Un corazón de oro tras un chaleco anti-balas

La escuela para chicos especiales Dante Gicolini, recibió la solidaridad de un grupo de policías, que habiéndola apadrinado, trabajaron muy duro para darle una sonrisa a niños que ahora, se sienten mucho más “niños”. Entrá a la nota para compartir esta historia.

Luís Miranda, es policía de la Unidad Motorizada de Acción Rápida (UMAR) y abuelo de una niña que concurre a la escuela Dante Gicolini. El año pasado les propuso a sus compañeros de la fuerza apadrinar el establecimiento escolar, a lo que todos accedieron sin titubear, empezando por el Subcomisario Miguel Sánchez.

Se lo tomaron en serio, muy en serio, y comenzaron a indagar sobre las necesidades de la escuela. Una que encontraron, es que los chicos que están en silla de ruedas, no tenían la posibilidad de columpiarse seguros como cualquier niño. La directora de la escuela, Liliana Gatica, les contó de un juego para chicos especiales que hay en Tunuyán, y los policías no dudaron en viajar para ver cómo estaba construido.

Hierrosan puso los materiales, el Municipio la pintura y los mismos policías la mano de obra. Se ayudaron buscando información sobre estos juegos. “En nuestro plan de academia siempre se contempla ayudar con la sociedad, en este caso vinimos estuvimos hablando con la Directora Gatica y nos hizo ver algunas necesidades y le pedimos si podíamos apadrinar la escuela”, explicó el Subcomisario Sánchez.
Mario y Aysha son columpiados por Sergio Aguiar, Antonio Vedia y Miguel Sánchez.

“Más allá de divertirse los chicos pueden desarrollar integración sensorial, trabajar otras áreas como Comunicación, todo lo que implica el juego en los niños”, dijo la Directora.

Además ayudaron con otras necesidades, como la realización de diferentes tramites, conseguir abonos de colectivo, cortar el césped y gestiones con el Municipio para que se realizaran unas rampas que necesitan los chicos. Ahora tienen en mente el arreglo de una máquina de escribir en sistema Braille.

A esa escuela concurren 69 alumnos, 45 alumnos de matrícula, y el resto que están integrados en escuelas comunes y que son chicos con problemas visuales o que tienen parálisis cerebral o ceguera. Las edades van desde los 4 a los 13 años. A la Dante Gicolini concurren niños que ahora se suben a su columpio, y se sienten mucho más niños.
Opiniones (6)
22 de agosto de 2017 | 01:27
7
ERROR
22 de agosto de 2017 | 01:27
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"
  1. Refleja exactamente lo que son estos policías y, porque conozco a varios, sé que no son los únicos. Aunque muchas veces parece que nos tapa la mugre, personas como éstas y muchas otras nos recuerdan que es posible conseguir una sociedad mejor.
    6
  2. me da leer estas noticias, la primera vez que vi estos columpios fue en la costanera de villa maría córdfoba y también había unas calesitas especiales, y gente de la muni cuidandolas para que la usen los niños que tenían sillas de ruedas y les explicaba nuy bien a los otros porque no tenían que subir.
    5
  3. Hermoso gesto... Asi se hacen las cosas, de forma simple y desinteresada...
    4
  4. No son dibujos animados, son policías, los muchas veces discriminados, los muchas veces insultados. Son un ejemplo muchachos.
    3
  5. Soy una ciudadana más que ante tantos echos delictivos, de corrupción, inescrupulosos y negativos que hoy en día se viven a diario, es un verdadero gusto enterarnos que aún hoy en día existe gente, y por demás POLICIAS, que cuidan los valores, la solidaridad, la entrega permanente hacia su semejante. Felicitaciones.
    2
  6. Felicitaciones a estos guardianes del orden,me enorgullese tanta bondad de su parte.¡ Sigan adelante,necesitamos más gente como ustedes!. Hermosa nota.
    1
En Imágenes