La euforia de Cornejo y la necesidad de festejar de Cobos

El vicepresidente estará pendiente hoy de Catamarca, donde un aliado suyo podría darle la primera victoria electoral de 2011 sobre el kirchnerismo. En tanto, en Mendoza, el intendente de Godoy Cruz celebra sus avances en la batalla interna con Roberto Iglesias. El camino de ambos a la reconciliación.

I-Radicalismo de allá: Cobos y su necesidad de festejar

Sólo las curiosidades de la política han transformado la cita electoral de este domingo en un evento importante para el futuro cercano de los argentinos. En efecto, Catamarca abre el calendario de elecciones de 2011 y enfrenta de manera directa a dos posibles competidores en octubre por la presidencia, la presidenta Cristina y el mendocino Julio César Cleto Cobos. Sin embargo, ninguno de los dos dirigentes seduce a los catamarqueños, según la mirada de algunos mendocinos que eventualmente pisaron la provincia norteña en los últimos días. ¿Puede la votación de esta pequeña y desapasionada porción del electorado argentino marcar tendencias ciertas para la elección general?

De todos modos, la política y especialmente los medios van a darle relevancia a lo que ocurra en las urnas de Catamarca. El candidato de Cobos es el actual gobernador, Eduardo Brizuela del Moral (67 años), un socio radical que acompañó al vicepresidente en su alianza y separación del kirchnerismo.

En las elecciones legislativas de 2009, Brizuela del Moral le permitió a Cobos festejar su primera victoria en las urnas sobre el propio Néstor Kirchner. Hoy, una ventaja menor que la de hace dos años (según las encuestas) nuevamente le puede dar la oportunidad de brindar.

Y hoy Cobos realmente necesita alicientes de este tipo. El mendocino sigue dilatando el lanzamiento de su candidatura presidencial en medio del ya obvio derrumbe de su imagen pública y afuera del mismísimo proceso electoral sui generis que hará el radicalismo a fines de abril para resolver si lo representa Ricardo Alfonsín o su coterráneo Ernesto Sanz.

Por eso, aunque en Catamarca voten sólo unas 200 mil personas (menos del doble de los electores de Godoy Cruz), el comicio alentará a Cobos a definir la postura que blanquearía hacia fines de este mes, ya que una eventual victoria lo pondría como ganador, esta vez, frente a la propia Cristina de Kirchner.

De allí que el vicepresidente tenga prácticamente decidido subirse a un auto para partir a Catamarca apenas arribe este domingo a Mendoza, después de participar de un congreso en México.

Los sondeos de Catamarca, no demasiado favorables para el kirchnerismo, determinaron que la Presidenta no interviniera con su presencia en la campaña electoral, a favor de la candidata del Frente para la Victoria, Lucía Corpacci. Esta médica y senadora nacional es sobrina política de Alicia Kirchner, pero salvo la fórmula para la gobernación, el resto de la lista de candidatos estuvo digitada por el mendocino Juan Carlos Chueco Mazzón. O sea que en caso de perder el oficialismo nacional, el golpe lo sentirá también el veterano operador justicialista.

Cristina no fue a Catamarca, pero el aparato de la Casa Rosada se hizo notar en la campaña y allí sí puede haber un síntoma de lo que serán las próximas batallas electorales en el camino hacia octubre. El radicalismo se quejó formalmente ante el jefe de gabinete, Aníbal Fernández,  por el envío discrecional de fondos nacionales a municipios kirchneristas por un total de 6 millones de pesos en las últimas dos semanas.

El Gobierno Nacional regó de flamantes netbooks del programa “Conectar” los colegios catamarqueños. Pero el gobernador también acudió a prácticas sorprendentes de clientelismo electoral, con promesas de dinero en efectivo para ayuda escolar, por ejemplo, en una provincia donde el 60 por ciento de la población son empleados estatales. Folclore político puro en una provincia a la que, de todos modos, no parece interesarle demasiado de donde viene el regalo en época de elecciones.

En una provincia que a diferencia de Mendoza defiende en todos los órdenes y a ultranza la explotación minera, Cobos se juega sus fichas por un gobernador con velados problemas de salud, con un compañero de fórmula (Ricardo Guzmán) también entrado en años y a quienes cuestionan por no darle paso a las nuevas generaciones.

Aunque quizás el dato más polémico sea su búsqueda del tercer mandato. La re-reelección de Brizuela (que gobierna Catamarca desde 2003) es para muchos catamarqueños una señal clara de que pretende perpetrarse en el poder. El mal recuerdo del clan justicialista de los Saadi viene a la memoria de los temerosos.

Mal que le pese al vicepresidente, el socio de Cobos se parece, entonces, a un importantísimo gobernador justicialista, José Luis Gioja, quien acaba de enviar un proyecto a la Legislatura de San Juan para reformar la Constitución y habilitar su tercer mandato. Una iniciativa que le ha hecho ganarse el cuestionamiento de su propio hermano, el senador nacional César Gioja.

II- Radicalismo de acá: por qué hoy la balanza de la interna se inclina hacia el lado de Cornejo

El precandidato a gobernador por el radicalismo Alfredo Cornejo no dilataría más allá del martes o miércoles de la semana próxima la definición de su compañero de fórmula para la interna. Sólo falta el último visto bueno de los intendentes radicales del Este para que Cornejo ubique en ese lugar al ex ministro de Hacienda y ex senador provincialEnrique Vaquié, una figura con "potencial" (según se analiza en este sector) pero que fundamentalmente encuentra su mayor valor en que representa la captación de un grupo interno más para el lado del jefe comunal de Godoy Cruz.

Vaquié pertenece a la Línea Federal de la UCR, donde se encuentran entre otros el propio presidente partidario, César Biffi; y el batallador Armando Camerucci, senador ex iglesista de San Rafael. La Línea Federal promovía hasta ahora un acuerdo, pero dado que eso no parece ser posible, casi todos sus dirigentes (no está el intendente de Tunuyán, Eduardo Giner) han encontrado su lugar junto a Cornejo.

Las buenas noticias no parecen repetirse del otro lado, donde el panorama es más complejo. Roberto Iglesias tiene serias complicaciones con el armado de su sector para la interna y las siempre intrigantes maniobras de Víctor Fayad, una de las figuras de mayor peso, lo siguen dañando.

“Yo no voy a ser segundo de nadie”, confesó el intendente de la Capital antes de pegar el faltazo en el lanzamiento de Iglesias en Godoy Cruz del viernes. Además, el Viti ha advertido a todo aquel que  lo quiera escuchar que ahora sus aspiraciones giran en torno a la candidatura a gobernador.

Como consecuencia, el lanzamiento de Iglesias no fue tal: el ex gobernador tuvo que confesar en público en el acto que uno de sus aliados quiere quedarse con su postulación.

Un día después, Fayad hizo agua en el congreso radical controlado por Cornejo cuando intentó (en una rara maniobra a destiempo) que el evento fuera declarado nulo porque –a su juicio- la unión de radicales y CONFE aún no se ha formalizado.

Iglesias sigue marcando que es uno de los radicales que mejor se encuentra en las encuestas para la gobernación, pero lo cierto es que esto podría no alcanzarle para ganar la interna si no consigue ordenar y ampliar su tropa.

Cornejo, en cambio, está plenamente concentrado en la batalla del 17 de abril y su optimismo (casi eufórico) crece a cada momento, al punto de creer hoy que al final no será necesario enfrentar a su adversario en las urnas.

Después -y esto el intendente de Godoy Cruz lo sabe-  a Cornejo tal vez le sea más difícil que a Iglesias encontrar el camino exacto para ganar la elección general.

Cornejo, como Julio Cobos, atraviesan entonces un buen momento en un año electoral donde todavía van a ocurrir muchas cosas. Y se han reencontrado también mutuamente: una tímida confesión vendimial confirmó esta semana que el vicepresidente se inclina por Cornejo en la batalla interna.

Desde entonces, los llamados de celular entre uno y otro han vuelto a ser constantes. Uno de esos contactos se produjo vía SMS este sábado, cuando Cobos preguntó qué había hecho Fayad en el congreso partidario y Cornejo contestó con una frase significativa: “No hizo tanto daño”.

Por su lado, el entorno de Cobos en Buenos Aires confirmó que ese es el estado de las cosas. Cobos está con Cornejo. Aunque Cleto prefiera no gritar a los cuatro vientos la noticia debido a que  esta decisión lo obligó a dañar otro vínculo: su buena amistad con el vicegobernador de su gestión, Juan Carlos Jaliff, hoy ubicado en el bando de Roberto Iglesias. 

Opiniones (0)
18 de octubre de 2017 | 02:43
1
ERROR
18 de octubre de 2017 | 02:43
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"
    En Imágenes
    Lo perdí todo víctimas del terremoto en México
    17 de Octubre de 2017
    "Lo perdí todo" víctimas del terremoto en México
    La última fecha de eliminatorias Rusia 2018 en imágenes
    11 de Octubre de 2017
    La última fecha de eliminatorias Rusia 2018 en imágenes