La oposición denunció un "apriete" sindical

El rechazo fue unánime: los candidatos presidenciales de la oposición fustigaron el paro y la movilización que había convocado el jefe de la CGT, Hugo Moyano, al que calificaron de "ilegal". Si bien la medida de fuerza finalmente quedó en suspenso, los principales referentes opositores criticaron con dureza a la presidenta Cristina Kirchner y a su gobierno por haber insuflado el poder del líder sindical. 

El rechazo fue unánime: los candidatos presidenciales de la oposición fustigaron el paro y la movilización que había convocado el jefe de la CGT, Hugo Moyano, al que calificaron de "ilegal". Si bien la medida de fuerza finalmente quedó en suspenso, los principales referentes opositores no se privaron de criticar con dureza a la presidenta Cristina Kirchner y a su gobierno por haber insuflado el poder del líder sindical.

Desde el radicalismo, los precandidatos presidenciales Ricardo Alfonsín y Ernesto Sanz coincidieron en que el Gobierno debía declarar ilegal el paro que había motorizado Moyano. Sanz lo calificó de "chantaje institucional" con el solo objetivo de presionar a la Justicia, que ayer decidió dar curso al pedido de información de la justicia suiza sobre las causas sobre lavado de dinero en las que está involucrado Moyano.

"Esto no es defensa de los trabajadores. No es ejercicio democrático del derecho de huelga. Y no es igualdad ante la ley. Es simplemente un atentado intolerable contra el Estado de Derecho", asestó ayer el senador Sanz.

Alfonsín no se quedó atrás. "Todos somos iguales ante la ley y debemos estar a disposición de la Justicia, y mucho más quienes tenemos que ver con la cosa pública -enfatizó-. No sólo hay presión sobre el Gobierno, sino también sobre la Justicia."

También el vicepresidente Julio Cobos, un potencial candidato presidencial también de la UCR, cuestionó la medida de fuerza, pero apuntó a la responsabilidad que le cabe al gobierno nacional.

"No puede hacerse el distraído: Moyano es un aliado del gobierno, forma parte de él indirectamente; pertenece al mismo partido y conduce el Frente para la Victoria en Buenos Aires. Es decir que hay una corresponsabilidad en esto", advirtió Cobos, quien sostuvo que el paro convocado era "inoportuno y un despropósito".

"Pacto de impunidad"
La candidata de la Coalición Cívica, Elisa Carrió, también cuestionó con dureza la connivencia entre el jefe de la CGT y el Gobierno al advertir que entre ellos rige un pacto de impunidad.

"Moyano es un golpista porque extorsiona a la política, a la Justicia y al periodismo para garantizar su impunidad. Detrás del levantamiento del paro hay un pacto de impunidad con el Gobierno y con el justicialismo", advirtió Carrió

En el Peronismo Federal la reacción también fue severa contra el líder sindical. "Un país no puede ser manejado por los gremios, y la Presidenta no debe proteger a Moyano", enfatizó ayer Eduardo Duhalde, uno de los precandidatos presidenciales del espacio. A juicio del ex presidente, "el período de Moyano al frente de la CGT está terminado".

Su rival en la disputa interna, Felipe Solá, coincidió en que el paro, finalmente suspendido, era una "barbaridad" y le reclamó a la Presidenta que le "ponga límites" al poder de Moyano.

"El paro era una respuesta corporativa, patotera, eso lo saben todos. El Gobierno también lo sabe, y mientras no lo diga no tengo por qué pensar que piensa diferente", sostuvo Solá.

Por su parte, el gobernador de San Luis y también aspirante del Peronismo Federal a la Casa Rosada, Alberto Rodríguez Saá, consideró que el Gobierno debió declarar ilegal la medida de fuerza.

"Los paros se hacen en defensa de los derechos de los trabajadores; no por los privilegios de un gremialista que no quiere ser investigado", señaló el gobernador puntano.

"Moyano dice que admira a Jimmy Hoffa [el fundador del sindicato de camiones de Estados Unidos], un mafioso que cuando fue investigado por la comisión antimafia del Congreso de ese país mandó sus camiones frente al Capitolio. En eso es parecido", señaló.

El candidato de Proyecto Sur, Fernando "Pino" Solanas, calificó de "inadmisible" la reacción de Moyano ante el exhorto de la justicia suiza.

"El derecho de huelga es un derecho constitucional básico, no se puede usar en defensa de los intereses privados de algún dirigente", sostuvo Solanas.

Agregó que "estos hechos son la expresión de conflictos subterráneos que nadie ve entre el Gobierno y los Moyano; es un paro contra Cristina Kirchner, contra [el gobernador bonaerense Daniel] Scioli, todo esto forma parte del río revuelto de la interna peronista".

 
Opiniones (0)
18 de agosto de 2017 | 14:38
1
ERROR
18 de agosto de 2017 | 14:38
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"
    En Imágenes
    Bunkers de la Segunda Guerra Mundial
    15 de Agosto de 2017
    Bunkers de la Segunda Guerra Mundial