Qué pasa con los radicales mendocinos: ¿Hacia dónde van?

Los caminos de los dos últimos gobernadores radicales parecen paralelos. Una historia compartida aunque a ellos no les haga mucha gracia. Los efectos para Cobos de la elección catamarqueña y la secuela que le dejó su "lanzamiento" a Iglelsias. Cómo inciden Fayad y Cornejo en esta historia.

La imagen que ilustra a esta nota es una postal de la campaña de 2003 que llevó a la gobernación a Julio Cobos de la mano de Roberto Iglesias.

Han pasado ocho años de aquella gesta que parecía consolidar que había empezado muy mal y la acción propia diferenciadora del radicalismo nacional y en especial al bonaerense. El radicalismo mendocino se mostraba como el bicho raro del partido centenario que era capaz de gobernar. Lo había demostrado capeando un temporal político-social-económico histórico que marcó a la Argentina por la inoperancia de un desgobierno radical nacional.

Iglesias fue el símbolo de un piloto de tormenta. Estaba signado por la emergencia. En varias circunstancias de su vida política luego de ser gobernador debe recordar cuando el entonces líder de aquel pequeño sector radical denominado Los Territoriales, Ernesto Sanz lo fue a buscar a su despacho comunal de Capital antes la Vendimia de 1999. Allí el entonces senador provincial sanrafaelino (hoy precandidato a presidente) le ofreció que asumiera la candidatura a gobernador a la que había renunciado José Genoud.

Iglesias finalmente aceptó con aires de salvador intentaría lograr lo que ya había buscado sin éxito su mentor Víctor Fayad. Y finalmente lo hizo y fue gobernador de una provincia que cambió de signo político gracias a la marejada que representó aquella frustrante Alianza transversal radical-peronista y antimenemista que terminó de la peor forma en diciembre de 2001. Pero Iglesias sobrevivió y piloteo la nave provincial en medio del maremoto político.

Iglesias y las secuelas de su duro estilo

Una de las tantas asambleas de judiciales en Tribunales. 

Es oportuno decir que el gobernador de la emergencia dejó heridos que varios años después los mendocinos tendremos que resarcir, entre todos, como es el caso de los 900 judiciales que reclamaron el pago de la porción de sus haberes que se les cortó cuando se derogó por ley el sistema del enganche salarial. La Corte nacional acaba de confirmar que esa ley es inconstitucional donde define la retroactividad del recorte. Ese lapso entre enero de 2002 y junio de 2003 que no se pagó el proporcional del enganche deberá ser pagado por la provincia y el costo estimado es la bonita suma de 100 millones de pesos.

Esa resolución de la Corte nacional  parece como una amarga conclusión del estilo de gobernar de Iglesias cerrado y sin plan estratégico de aquella época. Él mismo reconoce que ese conflicto con el Poder Judicial, uno de los tantos que tuvo, "es una historia que nunca se acaba".

Sin embargo Iglesias en su intimidad siente que se merece gobernar en condiciones "normales" porque cree que le tocó el peor periodo y para colmo le dio en bandeja el gobierno a Cobos quien primero fue su hijo, y luego fue su enemigo.

Cobos y el estilo Cleto que enamoró a las suegras

Justamente del "hijo" de Iglesias se trata. El gobernador que llegó post debacle que gozó de las mieles de la resurrección económica y de la simpatía de las suegras mendocinas que vieron en él el yerno soñado, así llegó Cobos. Fue impulsado por el hosco Iglesias que pensaba que lo tenía que suceder otro ingeniero como él. Eso sí, se ganó el recelo de varios radicales capitalinos porque Cobos siempre se mostró como advenedizo y llegó a ser ministro de Obras Públicas y fue el primero en desertar al cumplirse un año de gestión iglesista para retomar la conducción de la Universidad Tecnológica. Pero Cleto sostuvo su encanto sobre Iglesias y finalmente fue el bendecido por el gobernador de la crisis.

Después, ese mismo encanto fue del cual se valió para enamorar a Néstor Kirchner y marcar el rumbo de parte del mismo kirchnerismo que hoy se muestra consolidado como fuerza política que desafía al mismo peronismo ortodoxo en el dominio del justicialismo.

Las secuelas de aquel Cleto kirchnerista 

Cobos y los Kirchner cuando eran "felices".

Un "mérito" de aquel Cobos "kirchnerista" y que el actual vicepresidente nacional radical antikirchnerista prefiere no recordar se hizo notar en el primer testeo electoral que se registró ayer en Catamarca.

¿Por qué? En el mismo cobismo admiten que la kirchnerista Lucia Corpacci recibió refuerzos de militancia y fondos de campaña de parte del gobernador santiagueño el radical K Gerardo Zamora otrora hombre de confianza de Cobos en su aventura de líder partidario como socio del fallecido Néstor.

Y si de remembranzas se trata Cobos aún recuerda cuando se presentó en 2007 en la elección catamarqueña que le significó la reelección del radical Eduardo Brizuela del Moral que reeditó su mandato en fórmula con Corpacci, quien ayer lo venció cuando intentó ser re reelecto. Hace cuatro años Cobos sacaba pecho en Catamarca cuando se sentó al lado del actual gobernador y ya se perfilaba como socio de los Kirchner. Para Cobos fue la prueba de que el radicalismo K era una realidad y que uno de ellos ganaba en nombre de esa facción escindida de la UCR.

Ahora con esta pérdida electoral se terminó un ciclo de la hegemonía del legendario Frente Cívico en la provincia norteña que nació para destronar al clan de los Saadi y que se mantuvo en el poder hasta ahora. También fue el símbolo del final de lo que quedaba de ese experimento transversal que Cobos llevó adelante con Kirchner.

Conclusión I: Iglesias se quema por Fayad

Los senderos de los dos últimos gobernadores radicales parecen paralelos y sus estados comparten similitudes aunque ellos esté distantes y sus existencias políticas sean irreconciliables. 

Iglesias está buscando su revancha pero tiene detrás un rival dentro de la interna de la interna, y para colmo él mismo le da entidad e importancia. En su discurso de lanzamiento del viernes a la noche en el club petrolero de Godoy Cruz dijo que aún no podía decir que era un precandidato en firme de ese sector porque Víctor Fayad mantenía su aspiración de ser precandidato a gobernador. "Nosotros formamos un sector junto a las corrientes de Jaliff, Giner y Fayad sigue manteniendo sus aspiraciones. Yo he hablado con él y me ha confiado que sigue pensando en esa posibilidad", reconoció el sábado Iglesias ante MDZ mientras esperaba el inicio del Congreso partidario.

Dice Iglesias de esta actualidad, que las encuestas marcan que el mejor radical que mide en Mendoza para gobernador "después de Cobos que no compite" son Fayad y él. "Según las encuestas que manejamos a nosotros nos va mejor que a Fayad pero me parece que hay que tener otros criterios para definir cuál es mejor candidato y me parece que uno a tener en cuenta es cuál es la estructura que cuenta cada aspirante porque con la personalidad no alcanza", remarca Iglesias a su favor y de eso se trata su convocatoria de seis mil personas del viernes.

Pero eso es tan cierto como que Fayad lo condiciona al punto que lo obligó a Iglesias ser "su" vocero porque ni el mismo intendente capitalino ha mencionado públicamente su idea de competir por la gobernación. Por lo que esa mención de Iglesias no hizo más que consolidar la figura de Fayad más que suya.

Por otro lado está claro que Fayad juega con estas vicisitudes de Iglesias con un rasgo de "perversión" de política. Por un lado Iglesias blanquea las ambiciones provinciales de Fayad y al otro día el mismo jefe capitalino fue y insistió en pedir la nulidad del congreso partidario como ya lo había hecho con la convocatoria a las elecciones internas por entender que no se había terminado legalmente el proceso de fusión entre la UCR y el cobista partido Confe ¿Cómo se entiende que un aspirante radical a la gobernación reniegue del proceso democrático y republicano de su partido?

  Oportuno fotomotaje. Iglesias y Fayad viven su propia interna y Cornejo espera.

Hay una posible respuesta: que Fayad esté pensando en ser candidato pero por fuera de la estructura de la UCR y con una presunta alianza con alguna ala peronista. O que Fayad pretende ser aclamado como un salvador final, como lo fue Iglesias en el ’99 dejando en el camino al atrevido Alfredo Cornejo. Precisamnente el jefe godoycruceño, con un entramado partidario y el aparato municipal, ha cercado al dúo Iglesias-Fayad. A primero lo eclipsó el mismo viernes con su acto oficial de inauguración de la senda recreativa y la recepción de la reina de la Vendimia de Godoy Cruz ganadora del trono nacional. Y al segundo lo neutralizó cuando el Congreso que él mismo preside y donde la mayoría de los congresales son cornejistas, rechazó el planteo del Viti.

Con todo esto Iglesias aparece como debilitado en este tramo de la carrera y muchos de los informantes radicales que pululan, coinciden que terminará bajándose de su precandidatura. Si esto ocurriera entonces Iglesias habrá sido un buen auspiciante de Fayad. Por lo que se podría inferir que Iglesias perdió. La sensación es que ya perdió al legitimar a Fayad como su competidor interno dentro de su propio sector interno.

Conclusión II: Cobos se quema por Brizuela del Moral   

En el caso de Cobos, ayer los mismos colaboradores del vicepresidente admitieron que a las 16, cuando se disponía a viajar a Catamarca ya tenían datos que presagiaban el final del gobierno de Brizuela del Moral. Por eso cobra más sentido el mensaje de Cobos por Twitter donde anunciaba su viaje a Catamarca para estar con su amigo cualquiera fuera el resultado de la elección. "Vengo a ver a un amigo, gane o pierda" insistió ya en tierra catamarqueña. Un anuncio cifrado de Cobos que fue a Catamarca a despedir a su seguidor. Tanto fue así que permaneció unas pocas horas en la Ciudad de San Fernando de Catamarca  una vez que la brecha entre Corpacci y Brizuela del Moral se confirmaba a favor de la kirchnerista.

Cobos se mostró solidario en el ocaso político de Brizuela del Moral.

Las consecuencias de la derrota cobista se harán sentir en estas horas y pueden condicionar el anuncio de Cobos como precandidato a presidente. Conociendo al ex gobernador y su dependencia a la opinión pública que marca su ánimo político entonces es probable que esto no ocurra en lo inmediato como se presumía hasta ahora porque "los tiempos no son los apropiados" como suelde argumentar el mismo Cleto. La lectura política de la caída de Catamarca es justamente: perdió Cobos. Eso es lo más evidente que dejó este fin de semana.     

Opiniones (2)
20 de agosto de 2017 | 07:43
3
ERROR
20 de agosto de 2017 | 07:43
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"
  1. ES EL UNICO LUGAR QUE NOS LLEVARON A LOS ARGENTINOS Y ES EL UNICO CAMINO QUE CONOCE
    2
  2. A estos radicales les hace falta a cada uno de ellos un HELICOPTERO para ir a juntarse con De la Rua y desaparecer es vergonzoso como están actuando.¡¡¡Un médico por Mendoza!!!!
    1
En Imágenes
Bunkers de la Segunda Guerra Mundial
15 de Agosto de 2017
Bunkers de la Segunda Guerra Mundial