Calles colapsadas y desabastecimiento, radiografía Tokio

El feroz terremoto que azotó hoy a Japón se sintió intensamente en la embajada argentina en Tokio. En diálogo telefónico, el embajador Raúl Dejean contó cómo se vivió el sismo y destacó la tranquilidad con la que los ciudadanos japoneses tomaron la situación." "Estaba en mi despacho y sentí el primer temblor fuerte, que duró por lo menos dos minutos. Se desencadenó muy rápido. Cuesta describirlo. Una cosa es contarlo y otra muy distinta vivirlo", contó.

El feroz terremoto que azotó hoy a Japón se sintió intensamente en la embajada argentina en Tokio. En diálogo telefónico con lanacion.com , el embajador Raúl Dejean contó cómo se vivió el sismo y destacó la tranquilidad con la que los ciudadanos japoneses tomaron la situación.

"A las 14.46, estaba en mi despacho y sentí el primer temblor fuerte, que duró por lo menos dos minutos. Se desencadenó muy rápido. Las puertas se abrían y cerraban, las cosas se caían al piso y uno se preguntaba cuánto pueden aguantar la estructura del edificio. Cuesta describirlo. Una cosa es contarlo y otra muy distinta vivirlo", contó.

"Luego de ese primer temblor, hubo otro a la media hora, también muy fuerte, y después unas 30 réplicas menores. En la última hora, por suerte estuvo calmo", agregó cerca de la medianoche japonesa.

Uno de los mayores inconvenientes que sufre Tokio por estas horas es la falta de transporte. Comprometidos trenes y subterráneos, el regreso a casa de millones de personas que diariamente recorren largas distancias hasta el lugar de trabajo se volvió una odisea.

"Los empleados de la embajada quisieron volver a sus casas, pero las calles están colapsadas y muchos decidieron volver para pasar la noche aquí", explicó Dejean, que remarcó a su vez el orden y la disciplina de los ciudadanos a la hora de afrontar el difícil momento.

"Toda la ciudad tiene un lugar asignado y obligatorio cuando surgen situaciones de riesgo. Nosotros fuimos hasta un campo de béisbol que queda a 150 metros. La gente pasaba como todos los días. Con cara de preocupación, pero en orden y sin perder la calma. Muchas llevaban también su equipo de supervivencia", detalló el embajador.

Se trata de una bolsa con agua, comida y una linterna, entre otras cosas, que suele verse en lugares accesibles de las casas japonesas y que se utiliza en casos de emergencia.

"Los múltiples supermercados que hay por la zona se fueron quedando sin provisiones durante el día", contó Dejean, pero resaltó que en ningún momento hubo tensión entre los ciudadanos.

Dejean es embajador argentino en Japón desde hace poco más de tres meses y a los 15 días de vivir en Tokio sufrió su primer temblor, de 5,1 grados. "En aquella oportunidad los japoneses lo tomaron como algo grave, pero habitual. La de hoy es una situación completamente anormal".

La situación de los argentinos. Pese a que ya se conoce que al menos tres argentinos están siendo buscados en una zona cercana al epicentro, en la embajada todavía no hay datos sobre la situación de las 4500 personas de nuestro país que viven en Japón.

"Hasta el momento las autoridades locales no informaron al respecto", sostuvo el embajador.

(fuente: www.lanacion.com)
Opiniones (0)
16 de diciembre de 2017 | 21:50
1
ERROR
16 de diciembre de 2017 | 21:50
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"
    En Imágenes
    Leopardo al acecho
    7 de Diciembre de 2017
    Leopardo al acecho