La Selección local goleó a su par venezolana

Lo rescatable de la Selección fue la frescura para intercambiar posiciones, para entrar y salir , para tener movilidad, rotación y cambios de frente. Los dos goles que hizo en el primer tiempo fueron el mejor ejemplo de ello. Venezuela trató de meter y raspar, pero eso no le resultó suficiente para reducir las diferencias que hubo entre uno y otro equipo. Con la goleada consumada, decenas de hinchas invadieron el campo de juego para saludar a los jugadores.

El gobernador de San Juan, José Luis Gioja, dijo que el estadio del Bicentenario es “un monumento al deporte”. En este monumento , la Selección caserita dejó una plaqueta conmemorativa del fútbol de ataque: tuvo profundidad y efectividad para golear a Venezuela. La victoria le sirvió esencialmente a Sergio Batista para saber que dentro de este plantel cuenta con material para llenar los casilleros que dice tener faltantes para la Copa América.

Lo rescatable de la Selección fue la frescura para intercambiar posiciones, para entrar y salir , para tener movilidad, rotación y cambios de frente. Los dos goles que hizo en el primer tiempo fueron el mejor ejemplo de ello. A los 20, Matías Defederico mandó una bola larga, Diego Valeri asistió de cabeza y Christian Chávez lo fusiló a José Morales. Y, a los 35, Pablo Mouche, quien en el dibujo 4-3-3 que paró Batista fue extremo derecho, apareció como nueve para recibir un muy buen pase de Maximiliano Moralez y poner el 2 a 1.

En el marco de esa saludable frescura ofensiva, de la voluntad de juego asociado y de las proyecciones de los laterales, a los 22 Ariel Rojas sacó una volea que rebotó en el palo. Antes hubo un mano a mano que Morales le tapó a Valeri y un centro de Iván Pillud que cruzó toda el área. Y también un gol mal anulado para Argentina. Fue a los 26, cuando el asistente Sergio Retamar invalidó una resolución de Moralez por una posición adelantada que no existió.

Claro que no todas fueron virtudes. Argentina también fue un equipo con imperfecciones y errores defensivos. La jugada del empate parcial puede dar fe de ello. Aprovechando que Rojas, lesionado, no estaba en cancha, Angelo Peña apareció por la derecha y mandó un centro que Daniel Arismendi conectó a la red ante el cierre tardío de Lisandro López. Iban 29 minutos.

Además, Javier García estuvo inseguro y en la primera etapa mostró parte de su peor repertorio en Boca en lo que va del Clausura, especialmente al cometer dos errores groseros en pelotas aéreas.

Con los cambios en el segundo tiempo, Argentina mejoró un poquito en defensa. Agustín Marchesín demostró que es un arquero que está buscando la sobriedad. Batista refrescó la costilla derecha con Gastón Díaz y Mauricio Sperdutti por Pillud y Defederico, lo que hizo que Mouche pasara a jugar de centrodelantero. Lo hizo entrando y saliendo , con mucha movilidad. El propio Mouche hizo un muy lindo gol de contragolpe, con un zurdazo de media distancia, para el 3 a 1 a los 8.

Más allá de los cambios de nombre, el trabajo ofensivo se mantuvo, a punto tal que unos y otros le dieron forma a una goleada. El cuarto fue obra de Luciano Aued, uno de los ingresados, quien clavó un zurdazo bárbaro a los 30.

Venezuela trató de meter y raspar, pero eso no le resultó suficiente para reducir las diferencias que hubo entre uno y otro equipo.

Con la goleada consumada, decenas de hinchas invadieron el campo de juego para saludar a los jugadores. Había sido una demostración ofensiva para celebrar.
Opiniones (0)
23 de agosto de 2017 | 17:43
1
ERROR
23 de agosto de 2017 | 17:43
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"
    En Imágenes
    Incidentes en la movilización de la CGT.
    23 de Agosto de 2017
    Incidentes en la movilización de la CGT.