La lujuria visual del 'food porn'

Carnes que rezuman jugos. Verduras brillantes y húmedas. Postres chorreantes de crema y chocolate. Estos son algunos de los lugares comunes del llamado food porn, una expresión anglosajona que alude a toda imagen gastronómica libidinosa que apele a nuestros instintos más primarios. Tratados con códigos visuales cercanos al erotismo o la pornografía, los alimentos se convierten en glamurosos objetos de deseo que prometen producir en nosotros tanto placer como el sexo.

El food porn está presente en buena parte de la publicidad alimentaria, especialmente en la de dulces y helados: es la forma que tienen las empresas de luchar contra la corrección dietética que limita sus ventas. La estética del porno de comida ha tenido un importante boom en Estados Unidos, a través de las cadenas de televisión centradas en la cocina. Tanto que ha sido objeto de parodia descarnada en series como South Park, en uno de cuyos capítulos uno de los personajes se masturbaba viendo programas de chefs. En Europa, salvo en programas como los de la gastronómicamente lasciva Nigella Lawson, el food porn ha sido más fotográfico, refinado y propio de la alta cocina.

Seguí leyendo esta nota desde aquí, en El País de España.

¿Qué te pareció la nota?
No me gustó0/10
Opiniones (0)
3 de Diciembre de 2016|10:17
1
ERROR
3 de Diciembre de 2016|10:17
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"
    En Imágenes
    Una vida en imágenes: Fidel Castro, 1926-2016
    28 de Noviembre de 2016
    Una vida en imágenes: Fidel Castro, 1926-2016