esto, Tiene Un grave problema personal con e l señor Olmedo y digo grave porque hay que tener mucho resentimiento adentro para escribir lo manifestado por estos hombres %u201Copacos%u201D No ensucien ni lastimen mas... tengan un poco de Ética, simplemente es una nota que hace referencia a una experiencia de vida y que pueden o no estar de acuerdo con lo expreso por el señor Olmedo... pero de ahí a ensuciar el Nombre de la persona con tantas agresiones%u2026existe un límite y creo que a estos ofensores se les paso la mano..
    18
  6. Creo que no Hay mas para hablar, esta gente que ofende sin medidas ni escrúpulos, siguen sin entender nada, cada uno vivió la historia de distintas formas, y dejo en claro que todo de lo que hablado Lucio desde su vivencia personal, es cierto, los que han y hemos estado con el , sabemos que es así...yo creo que las personas que están ofendiendo como el que escribió Caradura y Mentiroso!! Seguramente y con convencimiento de esto, Tiene Un grave problema personal con e l señor Olmedo y digo grave porque hay que tener mucho resentimiento adentro para escribir lo manifestado por estos hombres %u201Copacos%u201D No ensucien ni lastimen mas... tengan un poco de Ética, simplemente es una nota que se refiere a una experiencia de vida y que pueden o no estar de acuerdo con lo expreso por el señor Olmedo pero de ahí a ensuciar el Nombre de la persona con tantas agresiones%u2026existe un límite y creo que ha estos ofensores se les paso la mano.
    17
  7. Sos un traidor como tu amigo baquioni que se hacen los mas peronistas cuando estaban cubierto por el monseñor Cruz hay cosas que no la vas a poder contar porque tienen cola de paja!!!
    16
  8. No tienen idea a quién entrevistan? O ya no tienen memoria uds. Rostand te vas a quedar sin lectores. Y publiquen TODAS opiniones ya que sé no lo han hecho.
    15
  9. Es increíble que todavía no hayas entendido nada de lo que mi Padre a querido decir, cuando se refiere a Olvidar sin perder la Memoria, es dejar atrás todo rencor, tristeza, odio para mirar hacia adelante!!! CUYA MEMORIA nos es totalmente indispensable para Cambiar todo aquello que nos ha hecho daño, .. en cuanto a comentarios de que mi Padre a vivido de la política??? once años estuvo haciendo política sin recibir nada, y cuando me refiero a nada no es solo a la parte económica, sino al abandono de muchos que en ese momento el les dejo de servir por no estar incluido laboralmente en la misma...y remitiéndome a mis opiniones anteriores dejo Marcado que mi Padre nos enseño siempre a Perdonar mas allá de nuestras opiniones y desacuerdos con el prójimo y "que mas allá de la justicia humana hay una justicia Divina de la cual nadie tiene escapatoria! ni yo, ni Lucio Olmedo ni los militares ni los subversivos.... ni vos...."Dios Te Bendiga Nuevamente" Celia
    14
  10. Es increible que todavía no hayas entendido nada de lo que mi Padre a querido decir, cuando se refiere a Olvidar sin perder la Memoria, es dejar atrás todo rencor, tristeza, odio para mirar hacia adelante!!! CUYA MEMORIA nos es totalmente indispensable para Cambiar todo aquello que nos ha hecho daño, .. en cuanto a comentarios de que mi Padre a vivido de la politica??? once años estuvo haciendo politica sin recibir nada, y cuando me refiero a nada no es solo a la parte economica, sino al abandono de muchos que en ese momento el les dejo de servir por no estar incluido laboralmente en la misma...y remitiendome a mis opiniones anteriores dejo Marcado que mi Padre nos enseño siempre a Perdonar mas haya de nuestras opiniones y desacuerdos con el projimo y "que mas allá de la justicia humana hay una justicia Divina de la cual nadie tiene escapatoria! ni yo, ni Lucio Olmedo ni los militares ni los suversivos.... ni vos...."Dios Te Bendiga Nuevamente" Celia
    13
En Imágenes
Bunkers de la Segunda Guerra Mundial
15 de Agosto de 2017
Bunkers de la Segunda Guerra Mundial