Los habitantes de Tokio huyen hacia el Sur por temor a la radiactividad

Los expertos señalan que la radiación llegó a niveles alarmantes. Muchos habitantes decidieron abandonar la ciudad. Los extranjeros buscan dejar Japón.

Una parte importante de la población de Tokio, un conglomerado de 35 millones de habitantes, huye hacia el sur del país escapando a la radioactividad, que hoy tocó niveles alarmantes. En tanto, los extranjeros tratan con dificultad de abandonar el país.

Los niveles de radiación, luego de los últimos accidentes en la central de Fukushima, ascendieron a 20 veces lo normal en algunos barrios de la capital japonesa. En la prefectura de Ibaraki, 100 kilómetros al noreste de Tokio y fronteriza con Fukushima, la radiación alcanzó un nivel 100 veces mayor que el habitual.

Pero en las últimas horas disminuyeron esos niveles y la Organización Meteorológica Mundial informó que los vientos cambiaron de dirección y empujan la radioactividad hacia el Pacífico, o al menos gran parte de ella.

De todas maneras, quien puede huye de la capital hacia el sur del país, para alejarse de la central de Fukushima, ubicada en el noreste. Los extranjeros procuran dejar Japón en cualquier lugar libre de algún avión, pero no es fácil porque no hay disponibilidad de ubicaciones.

"Todos los vuelos, a cualquier destino, están repletos, y los pocos lugares disponibles cuestan cifras inimaginables", relató un modelo italiano de la revista Giulianova, Davide Di Sciascio.
El aeropuerto de Haneda se vio repleto de gente, en especial de parejas japonesas con niños, que quieren alejarlos del peligro de la radiación. "No sé si hay peligro pero lo importante es poner a resguardo a mi niño", comentó una mujer citada por las agencias internacionales.

De igual modo, la vida en la gran ciudad no se frenó, muchos negocios estuvieron abiertos, pero menos gente circuló en las calles. Muchos locales redujeron al mínimo la iluminación
Los servicios de trenes y metro están reducidos, para ahorrar energía, lo que crea un decaimiento de la actividad. "Un montón de mis amigos se fueron al suroeste, a Kansai, por un alivio de otros 500 kilómetros de distancia para respirar", escribió en un blog Romen Barua, extranjero residente en Tokio.

Los negocios de alimentos quedaron vacíos luego de que la gente se proveyó de artículos indispensables, y la reposición es lenta o está cancelada por los caminos cortados por el sismo o bloqueados por las autoridades para dar prioridad a los socorristas.
También escasea el combustible y muchas personas comienzan a preguntar en los hospitales sobre los riesgos que corren y qué deben hacer para protegerse.

Aunque no hay pánico a primera vista, la preocupación también se elevó cuando la embajada de Francia advirtió a sus connacionales residentes en Tokio que el viento empujaba la radioactividad hacia esa ciudad.

Opiniones (0)
23 de agosto de 2017 | 11:11
1
ERROR
23 de agosto de 2017 | 11:11
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"
    En Imágenes
    Incidentes en la movilización de la CGT.
    23 de Agosto de 2017
    Incidentes en la movilización de la CGT.