Noche cool de cine, amigos, manjares y vino

La bodega Navarro Correas ofreció una velada en la que conectó la belleza del séptimo arte con la jovialidad y distensión de una reunión de amigos. No te pierdas la galería de fotos y los pormenores del sofisticado y a la vez descontracturado evento.

Una nueva faceta del ciclo “Encuentros con el Arte” de la bodega Navarro Correas está en marcha. Es que además de las habituales muestras de arte de creativos locales, ahora la casa vitivinícola redobla la apuesta: el séptimo arte se incorpora a la agenda artística.

“En 2010 hicimos una función experimental y el éxito fue rotundo. La verdad es que el clima es ideal, y por suerte contamos con equipamiento de primera que asegura una experiencia premium, de excelencia. Además, los amantes del cine arte y no convencional tienen la posibilidad de disfrutar de aquellas películas que duran poco en las carteleras comerciales por no ser de gusto masivo”, dijo a MDZ Sociales Fernando Gabrielli, responsable de la Comunicación de la firma en Mendoza.

Fernanda Vila dio la bienvenida e introdujo a quien presentó la película.

La solidaridad dijo presente. Los invitados especiales que se acercaron a disfrutar de la película, cumplieron con una humanitaria consigna: el “pago simbólico” de la entrada se realizó con una colaboración que se tradujo en la entrega de útiles escolares; los que serían repartidos en algunas de las doce instituciones que apadrina la bodega.

“Quiero agradecer a todos por la excelente respuesta en cuanto a la asistencia, y sobre todo por recordar la entrega de materiales y elementos para colaborar con la educación infantil. Particularmente, en esta ocasión se donará lo recaudado a una escuela ubicada en la zona de la Laguna del Rosario, en el departamento de Lavalle, y a otra institución rural de la provincia de Misiones”, explicó Fernanda Vila, gerenta de Turismo del espacio.

"Una muy buena idea", resumieron Carolina Ara, Ricardo Lucero, Juliana Frustaglia y Carlos Juárez.

Un film entre la belleza y la melancolía. El cineasta y profesor de cine Federico Cardone fue el responsable de introducir a todos en clima para disfrutar de la película, cuyo título hasta último momento fue secreto. “Se trata de L'illusionniste, una película francesa de animación que fue candidata al Oscar este año”, reveló.

“La cinta está ambientada en la década del '50, y cuenta la historia de un ilusionista que ha caído en desgracia. Ya nadie se admira con sus trucos, y su periplo lo lleva a un lugar en el que traba relación con otro personaje, una joven. Esa relación es la que sustenta la historia. No cuento más, véanla”, explicó Federico a modo de sinopsis.

“Sólo dos consideraciones: en primer lugar, comentar que se trata de una peli bastante cara: costó más de 12 millones de euros, y gran parte fue a parar al guión, un manuscrito incompleto de Jacques Tati -considerado uno de los mejores directores en la historia del cine-. La segunda cosa para prestar atención es el trabajo artesanal del dibujo en papel y lápiz. Cada fotograma presenta un arte bellísimo y los detalles en los dibujos son tan abundantes que no parece que estuviéramos viendo una película animada”, finalizó.

Carina Anconetani, Fabián Gardino -enólogo de Navarro Correas-, Martín Godoy, Sol Castilla y Cristina Baigorria.

Delicias para el debate. Desde la bodega cuidaron cada detalle gastronómico. Para disfrutar la proyección, cada invitado recibió una suculenta bolsita de pochoclo caramelizado. "¡Qué buena idea! Ir al cine sin el típico pororó es imposible", se escuchó comentar.

Al finalizar la proyección cinematográfica, los bellos jardines del Visitor´s Center de Navarro Correas recibieron a todos con una ambientación preparada con bellos livings al aire libre y un delicioso catering servido por el chef Matías Podestá y su equipo: hamburguesas a la parrilla, quesadillas de jamón crudo, queso fundido, palta y salsas y variedad de canapés y french fries fueron algunos de los manjares que todos compartieron.

El menú a la parrilla, casi listo a la espera del término de la película.

Entre bocado y bocado, los presentes pudieron debatir e intercambiar impresiones sobre la película, y además conversar y ponerse al día.

Por supuesto, los mejores varietales y espumantes de la bodega generaron un maridaje perfecto para la ocasión. A la hora del postre, una cheesecake de frutos rojos, los brownies de chocolate y los hotcakes con helado de crema fueron el broche de oro ideal.

En Imágenes
Bunkers de la Segunda Guerra Mundial
15 de Agosto de 2017
Bunkers de la Segunda Guerra Mundial