Aseguran que bajó la radiactividad en Fukushima

Los trabajos se centraron en el reactor 3, que tiene plutonio y es el más riesgoso. Habrían logrado bajar la temperatura. Sin embargo, la información sigue siendo escasa.

Las autoridades japonesas sostienen que hay avances en los intentos por controlar la crisis en la planta de Fukushima. Arrojaron agua por tierra y por aire sobre el reactor número 3, el único que contiene plutonio y resulta el más riesgoso.
En tanto, los técnicos consiguieron conectar un cable con uno de los reactores, con la esperanza de restablecer el flujo eléctrico para reactivar los sistemas de refrigeración. De todas maneras, el responsable nuclear de EE.UU., Gregory Jaczko, dijo que la crisis puede prolongarse "semanas".

En una conferencia de prensa que dio esta noche, Tokyo Electric Power Company (Tepco), la empresa que tiene el control de la planta, aseguró que los niveles de radiación en la puerta oeste de la planta habían descendido casi 20 puntos.
El Organismo Internacional de la Energía Atómica (OIEA), en tanto, salió hoy a señalar que la crisis en la central de Fukushima se encuentra estable, aunque no hay que descartar que empeoró.

El director general del organismo, Yukiya Amano, quien está viajando al lugar con un equipo de seis expertos, admitió que la situación sigue siendo "muy grave". Agregó que quiere ver en persona lo que está sucediendo y que si bien la situación es "razonablemente estable, es posible que empeore". Ante la escasa información que suministran las autoridades sobre lo que está sucediendo en la central atómica de Fukushima, los expertos en física nuclear barajan todo tipo de posibilidades.

"Si se origina un fuego en el núcleo del reactor número 3, el mayor riesgo son los gases radiactivos derivados del plutonio", explica François Díaz Maurin, un ingeniero nuclear español que está siguiendo el tema de cerca. El especialista señala que ese reactor se abastece de un combustible especial (el MOX), procedente del reproceso del uranio ya gastado, y que contiene plutonio. "Si se liberan estos gases, van a tener plutonio y esto hace que el peligro de esta radiactividad sea aún mayor", afirma.
Los expertos del OIEA explicaron que los ingenieros y trabajadores en Fukushima realizan todas las tareas literalmente a oscuras. "No hay luces en esos grandes edificios, no hay ventanas", dijo James Lyons, alto funcionario del organismo. "Una vez que se logre restablecer el suministro de electricidad será posible determinar qué sistemas están todavía en condiciones de ser usados", explicó.

Según explicaron expertos en física nuclear, cuando disminuye el agua de enfriamiento, los reactores se sobrecalientan y las barras de combustible quedan dañadas, lo que puede provocar que se fundan. En estos casos, las temperaturas se elevan hasta los 2.000 grados.
Agregan que el núcleo se calienta tanto que la masa que se funde puede alcanzar las paredes de acero del reactor, con lo que se libera una gran cantidad de radiactividad. En el estadio final, el núcleo fundido podría sobrepasar las paredes del reactor y el material radioactivo saldría a una especie de búnker de hormigón y acero que protege al reactor, conocido como 'vasija'.

Un dato importante: además de esta primera barrera de confinamiento, hay un edificio de contención de hormigón que protege a su vez de forma hermética al reactor. Las diferencias con Chernobil, entre otras, son estos dos grandes muros de protección, de los que carecía la central de la Unión Soviética en 1986.
Opiniones (0)
20 de agosto de 2017 | 18:06
1
ERROR
20 de agosto de 2017 | 18:06
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"
    En Imágenes
    Bunkers de la Segunda Guerra Mundial
    15 de Agosto de 2017
    Bunkers de la Segunda Guerra Mundial