Panasonic, Sony y Toshiba afectadas por el tsunami

La producción en numerosos sectores tecnológicos de Japón -desde chips de memoria de computadoras y los aparatos electrónicos hasta la tecnología usada en aviones, pasando por el sector automotor y médico- puede quedar afectada después del sismo y el tsunami que golpearon al país. Hay que prever una falta de piezas o de componentes en muchas industrias, "lo que puede provocar un alza de los precios o retrasar la producción de nuestros aparatos predilectos"

La producción en numerosos sectores tecnológicos de Japón -desde chips de memoria de computadoras y los aparatos electrónicos hasta la tecnología usada en aviones, pasando por el sector automotor y médico- puede quedar afectada después del sismo y el tsunami que golpearon al país.

El gobierno japonés advirtió que con los puertos y aeropuertos destruidos o cerrados, las fábricas detenidas, los circuitos logísticos perturbados como nunca y una población traumatizada, la catástrofe ya tuvo un impacto "considerable" sobre la actividad económica del país.

Hay que prever una falta de piezas o de componentes en muchas industrias, "lo que puede provocar un alza de los precios o retrasar la producción de nuestros aparatos predilectos", anunciaba el sitio especializado en tecnología Engadget, entre una de las diversas opiniones que circularon en la Web.

Los fabricantes japoneses abastecen al mundo con el 40% de los componentes electrónicos, según la firma CSLA. A su vez, también es el país del que proviene una gran cantidad de memorias flash NAND, en su mayoría fabricadas por Toshiba.

Aunque Toshiba afirma que su planta no sufrió daños importantes, sus dirigentes siguen evaluando la situación, temiendo los efectos de las réplicas en las fábricas ya afectadas. No saben cuándo podrá reanudarse la producción.

El desastre ya está afectando a la cadena manufacturera global, que necesita entre otras cosas materias primas y una red de transporte activa, lo que implica el uso de combustible y electricidad. El impacto afectó de forma particular a las empresas de tecnología, ya que Japón produce una quinta parte de los semiconductores del planeta.

La dimensión de la catástrofe obliga a racionamientos de combustible y a cortes planificados de electricidad debido a los daños provocados en la infraestructura y a la detención de las centrales nucleares.

"Sony paró o redujo su producción en ocho plantas, el tiempo de evaluar los daños y a la espera de que regrese la electricidad", anunció el fabricante de componentes electrónicos, detallando que estas medidas afectaban la producción de pilas recargables, CD, DVD y discos Blu-ray. Sólo 120 de sus 6000 empleados estaban trabajando en su sede central en Tokio, debido a problemas de transporte en la capital japonesa.

Compañías como Panasonic, Fujifilm, Nikon y Canon, entre otros, cerraron sus plantas en todas las regiones afectadas por el sismo y el tsunami, lo que perjudica la fabricación de cámaras fotográficas digitales y de teleobjetivos.

Apagones. Los cortes de energía amenazan dejar sin suministro eléctrico a una nerviosa Tokio, donde millones de personas almacenaban productos básicos, se encerraban en sus casas o colmaban aeropuertos durante la crisis nuclear en Japón, mientras que los cajeros automáticos presentaban fallas al momento de entregar dinero.

Una serie de transacciones en algunas sucursales del banco Mizuho saturaron abruptamente miles de cajeros automáticos y el Gobierno advirtió sobre masivos apagones, agravando el caos en una ciudad que se destaca por la precisión y la eficiencia.
Opiniones (0)
14 de diciembre de 2017 | 01:55
1
ERROR
14 de diciembre de 2017 | 01:55
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"
    En Imágenes
    Leopardo al acecho
    7 de Diciembre de 2017
    Leopardo al acecho