Lo que comés después de hacer ejercicio ¡importa!

Más allá del horario del día que elijas para entrenarte, la clave es "recargarte" con comidas que tengan proteínas, que ayudan a tus músculos a recuperarse; y carbohidratos, que te dan una mano para recobrar tu energía corporal. Licuados caseros, granola, huevos, sandwichs livianos pero poderosos… a continuación, más opciones.

Para mejores resultados, comé en el lapso de los 30 a 60 minutos después de ejercitarte cuando los músculos están más receptivos. Durante este período de tiempo una elevada actividad de tus enzimas hará tu cuerpo más eficiente en la reserva de glucosa para la generación de energía y para la construcción de proteínas en tus músculos fatigados.

Licuados caseros: recarga de energía pos-ejercicio

Una buena combinación de banana, leche y yogur se convierte en una de las bebidas que más sacian después de una jornada intensa de actividad deportiva.

Productos lácteos como la leche y el yogur trabajan en conjunto para brindarte proteínas y carbohidratos necesarios para una buena recuperación. Las bananas contienen magnesio y potasio- poderosos electrolitos para un sano funcionamiento del sistema muscular-.

Tomá este licuado después de una mañana de ejercicio, o como una mini-comida de tarde antes de ir al gimnasio o a correr.



Sandwichs con proteínas

No viene nada mal comerse uno después de entrenar -más aún si viene “recargado”-. Se convierte en un paquete de energía al alcance de la mano. El componente de bajo sodio frío povee las sales que se pierden durante el ejercicio. Los tomates le agregan frescura y disparan la dosis de vitamina C.  Además, fácilmente podemos sustituir el pan común por un pan 100 por ciento integral. Tostalo, hacete un paquetito y llevatelo de almuerzo, o tenelo en cuenta como una cena rápida.


Un puñado de granola

No siempre es fácil encontrar 30 minutos libres después de entrenar. La granola es un muy buen snack para tener a mano. Dejá una cajita con granola en tu escritorio y te va a ayudar a evitar la visita al kiosco.

Avena, miel, jugo de naranjas y lino proporcionan proteínas, carbohidratos y grasas saludables. Las nueces y las frutas secas aportan hierro para unas células sanas. Mezclá estos alimentos con un yogur bajo en grasas o disfrútalos solos –en forma de granola-. Pero recordá controlar tus porciones, ya que esta comida alta en energías también es elevada en sus calorías.

Poderoso omelette

Es una comida perfecta pos-entrenamiento. Encontrás proteína tanto en la yema como en la clara del huevo, y esta idea te da una combinación que te llena de proteína mientras mantiene la carga de calorías controlada. Los huevos también contienen zinc, que ayuda al metabolismo y al sistema inmune, además de vitamina 12 que ayuda a la producción celular. Queso y vegetales frescos hacen de esta comida una buena manera de restaurar músculos cansados y recargar tus depósitos de energía.


Pescado proteico

El salmón es una fuente ideal de proteínas (para no mencionar la cantidad de grasas omega-3 saludables para el corazón que este pescado provee). Servido con verduras al vapor y arroz integral se convierte en una comida completa con carbohidratos saludables y energía producida por la vitamina B. El salmón rico en proteínas, junto con la fibra de los vegetales y el arroz integral te va a mantener satisfecho y te va a ayudar a evitar los antojos.


Fibra y proteína en las legumbres

Las legumbres son una fuente increíble de proteína natural y carbohidratos. El trigo burgol entero está cargado con una porción importante de fibra.

Agregá queso en cubos y tendrás más calcio para huesos más fuertes. Hacé una gran cantidad de esta ensalada ligera y refrescante y tendrás una genial comida pos-entrenamiento para toda la semana.



El poder de la manteca de maní

Puede ser un arma secreta en tu fase pos-ejercicio (claro que en Sudamérica no es fácil de conseguir pero hay que saber buscar bien en los híper con productos importados y en algunas dietéticas .

No te escapes del gran poder de este alimento a causa de su cantidad de calorías, servite porciones pequeñas y medidas. Una cucharada de manteca de maní contiene cerca de 100 calorías y 7 gramos de grasa no saturada.

Podés agregar pollo o vegetales y se convertirá en una comida fácil de preparar y elevada en proteínas.







Opiniones (0)
22 de agosto de 2017 | 01:25
1
ERROR
22 de agosto de 2017 | 01:25
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"
    En Imágenes